Los ‘loft’ recuperan su doble vida

Antigua panadería rehabilitada en Madrid, de 230 metros, a la venta por 699.000 euros.

Cuatro décadas no son nada para el loft,un estilo que sigue seduciendo en todo el mundo. Su inconfundible estética no pasa de moda. Surge en los años setenta en el Soho neoyorquino como una iniciativa de estudiantes y artistas que buscaban espacios industriales en desuso en los que vivir y trabajar.

El loft ha vuelto a sus orígenes: ya no solo se vive, como ocurría en los años inmobiliarios más álgidos; también se trabaja. Cada vez son más demandados porque “dan respuesta a los nuevos esquemas sociales nacidos con la crisis, como los autónomos o emprendedores que necesitan una vivienda y un despacho profesional para arrancar su actividad”, explica Rocío Monasterio, arquitecta del estudio que lleva el mismo nombre.

Sus señas de identidad siguen casi vírgenes: espacios amplios y diáfanos, techos altos, sin divisiones, luz natural y aspecto industrial, grandes ventanales…

Lo cumple a la perfección este loft de 300 metros cuadrados, junto a las calles de Arturo Soria y de Alcalá, en Madrid, con dos plantas, patio y garaje. Con espacios diáfanos y alturas de hasta siete metros en el salón, consta de dos dormitorios, dos salones y dos baños, cuenta Carlos, su dueño. Su precio es de 660.000 euros —ha bajado un 10%—, y su uso registral es de nave.

Techos de seis metros de altura tiene una antigua panadería rehabilitada en el barrio de la Guindalera, distrito de Salamanca (Madrid). Son casi 230 metros diáfanos en tres plantas, con dos dormitorios y dos baños. Destacan la cocina industrial separada del salón por tabiques de vidrio de seguridad y la nave principal con cerchas de madera macizas de mediados del siglo XX. Cuenta con piscina climatizada y gimnasio, explican en GET, la empresa propietaria. Destaca la iluminación natural gracias al lucernario del salón-comedor. Existe la posibilidad de hacer un cambio urbanístico a vivienda.

Loft de 300 metros cuadrados en Madrid, con dos plantas, patio y garaje, a la venta por 660.000 euros.

Su precio de venta es de 699.000 euros, se ha rebajado en 151.000 euros. Hay otro en Carabanchel que ha pasado de 520.000 a 380.000 euros.

Al tratarse de productos singulares han sido menos sensibles a la crisis, aunque no inmunes. En las grandes ciudades españolas han aguantado bastante bien el tirón, de hecho “los ya rehabilitados, muy bien situados y de lujo, en Madrid y Barcelona, han tenido correcciones de entre un 10% y un 15%. Ha sufrido un ajuste más severo el mercado de ciudades secundarias, con bajadas de hasta el 30%”, señala la arquitecta.

Actualmente se puede adquirir un loft en el centro de grandes urbes por 4.000 euros el metro cuadrado, ya reconvertido. Fuera de las almendras centrales por 2.500 euros el metro. En alquiler, uno de 130 metros en el centro cuesta entre 1.200 y 1.500 euros al mes.

Comprar un loft es más barato que comprar un piso. Cuando se trata de superficies cercanas a los 300 metros, el precio por metro cuadrado resulta más económico. En los de pequeña superficie la diferencia es menor.

Aunque también hay que tener en cuenta que algunos de estos inmuebles se venden sin hacer el cambio de uso a residencial, un trabajo arduo que echa para atrás a muchos propietarios, que se decantan por el proyecto llave en mano. “Lo que hacemos con más frecuencia es entregarlo llave en mano. Los espacios están en un estado tan lamentable que solo con un ejercicio de fe puedes imaginarte el final. Nosotros sí lo vemos, llevamos 14 años haciendo esto”, dice Monasterio, para quien lo fundamental es el volumen y la luz. Su estudio —que antes de comprar el local se cerciora de que cumple las condiciones para hacer un cambio de uso—, tarda una media de cinco meses desde que compra el local comercial hasta que lo pone en el mercado.

Hay que tener en cuenta que conseguir el cambio de uso es un proceso lento. Y si se requiere un plan especial municipal entonces también es farragoso. Por eso, la oferta de loft terminados y con uso residencial es escasa.

En España se pueden encontrar locales y naves industriales en desuso perfectas para ser convertidas. Eso sí, al espacio comercial o industrial que se compra hay que añadirle 1.500 euros más por metro cuadrado en construcción, decoración, gastos de licencias y proyecto.

Buceando en Madrid hay algunos en el barrio de las Letras, Gran Vía o Ventas. “Son espacios que ayudan a dinamizar y rejuvenecer el centro de Madrid, espacios que el Ayuntamiento debería incentivar por permitir cambiar usos nocivos industriales por usos residenciales de alto valor”, dicen en el estudio de Monasterio, que tiene identificada una nave de 300 metros en el barrio de Chamberí (Madrid) para reformar por 320.000 euros. En Barcelona, en la calle de Villafranca, están rehabilitando otra de 200 metros cuadrados que saldrá al mercado por 580.000 euros.

En el Poble Nou barcelonés, un antiguo barrio industrial en plena transformación, YLAB Arquitectos está reconvirtiendo un edificio industrial de 450 metros para albergar la vivienda, las oficinas y el almacén de la empresa del cliente. En el mismo barrio, han realizado un loft para un cliente inglés que había comprado una vivienda de 100 metros, muy estrecha y alargada. “En este caso no se trataba de un edificio industrial, pero quisimos eliminar toda la tabiquería interior del inmueble”, indican en este estudio de arquitectura e ingeniería.

En esas rehabilitaciones a medida se busca a toda costa conservar los elementos estructurales originales, como columnas, paredes, tuberías, muros de ladrillo visto, vigas de madera o suelos singulares. Y se usa el cemento, el ladrillo, el metal, el plástico y la goma.

Una buena combinación puede ser el hormigón pulido que contrasta con la madera en pavimentos, vidrio para hacer filtros entre distintas zonas, gres porcelánico para dar personalidad a baños y contrastar con el hormigón, madera para muebles tratada con un acabado patinado y telas con mucho color para dar fuerza y calidez.

Ahora bien, aunque muchos propietarios se empeñen en sus anuncios, no todo es un loft. Un piso con cocina americana y mobiliario moderno no lo es.

El auténtico loft procede de la rehabilitación de un espacio con pasado comercial, industrial o fabril. “Esta tipología está asociada al cambio de uso de los distritos industriales de las grandes ciudades como consecuencia de su falta de viabilidad económica o de la gentrificación”, explican en YLAB Arquitectos.

Sin embargo, en la periferia de las ciudades como Madrid y Barcelona se han construido promociones nuevas de lofts en suelos industriales que se han vendido como viviendas durante el boominmobiliario, pero que son edificios de uso terciario (solo aptos para oficinas, sin posibilidades de hacer un cambio a residencial).

Tomado de www.economia.elpais.com

Una vez al año las familias recurren al alquiler vacacional

El gasto medio que asciende a 540 euros ha supuesto un impacto económico de 6.500 millones en el entorno de las viviendas

En los últimos tres años y medio los españoles recurrieron al alquiler vacacional de media una vez al año (0,9%), según el Primer Barómetro presentado por la plataforma online, HomeAway y la Universidad de Salamanca.

El usuario tipo que recurre a este tipo de alojamiento responde a familias (46%), parejas (27%) y amigos (25%). Además, según el informe, la duración media de la estancia es de siete días y el tamaño medio del grupo es de cinco personas.

El estudio también concluye además que el gasto medio en alquiler de vivienda vacacional asciende a 540 euros, mientras que el resto de gasto durante la estancia se sitúa 1.042 euros. Este gasto extrapolado al 30% de los españoles de 18 a 65 años que se alojaron en una vivienda vacacional en los tres últimos años (enero 2011 – junio 2014) supuso un impacto económico de más de 6.500 millones de euros en el entorno de las viviendas: gasto en comercios locales, restaurantes, bares, etc.

Entre los principales motivos del viaje están los de disfrutar de la playa (45%) y la naturaleza (33%), seguido de lejos por la visita a ciudades (7%), patrimonio artístico (4%), visitas familiares, deportes, gastronomía y otros motivos, que engloban el 11% restante.

El apartamento es la alternativa de vivienda turística más solicitada por los españoles, y más de la mitad (51%) eligen este tipo de propiedad para disfrutar de sus vacaciones.

Como fuente empleada para la elección del alojamiento, en un 50% se utiliza Internet.

Las recomendaciones de conocidos (20%), de aquellos que repiten vivienda vacacional (15%), y las agencias de viajes tradicionales (10%) son otras fuentes empleadas para elegir la vivienda vacacional.

Respecto a la forma de reserva, el 40% de los encuestados lo hace a través de webs especializadas, el 37% a través del teléfono, de forma personal un 13%, y por correo electrónico, un 10%.

Un dato interesante es que en España son previsores. El 60% reserva su vivienda vacacional con una antelación de entre uno y seis meses siendo la ubicación y el precio, los dos factores fundamentales a la hora de elegirla.

Asimismo del estudio se desprende que los españoles asocian vivienda vacacional con vacaciones con familia o con amigos, para estancias más largas y como opción económica. Por su parte, el hotel se concibe más para viajes en pareja, estancias de fin de semana y en el extranjero, aunque uno de cada diez usuarios eligió una vivienda vacacional para estancias en el extranjero.

Tomado de www.economia.elpais.com

Colas para comprar un piso

Tomado de www.expansion.com

 

La crisis inmobiliaria va por barrios. Mientras en algunas zonas de España hay miles de viviendas en venta sin demasiadas expectativas de encontrar un comprador, otras, principalmente las grandes ciudades, acusan escasez de oferta en algunos barrios. En Madrid y en Barcelona, las promociones de obra nueva que salen al mercado con los precios ya corregidos y en zona ‘prime’ están generando colas de interesados y los pisos ‘desaparecen’ en poco tiempo.

Corp en la calle Entença de Barcelona

Corp en la calle Entença de Barcelona

El inicio de la comercialización de un bloque de viviendas de obra nueva de la promotora Corp, en la calle Entença de Barcelona, provocó una cola de un centenar de personas frente a la inmobiliaria. Los 56 pisos, con precios a partir de 320.000 euros, se agotaron en diez horas. El secreto: «Unos precios adaptados al mercado actual», indicaron desde la promotora.

Vía Célere junto al Retiro, en Madrid

Vía Célere junto al Retiro, en Madrid

En Madrid, la inmobiliaria Vía Celere también ha logrado vender sobre plano más de un 70% de su promoción de viviendas Puerta del Retiro, pese a que en este caso salieron al mercado 212 pisos. «Las viviendas de obra nueva en la zona son casi inexistentes por lo estamos teniendo gran aceptación por parte de los compradores que buscan piso de nueva construcción y de alta calidad» explica el presidente de Vía Célere, Juan Antonio Gómez-Pintado. En este caso, los precios oscilan entre los 228.768 euros (piso de un dormitorio) hasta los 609.000 euros (vivienda de 4 habitaciones).

Don Piso, en la zona alta de Barcelona

Don Piso, en la zona alta de Barcelona

Don Piso también ha vivido cómo en Barcelona falta vivienda de obra nueva. La inmobiliaria inició la comercialización de una nueva promoción en la zona alta de la ciudad a finales de julio y ya ha vendido casi el 80% de los pisos. El director general de Don Piso, Luis Pérez, explica que los compradores «nos daban las gracias por poder comprar una vivienda así a estos precios». «Nunca habíamos visto algo así», añade. Un piso de cien metros cuadrados cuesta 540.000 euros.

El propietario de la promotora La Llave de Oro y presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de Barcelona, Lluís Marsà, ya advirtió a finales de 2012 de que habría «una rotura de stocks en Barcelona», refiriéndose a que la oferta no podría cubrir la demanda. Según la ley de la oferta y la demanda, si esta situación se acentúa, podría traducirse pronto en una nueva subida de precios y acentuar, todavía más, las diferencias entre las grandes ciudades y el resto del territorio.

Los extranjeros y la recuperación reaniman los precios de la vivienda

Tomado de www.economia.elpais.com

Vista de un escaparate de una inmobiliaria en Madrid. / EFE

Seis años después del estallido de la burbuja inmobiliaria, los precios de la vivienda se han estabilizado y, aunque todavía es pronto para asegurar que han tocado fondo, el mercado inmobiliario está a un paso de doblar la esquina de la crisis. Dentro de esta tendencia, el Instituto Nacional de Estadística ha publicado este lunes la mayor señal de recuperación del sector hasta la fecha: la primera subida de precios desde que empezó la crisis en 2008. La mejora ha venido de la mano de los inversores internacionales, que vuelven a España, y la recuperación general de la economía.

El Índice de Precios de la Vivienda (IPV) del INE recogió un avance del 0,8% entre abril y junio con respecto al mismo periodo de 2013. El repunte se explica más por la evolución de las casas nuevas, que se encarecen un 1,9%, que por las usadas, que se estancan con una tasa del 0,2%. La heterogeneidad del mercado, donde conviven zonas residenciales de moda con ciudades fantasma, también se refleja en la evolución de los precios por comunidades. De hecho, en ocho de ellas las casas siguen abaratándose.

“El mercado inmobiliario se mueve por las expectativas y la mejora económica y la entrada de inversores extranjeros han ayudado a mejorar estas expectativas”, resumió José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra. Junto a ello, también llamó la atención sobre las operaciones de los compradores locales reconvertidos en inversores con dinero en el banco que ha dejado de reportarles la suficiente rentabilidad.

Sin embargo, el economista advierte de que persisten algunos problemas, sobre todo del lado de la oferta. “El stock se mantiene en niveles muy altos y los inmuebles adjudicados en la banca —por impago de los créditos— siguen aumentando”, comenta.

Fuente: INE

Preguntados sobre si el dato del INE, que coincide con el balance de los registradores, permite afirmar que los precios han tocado suelo, los expertos prefieren responder que han entrado en la fase de estabilización. Desde los portales inmobiliarios, de hecho, llaman a la cautela. “Sigue siendo muy precipitado hablar de un cambio una tendencia”, declaró Fernando Encinar, de Idealista, en línea con Beatriz Toribio, de Fotocasa, que recuerda los niveles de mínimos que tocó el sector en 2013.

María Jesús Fernández, de la dirección de coyuntura y estadística de Funcas, recuerda que desde esta fundación llevan desde 2013 vaticinando la estabilización y ahora auguran que las caídas en las compraventas concluirán en breve. No obstante, para que crezca la construcción, hito que marcará el verdadero final de la crisis inmobiliaria, habrá que esperar algo más, hasta 2015 como mínimo.

¿Hora de comprar casa?

Fernández también señala que llevará un tiempo ver una tendencia claramente positiva en los precios. De hecho, hasta la OCDE afirmó ayer que no descarta más descensos. Eso sí, la economista de la fundación de las cajas lo tiene claro cuando le piden su opinión sobre si ha llegado el momento de comprar: “Si una buena amiga me lo pregunta, le diría que sí”, asegura.

No obstante, no abundan las personas en condiciones de cambiar de casa. A este respecto, García Montalvo señala que si, por una parte, son pocas las familias solventes que no se hayan endeudado ya, por el otro lado, los nuevos criterios de la banca, que no dan hipotecas a los trabajadores temporales, colectivo al alza en esta España postcrisis, no invitan a ser optimistas.

Sobre si es la hora de comprar, el catedrático de la Pompeu Fabra primero insta a distinguir entre quien adquiere una casa para invertir, que sí debe prestar atención a las previsiones sobre precios, y quien lo hace para vivir. Este último, enfatiza, “tiene que pensar en otras cosas, en si le gusta la casa y en si la puede pagar”. Que su precio suba o baje unas décimas en los próximos meses no le va afectar si esperar quedarse en ella muchos años, añade.

La compra de viviendas por parte de los extranjeros marca su máximo histórico en 2013

Tomado de www.rtve.es

1398692908433.jpg

Los extranjeros tiraron de la compra de pisos en 2013, año en el que aglutinaron el 11,15% de las compraventas de viviendas registradas, la cota máxima en la serie histórica (últimos nueve años) según el anuario inmobiliario del Colegio de Registradores. El porcentaje contrasta con el 4,45% de 2009.

Unas 36.600 viviendas fueron adquiridas el pasado año por ciudadanos foráneos, lo que supone un incremento del 36,6% respecto a las 26.790 adquiridas el ejercicio precedente, según se desprende del mismo estudio.

El Colegio de Registradores considera que los ciudadanos extranjeros están suponiendo un “factor dinamizador de la demanda de vivienda” que se está mostrando “especialmente activo durante los últimos trimestres” y que, “previsiblemente, seguirá mostrando intensos signos positivos en los siguientes”.

De hecho, la cifra de compraventas de vivienda registradas durante el año 2013 para el conjunto de España se mantuvo y fue de 329.146, solo 1.604 menos que en 2012. Del total, 152.225 han correspondido a compraventas de vivienda nueva y 176.921 a compraventas de vivienda usada. En consecuencia, se ha producido un distanciamiento entre ambas modalidades, frente al tradicional equilibrio de resultados.

Cambio en el perfil del comprador

El estudio destaca el cambio de perfil del comprador foráneo de vivienda, de forma que mientras que en la actualidad el grueso corresponde a nacionalidades que adquieren una casa con fines turísticos, antes del estallido de la crisis correspondía a extranjeros que se asentaban laboralmente en España.

Asimismo, el informe subraya que el “intenso descenso” que el precio de la vivienda ha registrado en España desde el inicio de la crisis ha convertido “en una gran oportunidad” comprar una vivienda “a aquellas nacionalidades menos afectadas por la crisis económica“.

Por nacionalidades, los británicos siguen siendo los ciudadanos extranjeros que más viviendas compras en España, dado que sumaron en  15,1% del total de las adquiridas por foráneos.

Completan la lista de las diez nacionalidades que más casas adquieren los franceses, con un 9,8%; los rusos (8,5%); los belgas (7,26%); los alemanes (7%); los suecos (5,6%); los noruegos (5,2%); los italianos (3,6%); los argelinos (3,2%) y los chinos (3%).

Impacto por comunidades

La compra de vivienda por parte de extranjeros es especialmente significativo en las comunidades autónomas de Baleares (30,73%), Comunidad Valenciana (24,83%) y Canarias (24,60%).

Es decir, que la demanda de vivienda por extranjeros se concentra en mayor medida en aquellas zonas con mayor peso de segunda residencia,  preferentemente en las islas y la Costa Mediterránea.

Según el Anuario de la Estadística Registral Inmobiliaria del Colegio de Registradores, la menor presencia de extranjeros en las transacciones se localizó en Extremadura (0,38%), Galicia (0,6%) y Castilla y León (0,92%). Madrid apenas supone el 3,8% del total.

Viviendas de más de 500.000 euros

Además, las recientes reformas legislativas que posibilitan la concesión de permisos de residencia a extranjeros que realicen adquisiciones inmobiliarias por importe igual o superior a 500.000 euros supusieron el 4,72% del total de compraventas realizadas por extranjeros. 

Según el anuario, “esta medida sí puede estar suponiendo un cierto atractivo por la demanda de vivienda en España de estas características, aunque con una repercusión, de momento, no especialmente destacada”.

De ellas, el 57,8% las protagonizaron ciudadanos comunitarios y el 42,1% no comunitarios. Por comunidades, destaca de nuevo Baleares, con el 14,34% de operaciones por encima de 500.000 euros, mientras que Asturias, Extremadura, Galicia, La Rioja y Navarra no registraron operaciones de este tipo.

Desde el punto de vista geográfico, los mayores pesos relativos de la compra de viviendas de 500.000 euros o más, se han producido en Baleares, con un 14,3% del total de las compras entre extranjeros, por delante del País Vasco (10,8%), Andalucía (7,4%) y Cataluña (6,5%).