ILUMINACIÓN LED DE ALTA CALIDAD LUMINOSA Y ESTÉTICA – POR FELOP DESIGN

Una imagen vale más que mil palabras. Aquí varias de nuestros proyectos de iluminación LED más emblemáticos. Disfruten. SALA DE DESCANSO EN BIBLIOTECA – SIDNEY – AUSTRALIA PUB STUDIO D&J EN LA ELIANA – VALENCIA – ESPAÑA RESTAURANTE PIZZERIA LA COLORATTA – VALENCIA – ESPAÑA TIENDA ROPA DE CEREMONIA – MIQUEL SUAY – VALENCIA – ESPAÑA FOTOGRAFÍAS REALIZADAS POR FELOP DESIGN S.L. CON AUTORIZACIÓN DE SUS CLIENTES. DERECHOS RESERVADOS

LA ALTA CAPACIDAD LUMINOSA DE NUESTROS LEDS

Con nuestros Leds podemos lograr esta espectacular iluminación publicitaria en un enorme Monoposte que está ubicado en la entrada a Valencia. El ahorro en consumo y mantenimiento es enorme. El efecto de luz homogénea y nada deslumbrante ayuda para que se evite la contaminación lumínica y resulte mas agradable a la vista.

Una aplicación de gran envergadura garantizada con producto FELOP DESIGN.

Fotografías realizadas por FELOP DESIGN S.L. Derechos Reservados.

Un Iglú: Paradigma de Arquitectura Sostenible

Iglu

Imagen: Ansgar Walk

A veces nos hacemos una idea del edificio sostenible como un edificio basado en las últimas tecnologías, con muchos paneles solares y materiales “a la última” en sostenibilidad. Y nos olvidamos de que el desarrollo tecnológico, a parte de habernos otorgado un bienestar material innegable, es el que nos ha llevado a estar cerca de agotar los recursos naturales que tenemos.

Es por eso que quiero hablaros del Iglú, una construcción absolutamente funcional y sostenible.

Un iglú es la construcción que ha sido utilizada por los inuits, en el norte de Canadá, Alaska y Groenlandia como refugio temporal de los cazadores en invierno aunque, con un tamaño y mantenimiento adecuados, ha llegado a ser vivienda permanente de muchas familias inuit.

La palabra iglú significa casa de nieve, lo cual es una definición literal de lo que es un iglú. En contra de lo que mucha gente cree, un iglú no está formado por bloques de hielo, sino por bloques de nieve endurecida. Esta diferencia, que podría ser insignificante, no lo es en absoluto.

¿Por qué? La densidad de la nieve es muchísimo menor que la del hielo y eso le confiere una capacidad aislante que el hielo no posee. Es por eso que cuando en el exterior de un iglú se alcanzan temperaturas por debajo de 35ºC bajo cero, en el interior, con una pequeña lámpara de aceite y el propio calor humano es posible estar a 0ºC. Unos muros gruesos hechos de nieve consiguen un aislamiento térmico muy importante en un clima polar, y los inuits lo han aprovechado durante siglos.

Imagen: Frank E.Kleinschmidt

A todo esto hay que añadir que el volumen en forma de cúpula esférica minimiza la superficie de exposición al frío y al viento, con lo que tanto el material como la forma que componen un iglú trabajan a favor de mejorar el confort en el interior.

Además los inuits suelen colocar pieles en el interior y en la puerta de acceso para mejorar la sensación térmica y evitar entradas de aire indeseables.

Por lo tanto, encontramos en el iglú un clarísimo ejemplo de construcción bioclimática, ecológica y, en definitiva, sostenible.

  • Bioclimático, porque su forma esférica reduce al máximo las pérdidas de calor
  • Ecológico, porque utiliza como material constructivo el producto más cercano, y cuando llega el verano se derrite sin dejar impacto alguno en el entorno.
  • Sostenible, porque no agota recursos limitados

Es evidente que nuestras exigencias de confort occidentales no están cubiertas en un iglú, pero se trata de un antiquísimo ejemplo que, aunque no podamos aplicar directamente en estas latitudes, nos puede servir como modelo teórico para entender como conseguir una arquitectura sostenible.

Por otro lado, se trata de una construcción en la que la función sigue a la forma, la geometría es clara y no hay artificio alguno más que el de resolver una problemática dando una solución geométrica, bella y funcional.

Bello, Funcional y Sostenible. Ojalá pudiéramos decir lo mismo de cualquier edificio.

 

Tomado de www.ecoesmas.com

In Lumine Tuo, de Speirs and Major

Tomado de www.iluminet.com

El proyecto In Lumine Tuo desarrollado en la Catedral de Utrecht por Speirs and Major, utiliza la luz como una herramienta narrativa para dotar de vida a la arquitectura

in lumine tuo In Lumine Tuo, de Speirs and Major

El proyecto In Lumine Tuo desarrollado en la Catedral de Utrecht por Speirs and Major, utiliza la luz como una herramienta narrativa que conecta la torre, la catedral y la plaza, dotando a estos elementos de vida y convirtiéndolos en entidades que respiran.

El proyecto ha sido realizado con base a un ajustado presupuesto y bajo la estrecha supervisión de la alcaldía de la ciudad y los inspectores de Patrimonio. “Se trata de un maravilloso proyecto. Discreto, tenaz… que sigue un esquema entretenido” comenta una de los jueces. “¡Absolutamente extraordinario para un edifico sagrado!”.

In Lumine Tuo parte de un plan maestro de todo el distrito. Una idea que evolucionó relacionando la ciudad, el distrito y los edificios como un todo, como si se tratase de un organismo vivo. Dentro de dicho organismo, la emblemática torre de la catedral, la iglesia y la plaza son el cuerpo. Los tres elementos son considerados como miembros importantes de la sociedad, observadores y partícipes de la historia y desarrollo de Utrecht. La iluminación permite que las estructuras cobren vida, respiren, conecten con los demás y se comuniquen  con la gente de la ciudad hablando del pasado y del presente.

 

La iglesia responde a un diseño pasivo y respetuoso basado en la filosofía: “la luz viene de dentro”. La fachada exterior se mantuvo relativamente oscura, permitiendo que la luz brille a través de las vidrieras y las caras internas de los contrafuertes, creando un efecto linterna. En contraste directo con la iluminación sobria de la iglesia, la torre de la catedral es el elemento predominante, dinámico y principal comunicador del conjunto arquitectónico. La iluminación dramática resalta el estilo gótico del edificio y es visible desde muchos puntos de la ciudad.

“Este diseño es un deleite para los ojos ya que celebra la arquitectura de la torre” precisa otro de los jueces del proyecto. La plaza de la catedral es el lugar donde la memoria del pasado se hace más presente. La pared a dos aguas -donde una vez estuvo el extremo oeste de la iglesia- queda resaltada  gracias a la luz que la conecta con el arco de la base de la torre.
in lumine tuo2 In Lumine Tuo, de Speirs and Major
La secuencia de iluminación está programada con la torre del reloj de la catedral. La iglesia, la plaza y la torre comienzan lentamente a “respirar” e iluminarse de forma conjunta, a medida que va oscureciendo. Estableciendo una conexión y creando una conversación entre ellas. El juego de la luz aumenta mientas los recuerdos, representados como ráfagas de luz, ascienden por la torre. La secuencia culmina justo antes del reloj para iluminar con un final dramático los recuerdos que se agrupan en el “cerebro” -la parte superior  de la torre- con varias ráfagas de luz y patrones que se desatan con el repique de las campanas.

Con componentes LED casi en su totalidad, el esquema utilizado en el proyecto es de energía eficiente y de fácil mantenimiento. Los dispositivos de montaje fueron hechos a medida para cada zona, ya que no se permitió perforar la piedra de la fachada. El esquema fue analizado por la comisión de la ciudad y los inspectores de patrimonio que aprobaron con detalle todos los planos antes de la instalación.

Premio Nobel de Física 2014 para el LED azul

Tomado de www.iluminet.com

A Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura se les otorgará una medalla de oro, un diploma y un cheque por 1.3 millones de dólares.

 Premio Nobel de Física 2014 para el LED azul

El  6 de octubre de 2014 la Real Academia de las Ciencias Sueca dio a conocer a los galardonados con el Premio Nobel de Física 2014. En esta ocasión fueron reconocidos los investigadores Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura por ” la invención del eficiente diodo emisor de luz que ha permitido fuentes de luz blanca brillantes y de ahorro de energía”.

El invento del diodo emisor de luz (LED) es una tecnología de gran eficiente y amigable con el medio ambiente. Con el advenimiento de las lámparas LED ahora tenemos alternativas más duraderas y más eficientes a las fuentes de luz más viejas.

Cuando Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura produjeron haces de luz azul a partir de sus semiconductores en los primeros años de 1990,  ellos comenzaron una transformación fundamental en la tecnología de la iluminación. Los diodos verdes y rojos ya existían, pero sin una luz azul, la luz blanca para iluminación general no podía crearse. A pesar de los esfuerzos, tanto en la comunidad científica y en la industria, el LED azul permaneció como un reto durante tres décadas.

Tanto Akasaki y su entonces estudiante de doctorado Amano; así como Nakamura, habían optado por el nitruro de galio como material para lograr el emisor azul. Era la elección correcta, pero hacer cristales de nitruro de galio de suficiente calidad fue un reto enorme. Akasaki y Amano lo lograron en 1986 y, con sus cristales de nitruro de galio, presentaron en 1992 su primer diodo de emisión de luz azul brillante. Nakamura, por su parte, hizo sus cristales con alta calidad de ese material en 1988 y presentó el invento también en 1992, pero con una solución técnica diferente. Los tres se dedicaron, durante la década de los noventa a mejorar sus LEDs de color azul haciéndolos más eficientes con diferentes aleaciones de nitrito de galio utilizando para la fabricación de los cristales aluminio o iridio.

led azul 293x220 Premio Nobel de Física 2014 para el LED azul

Estos investigadores triunfaron donde todos los demás había fallado. Akasaki trabajó de forma conjunta con Amano en la Universidad de Nagoya, mientras que Nakamura fue empleado en Nichia Chemicals, una pequeña compañía en Tokushima. Su invención fue revolucionaria. Los bulbos de luz incandescente iluminaron el siglo XX, el siglo XXI será iluminado por LEDs.

“Siempre le recomiendo a los jóvenes científicos que no centren sus trabajos en lo que está de moda, que investiguen sobre lo que crees, aunque no consigan resultados inmediatos”, explicó Akasaki durante una rueda de prensa minutos después del anuncio del premio, publicó Europa Press.

Las luminarias LED de luz blanca tienen una vida útil muy larga y una  gran eficiencia energética, sin el uso de mercurio, que puede resultar tóxico para el usuario. Constantemente se están mejorando, volviéndose cada vez más eficientes con un flujo luminoso más alto (que se mide en lúmenes) por unidad eléctrica (que se miden en watts). El registro más reciente está por encima de los 300 lm/W, que puede ser comparado con 16 bulbos regulares y con cerca de 70 lámparas fluorescentes. Cerca de un cuarto de la electricidad del mundo es usada con propósitos de iluminación, los LEDs contribuyen a ahorrar los recursos del planeta. Los materiales de consumo también se ven disminuidos, ya que los LED pueden durar hasta 100 mil horas en comparación con las 1000 de las bombillas incandescentes y las 10 mil de los fluorescentes.

Las lámparas LED guardan una gran promesa de acrecentar la calidad de vida de 1.5 billones de personas alrededor del mundo que no tienen acceso a las redes de electricidad: debido a los requisitos de baja potencia que puede ser alimentado por energía solar barata.

La invención de los LED azules solamente tiene 20 años, pero aún así ya ha contribuido a crear la luz para iluminación general en una manera completamente nueva para el beneficio de todos nosotros.