Premio Nobel de Física 2014 para el LED azul

Tomado de www.iluminet.com

A Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura se les otorgará una medalla de oro, un diploma y un cheque por 1.3 millones de dólares.

 Premio Nobel de Física 2014 para el LED azul

El  6 de octubre de 2014 la Real Academia de las Ciencias Sueca dio a conocer a los galardonados con el Premio Nobel de Física 2014. En esta ocasión fueron reconocidos los investigadores Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura por ” la invención del eficiente diodo emisor de luz que ha permitido fuentes de luz blanca brillantes y de ahorro de energía”.

El invento del diodo emisor de luz (LED) es una tecnología de gran eficiente y amigable con el medio ambiente. Con el advenimiento de las lámparas LED ahora tenemos alternativas más duraderas y más eficientes a las fuentes de luz más viejas.

Cuando Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura produjeron haces de luz azul a partir de sus semiconductores en los primeros años de 1990,  ellos comenzaron una transformación fundamental en la tecnología de la iluminación. Los diodos verdes y rojos ya existían, pero sin una luz azul, la luz blanca para iluminación general no podía crearse. A pesar de los esfuerzos, tanto en la comunidad científica y en la industria, el LED azul permaneció como un reto durante tres décadas.

Tanto Akasaki y su entonces estudiante de doctorado Amano; así como Nakamura, habían optado por el nitruro de galio como material para lograr el emisor azul. Era la elección correcta, pero hacer cristales de nitruro de galio de suficiente calidad fue un reto enorme. Akasaki y Amano lo lograron en 1986 y, con sus cristales de nitruro de galio, presentaron en 1992 su primer diodo de emisión de luz azul brillante. Nakamura, por su parte, hizo sus cristales con alta calidad de ese material en 1988 y presentó el invento también en 1992, pero con una solución técnica diferente. Los tres se dedicaron, durante la década de los noventa a mejorar sus LEDs de color azul haciéndolos más eficientes con diferentes aleaciones de nitrito de galio utilizando para la fabricación de los cristales aluminio o iridio.

led azul 293x220 Premio Nobel de Física 2014 para el LED azul

Estos investigadores triunfaron donde todos los demás había fallado. Akasaki trabajó de forma conjunta con Amano en la Universidad de Nagoya, mientras que Nakamura fue empleado en Nichia Chemicals, una pequeña compañía en Tokushima. Su invención fue revolucionaria. Los bulbos de luz incandescente iluminaron el siglo XX, el siglo XXI será iluminado por LEDs.

“Siempre le recomiendo a los jóvenes científicos que no centren sus trabajos en lo que está de moda, que investiguen sobre lo que crees, aunque no consigan resultados inmediatos”, explicó Akasaki durante una rueda de prensa minutos después del anuncio del premio, publicó Europa Press.

Las luminarias LED de luz blanca tienen una vida útil muy larga y una  gran eficiencia energética, sin el uso de mercurio, que puede resultar tóxico para el usuario. Constantemente se están mejorando, volviéndose cada vez más eficientes con un flujo luminoso más alto (que se mide en lúmenes) por unidad eléctrica (que se miden en watts). El registro más reciente está por encima de los 300 lm/W, que puede ser comparado con 16 bulbos regulares y con cerca de 70 lámparas fluorescentes. Cerca de un cuarto de la electricidad del mundo es usada con propósitos de iluminación, los LEDs contribuyen a ahorrar los recursos del planeta. Los materiales de consumo también se ven disminuidos, ya que los LED pueden durar hasta 100 mil horas en comparación con las 1000 de las bombillas incandescentes y las 10 mil de los fluorescentes.

Las lámparas LED guardan una gran promesa de acrecentar la calidad de vida de 1.5 billones de personas alrededor del mundo que no tienen acceso a las redes de electricidad: debido a los requisitos de baja potencia que puede ser alimentado por energía solar barata.

La invención de los LED azules solamente tiene 20 años, pero aún así ya ha contribuido a crear la luz para iluminación general en una manera completamente nueva para el beneficio de todos nosotros.

Noche Zero 2015

Tres años creando consciencia sobre la contaminación lumínica y sus consecuencias

Tomado de www.iluminet.com

via lactea01 Noche Zero 2015

 

Noche Zero nace como una oportunidad frente a un problema con la iluminación y el futuro de ésta, sobre todo en cuanto respecta a la contaminación lumínica. Surgió en 2012 luego de un seminario-experiencia y que se concreto finalmente en el Manifiesto de Atacama con la iniciativa de Paulina Villalobos. Sin duda ha sido una iniciativa de vital importancia que cuenta con el reconocimiento del Award at Large de los Professional Lighting Design Recognition Awards (2013), y que durante los días 21, 22, y 23 de abril de 2015, Año Internacional de la Luz, en Atacama, Chile, llegará a su tercera edición.

Noche Zero también es un programa integral que contempla la difusión de la importancia de la oscuridad nocturna y la manera en que el diseño de iluminación, lejos de dañarla, pueda ser la solución para su preservación. Y es que, “un quinto de la población mundial no puede ver la Vía Láctea, sobre todo en Europa, y casi dos tercios de la población mundial viven en áreas en las que se rebasa el umbral de iluminación que estableció la Asociación Astronómica Internacional. Para el 2050 casi 70% de la población mundial vivirá en ciudades en donde esta contaminación es la peor. Esto afecta nuestra salud, nuestra ecología y nuestra visibilidad de las estrellas”, como nos contó Paulina Villalobos en una entrevista.Paulina Villalobos Noche Zero 2015

El propósito de la iniciativa también busca la labor multidisciplinaria entre Diseño, Ciencia y Cultura, para de esa manera construir una plataforma educativa en la que se presenten las distintas perspectivas de la noche y la oscuridad; dado que la visión actual del diseño y la regulación de la luz está fragmentada, a decir de los organizadores.

Para quienes vivimos en zonas urbanas donde la contaminación (de todo tipo) es constante, resulta muy complicado visualizar el cielo de noche, más aún observar las estrellas que sólo son visibles en algunas zonas rurales, sin embargo, también se debe reconocer que como espectadores de proyectos de iluminación somo pocos críticos, e influenciados más por lo estético que puede llegar a parecernos los proyectos, mas no otros aspectos como la contaminación lumínica o efectos adversos que podrían ocasiones a largo plazo. De ahí la importancia de iniciativas como Noche Zero.

Menos luz para ver las estrellas

Tomado de www.iluminet.com.mx

Cada vez se presentan más iniciativas a favor de la oscuridad de nuestros cielos. El caso más reciente, Chile

Como resultado del derroche energético y la mala planeación de la iluminación de las grandes ciudades, la contaminación lumínica crea un destello artificial que no implica un problema inmediato para los humanos pero sí para algunas especies de animales que aprovechan la luz de los astros para guiarse en sus rutas migratorias, así como actividades que para realizarse necesitan de los cielos nocturnos.

Con este problema, los astrónomos ven mermadas las actividades de observación, pues las partículas suspendidas en las nubes, que tienen un papel importante en el efecto de reflexión lumínica, aumentan el resplandor rojizo que se observa en las ciudades.

Existen países que se toman en serio esta problemática. Algunos son tan radicales que incluso han planteado que, durante las noches, se apague por completo la iluminación exterior, hasta las que hablan de control y programación.

Lugares como el Observatorio Astronómico Nacional, en México; el del Instituto de Astro física de Canarias y el de Andalucía, en España; y otros que preocupados por la situación han lanzado campañas de educación ambiental y recomendaciones para el uso de la luz en zonas urbanas y sus cercanías.

El caso de Chile es el más reciente. En 2014 entrará en vigor una nueva norma que regula la iluminación de las ciudades para poder ver las estrellas del norte del país y así preservar los cielos nocturnos para la observación astronómica en las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo.

Con esta iniciativa “se obligará a mantener no sólo bajos niveles de flujos hemisféricos superiores de luz, sino también a evitar la doble iluminación y la emisión en rangos espectrales cercanos al azul”, mencionó la ministra chilena de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez.

Con esta iniciativa, Chile pretende obtener la certificación internacional “StarLight”, de condiciones óptimas para cielos oscuros, y postular a algunos observatorios a convertirse en Patrimonio de la Humanidad, reconocidos por la UNESCO. Entre los centros astronómicos que destacan en esta zona están el Observatorio Europeo Austral (ESO), el observatorio de Las Campanas, el Interamericano de Cerro Tololo y el observatorio La Silla.

Algunas recomendaciones que hemos encontrado para la disminución de la contaminación lumínica son las siguientes:

Evitar la emisión directa de luz hacia el cielo

Apagar el alumbrado estético y de grandes espacios después de las horas de alto tránsito

Desarrollo de buenos planes de mantenimiento a las instalaciones eléctricas

Mantener un correcto nivel de iluminación

Iluminar exclusivamente las áreas que lo necesiten

Regular la iluminación ornamental, monumental y publicitaria

Reducir el consumo en horas de menor actividad, mediante reductores de flujo en la red pública o el apagado selectivo de luminarias.

Para terminar, la contaminación lumínica no es más que el resultado del mal uso de las luminarias y sus distintas aplicaciones, lejanas de cálculos y estudios que permitan regular su uso adecuado, por lo tanto, antes de instalar cualquier tipo de iluminación se debe pensar cuál es la utilidad de iluminar un punto específico y a partir de ahí seleccionar la luminaria, sin dejar de lado a los expertos en iluminación.

Valencia es una de las ciudades peor iluminadas del mundo

Tomado de www.iluminet.com.mx

De acuerdo a la X Bienal de Astronomía, que se celebra en Valencia (España) hasta el 13 de julio de 2012, esta ciudad es el ejemplo de lo que no se debe hacer en alumbrado público, pues es una de las más iluminadas del mundo.

Según los expertos de la Sociedad Española de Astronomía (SEA), cada valenciano consume 137 kilowatios/hora, un gasto que duplica el de los habitantes de Madrid o Barcelona, y cuatro veces más que algunas ciudades alemanas u holandesas.

Los astrónomos reunidos en Valencia aprecian que el panorama en los últimos diez años ha ido cada vez a peor, y pusieron como ejemplo el crecimiento de gasto de alumbrado público, que se sitúa entre un 4% y 5% anual, mientras que el crecimiento de la población es de un 0,7%.

Este consumo excesivo de iluminación genera una enorme contaminación lumínica, y desde el punto de vista energético significa un derroche de dinero, problemas de salud para el ciudadano y un fuerte impacto medio ambiental. Así lo señaló Jaime Zamorano, experto de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), que participa junto a otros 300 expertos en este congreso.

Destacó, en primer lugar, la masiva presencia de farolas tipo globo o esfera, que iluminan en todas direcciones, cuando lo adecuado es instalar aquellas que iluminan en dirección al suelo, porque toda la luz que se emite hacia arriba se pierde.

Además, muchas de ellas están instaladas en las propias fachadas o de forma que la luz penetra en las viviendas. Esta circunstancia además supone que los inquilinos tengan que dormir con las persianas cerradas con los consecuentes trastornos de sueño.

Zamorano explicó que las farolas que iluminan las fachadas de las casas obligan a sus inquilinos a dormir con las persianas cerradas, ya que el cuerpo humano debe segregar la hormona melatonina para regular el ritmo día-noche; “pero si a los receptores del cuerpo les llegan estímulos y perciben que es de día, el resultado es que no hay un buen descanso y la persona se despierta con la misma sensación física de un jet lag.

“Si la iluminación de un parque a las tres de la mañana te permite leer una novela, es una iluminación que no tiene ningún sentido”, puntualiza Zamorano.

Desde 2009 existe una legislación para regular la iluminación urbana que prohíbe el uso de estas farolas globo, “pero al existir un período de adaptación que finaliza en 2014, los ayuntamientos, a causa de la crisis y de la poca aceptación popular que tendría una decisión de este tipo, no están tomando decisiones concretas”.

Zamorano ha destacado la necesidad de una concienciación ciudadana sobre este problema porque muchas veces la propia población no ve con buenos ojos una reducción de la iluminación nocturna de las calles.

Sobre el uso lámparas LED, el profesor de la Universitat de València, Enric Marco, señaló no es la mejor opción e incluso puede ser perjudicial a la salud, porque para crear luz blanca tienen un componente azul que inhibe la segregación de melatonina. “Aunque algunos ayuntamientos las prohíben, otros no”.

Con información de lasprovincias.es

Contaminación lumínica, ¿qué hacer?

Tomado de www.iluminet.com.mx

Iluminar demasiado no es saber iluminar. Para muchos el exceso de luz incrementa la visibilidad para el ser humano, cuando hay casos evidentes en que el efecto que se logra es el opuesto al que se pretende, por ejemplo, en áreas comerciales, espacios públicos o vialidades mal iluminadas.

Para otros la ostentación lumínica es significado de calidad de vida, prosperidad o riqueza; un espacio sobreiluminado puede ser más inseguro y desagradable que uno iluminado de forma racional.

El diccionario nos dice que la contaminación lumínica es la emisión de flujo luminoso de fuentes artificiales nocturnas en intensidades, direcciones, rangos espectrales u horarios innecesarios para la realización de las actividades previstas en la zona en la que se instalan las luces.

Un alumbrado exterior ineficiente y mal diseñado, es decir, donde la luz es enviada lateralmente, hacia arriba o a los espacios en donde no es necesaria, no proporciona seguridad ni visibilidad, y es un desperdicio de energía y dinero. Y si además se agrega que la iluminación urbana utiliza proyectores y cañones láser, no hay regulación del horario de apagado de iluminaciones publicitarias, monumentales u ornamentales, etc., trae un problema de sobreiluminación cada vez más extendido.

¿Cuáles son las consecuencias de la contaminación lumínica? Habrá quien ponga en primer lugar el derroche energético y el despilfarro económico, pero esta vez no iremos a fondo en este evidente sentido. Parece tanto o más grave el aspecto ecológico, pues muchos seres vivos se ven afectados por las luces artificiales, como algunos pájaros que alteran sus ritmos de migración, o insectos atrapados por luminarias, o tortugas confundidas al salir de sus huevos; en otras palabras, los ecosistemas se ven alterados.

En algunas ciudades hemos ido perdiendo la belleza del cielo nocturno y ya no vemos las estrellas, ya que por reflexión y difusión de la luz artificial en los gases y en las partículas del aire se altera su calidad y condiciones naturales hasta el punto de hacer desaparecer los objetos celestes; hablamos de daños que no se limitan al entorno del lugar donde se produce la contaminación, sino que la luz se difunde por la atmósfera y su efecto se deja sentir a centenares de kilómetros desde su origen.

La contaminación lumínica también dificulta el tráfico aéreo y marítimo, así como la percepción del Universo y los problemas causados a los observatorios astronómicos.

La conciencia social de la contaminación lumínica es tan escasa que incluso ha merecido la portada y el reportaje central del número de noviembre de 2008 de la revista National Geographic, que titula “El fin de la noche – Porqué necesitamos la oscuridad”; en el artículo se señala, entre otras cosas, que de todos los problemas de contaminación a los que nos enfrentamos, el de la afectación lumínica es el de más fácil solución.

Desde la década de los años 80 del siglo pasado ha surgido diferentes movimientos organizados de gente preocupada por este problema y que promueven campañas de prevención de la contaminación lumínica. Uno de los más destacados mundialmente es la International Dark Sky Association (Asociación Internacional para los Cielos Oscuros), la cual fue una de las que más impulsó el derecho a observar las estrellas y que el 20 de abril de 2007 logró ser promulgado mediante la Declaración de la Palma, con apoyo de la UNESCO.

La Asociación Dark Sky y otras similares sugieren una serie de medidas que pueden ayudar a reducir el problema de la contaminación lumínica; entre otras se pueden mencionar las siguientes:
a) Impedir que la luz se emita por encima de la horizontal y dirigirla sólo allí donde es necesaria. Emplear de forma generalizada luminarias apantalladas cuyo flujo luminoso se dirija únicamente hacia abajo.
b) Usar lámparas de espectro poco contaminante y gran eficiencia energética, preferentemente de vapor de sodio a baja presión (VSBP) o de vapor de sodio a alta presión (VSAP), con una potencia adecuada al uso.
c) Iluminar exclusivamente aquellas áreas que lo necesiten, de arriba hacia abajo y sin dejar que la luz escape fuera de estas zonas
d) Ajustar los niveles de iluminación en el suelo a los recomendados por organismos como la Comisión Internacional de Iluminación.
e) Regular el apagado de iluminaciones ornamentales, monumentales y publicitarias.
f) Prohibir los cañones de luz o láser y cualquier proyector que envíe la luz hacia el cielo.
g) Reducir el consumo en horas de menor actividad, mediante el empleo de reductores de flujo en la red pública o el apagado selectivo de luminarias. Apagar totalmente las luminarias que no sean necesarias.

Señalan los especialistas técnicos en iluminación que no saber dirigir la iluminación hacia donde hace falta es un acto tan poco inteligente como no tener capacidad para elegir la intensidad de la iluminación adecuada en cada caso.

Es indudable que el alumbrado exterior es un logro que hace posible desarrollar múltiples actividades en la noche, pero es imprescindible iluminar de forma adecuada, evitando la emisión de luz directa a la atmósfera y empleando la cantidad de luz estrictamente necesaria allí donde necesitamos ver.

Iluminet te invita a que también leas otro importante documento dando clic a la liga http://www.ndsw.org/es.htm