Lumiere London 2016

Tomado de www.iluminet.com

El festival cerró con más de 1 millón de visitantes que recorrieron sus 30 instalaciones.

Litre of Light. Grainge Photography

Lumiere London finalizó el domingo 17 de enero de 2016, después de 4 días en los que la capital británica transformara calles y edificios emblemáticos con 30 instalaciones artísticas. Organizado por los productores creativos del despacho Artichoke, y con el apoyo de la Alcaldía de Londres, Lumiere London convirtió los alrededores de King Cross y West End, así como Leicester Square, Piccadilly, Regent Street y St James, en parques peatonales que animaron tanto a londinenses como turistas a explorar el corazón de la capital y verlo con una nueva luz.

195 Piccadilly, BAFTA. (c) Matthew Andrews.
195 Piccadilly, BAFTA. Foto: Matthew Andrews

Los asistentes al festival fueron cautivados por las instalaciones que incluían lo mismo un brillante jardín tropical en Leicester Square Gardens, o una animación en Technicolor que proyectaba los rostros de personajes famosos del cine y la televisión británica sobre la fachada de la Academia Británica de Artes Cinematográficas y Televisión (BAFTA). Cerca de la estación Oxford Circus, la circulación de automóviles fue cerrada para que la gente pudiera tumbarse en el suelo y ver la escultura aérea de Janer Echelman, 1.8 London.

En Regent Street, también convertida en peatonal, las multitudes se reunieron para ver Elephantastic!, una proyección en la que un enorme elefante pisaba fuerte, como en una estampida, en uno de los arcos; St. James mostró a los visitantes Les Voyageurs, etéreas formas humanas que volaban por encima de los edificios. Otro sitio fue la conocida Abadía de Westminster, donde el público quedó hipnotizado por La Luz del Espíritu, una pintura digital del artista francés Patrice Warrener, que bañó de color la puerta Oeste del edificio histórico.

Elephantastic!. Foto: Matthew Andrews
Elephantastic!. Foto: Matthew Andrews
Les Voyageurs. (c) Matthew Andrews
Les Voyageurs. Foto: Matthew Andrews

Aquarium, de Benedetto Bufalino y Benoit Deseille, aprovechó una de las clásicas cabinas rojas de teléfono para convertirse en un acuario lleno de peces exóticos en Grosvenor Square. Esta calle también fue hogar temporal de la pintura digital de Elaine Buckholtz, que utiliza la luz y la música para “re-imaginar” la pintura de Van Gogh “All Night Café”.

Cientos de londinenses de todas las edades jugaron un importante papel en el festival: desde la donación de una botella de plástico reciclado para la instalación Plastic Islands de Luzinterruptus en las fuentes de Trafalgar Square, hasta aparecer en la película del Circus of Light, proyectada en la fachada del Granary Building. Además, 500 niños participaron en los talleres Joinning the Dots y Liter of Light.

Aquarium. Foto: Matthew Andrews
Aquarium. Foto: Matthew Andrews

El alcalde de Londres, Boris Johnson dijo: “Estoy muy contento por el éxito de Lumiere London, que ha traído una maravillosa explosión de imaginación, color y creatividad a las calles de nuestra ciudad en medio del frío y oscuro enero. No habría sido posible sin el aporte y apoyo de muchas empresas y organismos que ayudaron para que esto ocurriera. Hemos sido sorprendidos por la multitud, que superó todas nuestras expectativas, quedando encantados no sólo los londinenses, sino también los visitantes de extranjeros.”

Helen Marriage, directora del estudio Artichoke, mencionó que “las cuatro noches del evento han sido un récord por el extraordinario índice de participación. ¡Gracias a todos nuestros socios que ayudaron a hacer posible este evento!… Este festival ha sido algo más que ver Arte. Se trata de personas que comparten el espacio público y de volver a descubrir la ciudad”.

Sí, también existe el diseño de luz natural

luz-natural-2Tomado de www.iluminet.com

Desde los principios la humanidad la luz natural ha tenido un papel de suma relevancia para el diseño y la construcción de la arquitectura. Casas, templos y ciudades se diseñaban en la antigüedad de acuerdo al paso del sol en el cielo. Más tarde, cuando se inventó la iluminación artificial en el siglo XX, estos aspectos fueron descuidados por la mayoría de las culturas; ya no tenía tanta importancia la luz natural porque cualquier lugar podía ser iluminado artificialmente. Sin embargo, recientemente los profesionales encargados de planear y construir nuestros edificios han vuelto la vista a la iluminación natural y la nueva tendencia apunta hacia un uso equilibrado y simultáneo de los dos tipos de iluminación: Un diseño del edificio pensado para aprovechar la trayectoria del Sol, accesorios que reflejen y distribuyan la luz del día y un sistema artificial sensible que también pueda atenuarse.

En este artículo recuperamos algunas recomendaciones sobre los puntos que deben tomar en cuenta las personas interesadas en un buen diseño de luz natural.

Recomendaciones para diseño de luz natural

La ciencia del diseño de iluminación natural no sólo tiene que ver con proporcionar suficiente luz de día en un espacio, sino cómo hacerlo sin producir efectos secundarios; se trata de equilibrar la ganancia de calor, el deslumbramiento y la variación en la disponibilidad de la luz natural durante el día. Por ejemplo, un buen diseño de luz natural consideraría cuidadosamente el uso de accesorios de sombra para reducir el brillo y el exceso de contraste en el espacio de trabajo. Adicionalmente, deberían evaluarse el tamaño y número de las ventanas, la selección del vidrio y la reflactancia de las superficies interiores.

Un sistema de iluminación natural se compone de diferentes tecnologías y de la arquitectura del edificio. Aunque no todos estos componentes son necesarios para cada sistema de iluminación natural, típicamente están presentes uno o más de los siguientes puntos:

– Relación del área-ventana

– Cristales de alto rendimiento

– Diseño optimizado de la luz natural

– Tragaluces

– Dispositivos tubulares de luz

– Controles de iluminación eléctrica sensibles a la luz natural

– Diseño interior optimizado para la luz natural

Si es posible, la distribución del edificio en el terreno debe ser la óptima para la luz del día. Esto sólo es posible para los nuevos proyectos de construcción y no se aplica a remodelaciones. Si el proyecto lo permite, el profesional debe considerar una huella del edificio que maximice las exposiciones al sur y al norte, y minimice las del este y oeste.

La ventana tiene dos funciones esenciales: la entrega de luz natural y el suministro de una vista a los ocupantes. La regla dicta un cristal con una alta transmisión de luz visible y evitar el deslumbramiento. Como regla general, cuanto mayor sea la altura de la ventana, más profundamente podrá ingresar la luz natural en el espacio. Por lo tanto, una buena administración de la luz natural dicta que la ventana debe dejar que entre la  luz natural y que los usuarios tengan una buena vista. La ventana que brinde luz primordialmente debe comenzar al metro de altura y tener una transmisión de luz visible del 50% a 75%; mientras que la ventana que brinde vista debe ser colocada abajo y tener una transmisión de luz visible de menos de 40% en la mayoría de los climas.

Los controles de la iluminación artificial sensibles a la luz natural son esenciales para cualquier sistema de iluminación natural. Ningún diseño de iluminación natural ahorrará energía a menos que las luces eléctricas se atenúen o apaguen cuando hay suficiente iluminación del día. De hecho, si las características de iluminación natural tales como ventanas y claraboyas no se combinan con la funcionalidad de la iluminación natural, entonces el edificio adaptado a la luz natural utilizará aun más energía eléctrica que un edificio sin los dispositivos de luz natural. Los controles y la iluminación natural consisten en una regulación constante o en balastros escalonados en las instalaciones de luz, y una o más fotoceldas para detectar la luz natural disponible y atenuar o apagar la iluminación eléctrica.

Un elemento que comúnmente se pasa por alto en el diseño de iluminación natural es el diseño de interiores, que debería considerar los muebles, la colocación, los acabados, etc. Por ejemplo, en una oficina se limitaría la altura de las particiones de los cubículos, particularmente los que se encuentran junto a la fachada sur; las oficinas cerradas se mantendrán al mínimo y las paredes y techos serán tan altamente reflactantes como sea posible para ayudar a distribuir la luz natural. Mediante la correcta colocación de las superficies de trabajo a una buena distancia de la fachada sur, el control solar es mucho más sencillo con pequeños dispositivos de sombra si se ubican los escritorios directamente contra la fachada sur.

Los diseñadores deben asegurarse de evitar el deslumbramiento y el sobrecalentamiento al colocar demasiadas ventanas. Más ventanas no significan necesariamente más luz del día. Es decir que la luz natural tiene que ser controlada y distribuida adecuadamente en todo el espacio de trabajo. La eficacia de la iluminación natural en términos de ahorro de energía (o dinero) se mide no sólo con los métodos económicos o fotométricos, sino también por los beneficios psicológicos y estéticos que se traducen en beneficios financieros.

 

 

Nueva York tendrá el edificio residencial Passivhaus más alto del mundo


image
Tomado de www.ecoconstruccion.net

Coincidiendo con la NY15PH: Passive House Conference que se acaba de celebrar en Nueva York, una de las noticias más comentadas fue la construcción del edificio residencial Passivhaus más alto del mundo en la misma ciudad.

La emblemática construcción formará parte del campus universitario Cornell Tech, ubicado en la Isla de Roosevelt en el East River entre la isla de Manhattan y Queens. Durante la ceremonia de inauguración de las obras del nuevo complejo universitario, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio destacó la importancia de esta construcción. Unos días antes, durante la NY15PH, Bill de Blasio había sido galardonado con el premio “New York Passive House Hero”.

Los planes del edificio incluyen 26 plantas que alcanzan una altura de algo más de 82 metros. En su interior albergará 350 unidades residenciales para los estudiantes y el profesorado.

La terminación de la obra está prevista para 2017, pero ya despierta el interés de los arquitectos internacionales. Detrás del diseño está, entre otras destacadas empresas, el prestigioso estudio de arquitectura internacional Handel Architects. La firma gestiona desde sus oficinas en Nueva York, San Francisco y Hong Kong sus emblemáticos proyectos y se conciben como un catalizador para una transformación urbana positiva.

También el decano de Cornell Tech, Daniel Huttenlocher , expresa en un comunicado a la prensa el deseo de que esta obra muestre “cómo los parametros Passivhaus pueden ser llevados a escala en los Estados Unidos y servir para futuros diseños sostenibles de la ciudad Nueva York.”

Para lograr este estándar Passivhaus -considerado el más exigente del mundo en cuestiones de eficiencia energética por encima de LEED -, es necesario incorporar una serie de elementos constructivos. Para ello la fachada contará con paneles metálicos prefabricados que actúan como una manta térmica que envuelve el edificio. Toda la fachada suroeste, frente a Manhattan, estará cubierta por un sistema de láminas. Esta solución permite disponer de un espacio exterior cerrado, donde se ubica el equipo de calefacción y refrigeración. También se utilizará pintura baja en compuestos orgánicos volátiles (COV) en todo el edificio para mejorar la calidad del aire interior. En comparación con la construcción convencional, el edificio ahorrará unas 882 toneladas de CO2 al año.

Edificios en altura sostenibles y asequibles serán una solución a los problemas de la creciente población mundial y permitirán proteger el medio ambiente. Antes de terminar este edificio ya se ha convertido en un icono.