Construir sin espantar a los pájaros

Tomado de www.elpais.com

En una reserva natural de Darién (Panamá), un alojamiento permanente recurre al ingenio de la arquitectura temporal y toma prestada la ligereza de las aves de paso para conseguir el mínimo impacto en el paisaje.

 

Albergue en Derién (Panamá)
Albergue en Darién (Panamá) FERNANDO ALDA

La provincia de Darién, en el extremo oriental de Panamá, es una de las áreas menos exploradas y con mayor diversidad de aves del América Central. Dos jóvenes arquitectos, Diego J. Cambefort y Diana V. Bernal (ambos panameños, nacidos en 1981) han proyectado allí un albergue paradójico que trata de asentarse pero se comporta con la cautela de quien está de paso. Buscando causar el mínimo impacto en el lugar donde los huéspedes llegan para dedicarse al avistamiento de aves, ese Eco-Lodge –perteneciente al grupo Familia Canopy– está construido con materiales ligeros –estructuras metálicas, chapa corrugada y telas tensadas- para dar cobijo a quienes llegan hasta ese extremo oriental del país buscando descubrir a los más de 480 tipos de aves catalogados en la provincia.

La construcción, desgajada en partes para minimizar el impacto en el suelo y para aprovechar la vegetación existente como refuerzo de la arquitectura -para producir sombras y fomentar la intimidad- cuenta con 280 metros cuadrados cerrados que se multiplican por tres -745 metros cuadrados- en los espacios exteriores levantados: porches, terrazas, miradores y verandas- que aíslan a los huéspedes del suelo y que, sin embargo, los acercan simultáneamente el paisaje.

Construir sin espantar a los pájaros
FERNANDO ALDA

Visitar sin molestar, aprender a convivir con la vegetación y disfrutar del paisaje sin violentarlo ni transformarlo es la lección que se obtiene de una arquitectura sencilla que tiene la humildad, y la inteligencia, de escuchar y atender más al lugar y a la razón que a las preconcepciones. El resultado es un alojamiento integrado en la selva, una isla de comodidad que apenas molesta al lugar.

Construir sin espantar a los pájaros
FERNANDO ALDA

El objetivo de 2020: Los edificios de Consumo Casi Nulo

 

2020

 

Tomado de www.construccion21.org

Actualmente la Unión Europea mediante su Directiva de eficiencia energética en (EPBD) apuesta por las energías renovables y la producción in situ, implicando a todos los sectores de la construcción a trabajar intensivamente para lograr a los objetivos para 2020.

Este desafío no es otro que en menos de un lustro todos los edificios deben tener un “Consumo energético casi nulo”. Además la poca energía que estos edificios deben consumir, ésta debería ser producida por energías procedentes de fuentes renovables producidas in situ o en el entorno. Para los edificios públicos la norma se avanza al año 2018.

Esta nueva directiva de la UE obliga a que la demanda de los nuevos edificios sea muy baja o cero sin afectar al confort y la salud de los habitantes de dichos edificios. Estos edificios, por ejemplo, deben de requerir la mínima energía en invierno para la calefacción, al igual que en verano para el aire acondicionado. Por suerte, actualmente existen múltiples sistemas para extraer energía de fuentes renovables como por ejemplo la instalación de placas fotovoltaicas, sistemas solares térmicos, energía eólica, biomasa o geotermia.

Por otro lado los métodos como la buena orientación del edificio, el aprovechamiento solar pasivo o un buen aislamiento en verano también pueden ayudarnos a reducir en gran medida nuestra demanda energética. Cada vez se está desarrollando nueva tecnología para llegar a estos requisitos, como ejemplos tenemos: las galerías, las fachadas y cubiertas ventiladas y verdes, muros Trombe, protección solar, inercia térmica o la correcta utilización de los materiales tradicionales y los de nueva producción.

Esta nueva norma de la UE no ha sido acogida por el gobierno español, ya que desde la administración se ha trabajado más bien poco para llegar a dichos estándares. Por ejemplo, aún no se ha definido que es un “Edificio de Consumo Energético Casi Nulo”.

Según la presidente de la agrupación Arquitectura y Sostenibilidad del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya, Núria Pedrals, el consumo casi nulo es perfectamente viable hoy en día. Actualmente, ya se disponen de las herramientas y las técnicas necesarias para llegar a este objetivo. Según ella, uno de los elementos determinantes del ahorro energético en edificios de viviendas es el suministro de energía productora de calor, en Catalunya se está primando el suministro individual (caldera individual por cada piso), mientras que ya se sabe que esto es altamente ineficiente frente a los sistemas comunitarios.