Construir sin espantar a los pájaros

Tomado de www.elpais.com

En una reserva natural de Darién (Panamá), un alojamiento permanente recurre al ingenio de la arquitectura temporal y toma prestada la ligereza de las aves de paso para conseguir el mínimo impacto en el paisaje.

 

Albergue en Derién (Panamá)
Albergue en Darién (Panamá) FERNANDO ALDA

La provincia de Darién, en el extremo oriental de Panamá, es una de las áreas menos exploradas y con mayor diversidad de aves del América Central. Dos jóvenes arquitectos, Diego J. Cambefort y Diana V. Bernal (ambos panameños, nacidos en 1981) han proyectado allí un albergue paradójico que trata de asentarse pero se comporta con la cautela de quien está de paso. Buscando causar el mínimo impacto en el lugar donde los huéspedes llegan para dedicarse al avistamiento de aves, ese Eco-Lodge –perteneciente al grupo Familia Canopy– está construido con materiales ligeros –estructuras metálicas, chapa corrugada y telas tensadas- para dar cobijo a quienes llegan hasta ese extremo oriental del país buscando descubrir a los más de 480 tipos de aves catalogados en la provincia.

La construcción, desgajada en partes para minimizar el impacto en el suelo y para aprovechar la vegetación existente como refuerzo de la arquitectura -para producir sombras y fomentar la intimidad- cuenta con 280 metros cuadrados cerrados que se multiplican por tres -745 metros cuadrados- en los espacios exteriores levantados: porches, terrazas, miradores y verandas- que aíslan a los huéspedes del suelo y que, sin embargo, los acercan simultáneamente el paisaje.

Construir sin espantar a los pájaros
FERNANDO ALDA

Visitar sin molestar, aprender a convivir con la vegetación y disfrutar del paisaje sin violentarlo ni transformarlo es la lección que se obtiene de una arquitectura sencilla que tiene la humildad, y la inteligencia, de escuchar y atender más al lugar y a la razón que a las preconcepciones. El resultado es un alojamiento integrado en la selva, una isla de comodidad que apenas molesta al lugar.

Construir sin espantar a los pájaros
FERNANDO ALDA

PRIMER PASO PARA NUESTRO ESTUDIO VIVIENDA SHOWROOM

Hemos rescatado una palmera canaria vecina, que estaba averiando la terraza de la casa a la que pertenecía e iba a ser eliminada. Nos la han donado y hemos invertido esfuerzo y medios para trasladarla al solar donde FELOP DESIGN tendrá su sede.

Pensamos que dentro de la política de protección al medio ambiente, la sostenibilidad de la edificcaión y el ahorro energético, este es un primer paso importante que colabora con el ecosistema local, preservando un árbol que con el conjunto de los que ya se han respetado en el propio solar a la hora de diseñar nuestro edificio, generan un entorno paisajístico adecuado para implantar nuestra arquitectura.

Estamos encantados de haber podido salvar este árbol.

Pronto estaremos en condiciones de empezar con la construcción del primer volumen de nuestras oficinas en este entorno tan verde, pues hemos encontrado inversores interesados en este proyecto ejemplarizante e instructivo que busca generar arquitectura de uso mixto, sencilla, auto sostenible y muy respetuosa con el medio ambiente.