PROYECTOS DE INTERIOR RECIENTES

Imágenes de nuestros más recientes trabajos de Interiorismo y Escaparatismo.

Restaurante Pescat y Fet – Valencia.

Decoración Loft en Valencia.

Escaparatismo en La Bodega del Mercat – Valencia.

Oficinas Nemesio Asesores – Torrent – Valencia.

Showroom Luniglass – Aldaia – Valencia

 

Penda develops ‘rising canes’ pavilion made entirely out of bamboo and ropes

Tomado de www.designboom.com

Penda develops ‘rising canes’ pavilion made entirely out of bamboo and ropes
photography by xia zhi

rising-canes-pavilion-penda-beijing-design-week-designboom-01-818x545

Over the past year, architecture studio penda has been developing a structural system made entirely out of bamboo and ropes. the outcome of this investigation is presented during beijing design week 2015, a pavilion named ‘rising canes’. the design uses no nails or screws, and all materials are 100% recyclable. all joints are tied with ropes, which leaves the bamboo canes unharmed so they can be reused after the installation. during design week, visitors are encouraged to seed plants into baskets that are connected to the pavilion. the vegetation will use the structure to grow along, and after some time, nature will become the project’s primary design-element.

rising-canes-pavilion-penda-beijing-design-week-designboom-09

‘this pavilion can be seen as a first step of many to follow, as the structural system is fully modular, ecological and easy to expand in every direction,’ explains penda. ‘we chose bamboo as a main construction material, as it has long traditional roots in china and is a fantastic building material, which currently leads a underrated existence in the architectural process of construction.’

El objetivo de 2020: Los edificios de Consumo Casi Nulo

 

2020

 

Tomado de www.construccion21.org

Actualmente la Unión Europea mediante su Directiva de eficiencia energética en (EPBD) apuesta por las energías renovables y la producción in situ, implicando a todos los sectores de la construcción a trabajar intensivamente para lograr a los objetivos para 2020.

Este desafío no es otro que en menos de un lustro todos los edificios deben tener un “Consumo energético casi nulo”. Además la poca energía que estos edificios deben consumir, ésta debería ser producida por energías procedentes de fuentes renovables producidas in situ o en el entorno. Para los edificios públicos la norma se avanza al año 2018.

Esta nueva directiva de la UE obliga a que la demanda de los nuevos edificios sea muy baja o cero sin afectar al confort y la salud de los habitantes de dichos edificios. Estos edificios, por ejemplo, deben de requerir la mínima energía en invierno para la calefacción, al igual que en verano para el aire acondicionado. Por suerte, actualmente existen múltiples sistemas para extraer energía de fuentes renovables como por ejemplo la instalación de placas fotovoltaicas, sistemas solares térmicos, energía eólica, biomasa o geotermia.

Por otro lado los métodos como la buena orientación del edificio, el aprovechamiento solar pasivo o un buen aislamiento en verano también pueden ayudarnos a reducir en gran medida nuestra demanda energética. Cada vez se está desarrollando nueva tecnología para llegar a estos requisitos, como ejemplos tenemos: las galerías, las fachadas y cubiertas ventiladas y verdes, muros Trombe, protección solar, inercia térmica o la correcta utilización de los materiales tradicionales y los de nueva producción.

Esta nueva norma de la UE no ha sido acogida por el gobierno español, ya que desde la administración se ha trabajado más bien poco para llegar a dichos estándares. Por ejemplo, aún no se ha definido que es un “Edificio de Consumo Energético Casi Nulo”.

Según la presidente de la agrupación Arquitectura y Sostenibilidad del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya, Núria Pedrals, el consumo casi nulo es perfectamente viable hoy en día. Actualmente, ya se disponen de las herramientas y las técnicas necesarias para llegar a este objetivo. Según ella, uno de los elementos determinantes del ahorro energético en edificios de viviendas es el suministro de energía productora de calor, en Catalunya se está primando el suministro individual (caldera individual por cada piso), mientras que ya se sabe que esto es altamente ineficiente frente a los sistemas comunitarios.

Cubiertas verdes ligeras para edificios

Algunos de los principales problemas del crecimiento urbano son la escasez de espacios verdes y el aumento de la temperatura y, en consecuencia, la reducción de la calidad medioambiental de las ciudades. Para mejorar estas condiciones, la incorporación de cubiertas verdes en los edificios se convierte en una buena medida de sostenibilidad aplicada a la nueva construcción o rehabilitación de edificios existentes, aportando enormes ventajas económicas y ecológicas, a la vez que se mejora el balance energético de los edificios.

CUB VERDE

Las cubiertas vegetales reproducen la naturaleza en la cubierta de un edificio, y cumplen una de las principales condiciones del desarrollo sostenible, la conciliación entre economía y ecología ofreciendo numerosas ventajas tanto económicas como sociales y medioambientales.

En los últimos años, las cubiertas verdes se han convertido en un componente fundamental en el desarrollo urbano sostenible, y se pueden encontrar en edificios de casi todas las grandes ciudades del mundo. Tanto en los países más cálidos como en los más fríos, estos sistemas protegen a los edificios acumulando calor en invierno o protegiéndolos de la radiación solar durante las estaciones más cálidas. Las cubiertas verdes van más allá del concepto de arquitectura contemporánea y dan un nuevo valor al papel que desempeñan los edificios dentro de la planificación urbana. Están diseñadas no solo para volver a introducir el elemento natural en el entorno urbano, sino también para dar soluciones a cuestiones importantes, tales como la gestión de las aguas pluviales y el efecto de isla de calor urbana.

En abril del 2012, Toronto reguló una ley para implementar las cubiertas verdes en edificios de más de 2000 m2, exigiendo entre un 20 y un 60% de cubierta verde. Como resultado ha generado 1,2 millones de m2 verdes en desarrollos comerciales, institucionales y residenciales de varias unidades. También ha generado un ahorro energético anual de más de 1,5 millones de kWh para los propietarios de dichos edificios. Posteriormente Chicago y Nueva York también han tomado medidas similares, igual que Tokio y Buenos Aires.

En Europa encontramos casos significativos como Suiza, donde es obligatorio incluir cubiertas verdes en todos los edificios nuevos, y recientemente, Copenhague aprobó una ley que obliga a los propietarios de nuevos edificios a tener algún tipo de vegetación en sus techos con objetivos de eficiencia ambiental. Además, ha iniciado planes de adaptación para los edificios más antiguos ya que en la actualidad Copenhague posee alrededor de 20.000 metros cuadrados con azoteas en donde es posible implementar estos desarrollos. También existen al menos 30 edificios con techos verdes y se prevé que la nueva ley incrementará anualmente 5.000 metros cuadrados de techos verdes correspondientes a nuevas construcciones.

Ver artículo completo en  www.construible.es

Una herramienta calcula la huella de carbono en un plan urbanístico

La herramienta sitúa la media de emisiones de CO2 de las ciudades analizadas en 469,89 kg por metro cuadrado.

ecohuella

Foto Agencia EFE

Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y de la Antonio de Nebrija han desarrollado una herramienta que calcula la huella de carbono dentro de la planificación urbanística con objeto de reducir las emisiones de efecto invernadero que genera una localidad.

En una nota de prensa, la UCM afirma que este método pionero se ha probado en 33 municipios de Madrid y Toledo y podría aplicarse en núcleos urbanos similares para identificar y cuantificar los gases de efecto invernadero emitidos por los productos o actividades humanas de forma individual.

Identificar para prevenir

Según Sergio Zubelzu, profesor de la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UCM, se trata de un método “novedoso porque, a nivel de diseño urbanístico, resulta muy sencillo implementar medidas preventivas de las emisiones sostenibles en el tiempo”.

Zubelzu ha definido las actividades que generan gases de efecto invernadero propias del plan urbanístico, como la potabilización de agua, la gestión de aguas residuales, el tratamiento de residuos, el transporte y el suministro eléctrico y gasístico.

El modelo clasifica las diferentes actividades industriales en categorías y divide el uso del suelo en urbano, urbanizable y no urbanizable.

Los datos utilizados proceden de 33 localidades de tamaño medio entre Madrid y Toledo, como Chinchón, Villaconejos o Titulcia, “un conjunto de municipios con un sector industrial relevante y muy dependientes en términos económicos de ambas capitales”, ha añadido el profesor.

Emisiones contaminantes

El trabajo, publicado en Energy Policy, revela que las industrias químicas son las más contaminantes por su elevado consumo energético, con más de 1.100 kilogramos de dióxido de carbono por metro cuadrado, mientras que las industrias de muebles y otros productos manufacturados son las que menos emisiones generan (43,5 Kg).

Así, la media de la huella de carbono de todas las actividades industriales se sitúa en 469,89 kilogramos de dióxido de carbono por kilómetro cuadrado.

El gas y la electricidad son las mayores fuentes contaminantes en la industria química y de productos minerales no metálicos (como el cemento), mientras que el transporte es el mayor agente de emisiones en las demás actividades industriales.

Tomado de www.efeverde.es