Un muro de luz en Berlín: a 25 años de la caída

Lichtgrenze Un muro de luz en Berlín: a 25 años de la caída

Ocho mil globos brillantes se encuentran suspendidos a unos pocos metros de altura sobre el suelo. Están acomodados en una línea, uno tras otro, tras otro; forman un muro. “Lichtgrenze” es la forma en la que Berlín celebra la caída del Muro en su ciudad hace 25 años.

Este monumento de luces sigue durante 15 kilómetros la ruta que tenía el antiguo “Muro de Protección Antifascista” construido en 1961 por el Bloque del Este, conformado principalmente por soviéticos. Por casi 30 años se aferró la pared a las calles de Berlín, custodiada por guardias y minas explosivas que impedían el paso de una mitad de la ciudad a la otra. Según datos de la Fiscalía de Berlín, 270 personas perdieron la vida en su intento por cruzar al otro lado.

lichtgrenze 02hr openhouse magazine border of light art installation proposal for the 25 anniversary of the berlin wall whitevoid 293x220 Un muro de luz en Berlín: a 25 años de la caída

La escultura será visible únicamente los días 8 y 9 de noviembre de 2014. La fugacidad de la instalación parece hacer alusión a la rapidez con la que el muro fue construido, ya que sólo en una noche se edificó el muro casi en su totalidad bajo el pretexto oficial de evitar agresiones por parte del bloque occidental, aunque incluso en ese tiempo era visible que la República Democrática Oriental también intentaba evitar la numerosa emigración de sus ciudadanos.

Cada globo de la “frontera de luz” está equipado con un luminaria LED que lo hará brillar durante la noche del festejo según el diseño de iluminación de Christopher Bauder de WhiteVoid. Ciertas personas en Berlín son dueños simbólicos de esos globos y el 9 de noviembre podrán liberarlos hacia el cielo.

Para la historia de este país, tanto el muro como su derribe en 1989 significaron dos momentos que marcaron la trayectoria alemana. Las familias divididas, los desacuerdos políticos y la opresión causaron 5 mil fugas del Berlín Oriental hacia el Occidental durante la existencia del muro. La urgencia de la emigración era tal que uno de estos escapes se perpetuó gracias a la construcción de un túnel improvisado de 145 metros de longitud que burlaba el muro por debajo.

Lichtgrenze, con una inversión promedio de 2 millones de euros, invita a los turistas y a los habitantes de Berlín a recodar y reflexionar sobre cómo sería esa ciudad si aún estuviera dividida por el centro -segmentando familias y amistades-, sobre cómo serían dos piezas de un sólo pueblo.

Tomado de www.iluminet.com

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *