Contaminación de mercurio en el Amazonas

Los resultados de un estudio realizado en habitantes de la región del río Tapajós, en Brasil, indica que personas expuestas a niveles de mercurio por debajo del umbral considerado como seguro por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pueden aún sufrir algún daño neurológico. Dicho estudio, que también revela que la deforestación es la principal causa de exposición de estas personas al mercurio, fue conducido por investigadores de la Universidad de Quebec en Montreal (UQAM – Université du Québec à Montréal), y de la Universidad Federal de Pará en Brasil.

El río Tapajós es un tributario importante del río Amazonas, que corre a través del corazón del bosque lluvioso del norte de Brasil. Sus riberas son también escena de una gran “fiebre de oro”. Se estima, que en el río Tapajós, un millón de mineros están ocupados en lavaderos de oro, usando mercurio para extraer el mineral del sedimento fluvial. Cerca de 130 toneladas de desechos de mercurio son liberadas cada año en el medio ambiente circundante como resultado de esta actividad minera aurífera.

Preocupados por los efectos para la salud de este mercurio, científicos de la Universidad de Pará en Belém se habían ya asociado previamente con los de la UQAM para desarrollar proyectos conjuntos de investigación y transferencia de conocimientos científicos entre Canadá y Brasil. En 1994, las dos universidades recibieron financiamiento del Centro de Investigaciones para el Desarrollo Internacional (IDRC – International Development Research Centre) para concentrarse en un problema concreto: la contaminación de mercurio ocurriendo en áreas a cientos de kilómetros río abajo de las minas de oro.

Contaminación del suelo

Los estudios de estos científicos han revelado una extensa contaminación del río Tapajós. El mercurio estaba presente en los sedimentos fluviales, en todos los peces atrapados por las redes de los científicos, y en las personas que moran cerca de dicho río. Sin embargo, Donna Mergler, una de las investigadoras de la UQAM, dice que: “para nuestra sorpresa, la contaminación no parece haber sido causada por el mercurio utilizado en la minería aurífera sino más bien por mercurio en el suelo”.

La Dra. Mergler explica que, esencialmente, no había diferencia en los niveles de exposición al mercurio entre pobladores que residen 100 kilometres río abajo de la zona minera y aquellos que habitan 300 Km río abajo. Esto se debe a que el mercurio que se ha acumulado en el suelo por miles de años se está liberando a los arroyos y vías acuáticas a través de la erosión de los suelos causada por la deforestación masiva.

Daño neurológico

El equipo midió las concentraciones de mercurio de los cabellos de los habitantes de las aldeas (una indicación de la exposición y absorción de mercurio), y evaluó su control motor y su vista. Los resultados demostraron una reducción en la destreza manual y en ciertas funciones visuales, como la habilidad de distinguir líneas contrastantes , que estaban asociadas con un incremento de los niveles de mercurio en el cabello.

Estos efectos fueron observados a niveles de exposición por debajo del umbral de 50 partes por millón de la OMS, umbral que está basado en datos clínicos resultantes de estudios de los residentes de la bahía de Minamata y de otras poblaciones expuestas a altas concentraciones de mercurio. La Dra. Mergler comentó que: “Estamos observando cambios en el sistema nervioso a niveles de exposición [relativamente bajos]“. Ella añadió que el estudio del río Tapajós es uno de los primeros en demostrar tan claramente los efectos nocivos de exposición a bajos niveles de mercurio, y que está contribuyendo a discusiones internacionales sobre la necesidad de reducir el umbral de la OMS.

Signos tempranos de alarma

La Dra. Mergler dice que los resultados de los ensayos sirven como signos tempranos de alarma indicando que podrían presentarse problemas neurológicos más serios. El equipo de investigaciones ha recomendado a los habitantes comer menos pescados predatores, que contienen niveles más altos de mercurio que los peces que devoran como presa. Pero para reducir los niveles de mercurio en el medio ambiente, se necesitan soluciones a más largo plazo. Una solución es reducir la taza de deforestación del Amazonas que actualmente afecta 25,000 a 50,000 kilómetros cuadrados por año.

Los investigadores desearían ahora organizar una taller de trabajo con científicos brasileños y canadienses, tanto como con representantes de las comunidades del Tapajós, con el objetivo de identificar métodos para reducir los niveles de exposición al mercurio. Cualquier proyecto futuro se enfocará probablemente en tres áreas: hábitos alimenticios, suministro de peces, y deforestación.

Tomado de  IDRC    http://archive.idrc.ca/books/reports/1997/19-01s.html
Jennifer Pepall es una escritora y editora radicada en Ottawa

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis

Deja un comentario