Una herramienta calcula la huella de carbono en un plan urbanístico

La herramienta sitúa la media de emisiones de CO2 de las ciudades analizadas en 469,89 kg por metro cuadrado.

ecohuella

Foto Agencia EFE

Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y de la Antonio de Nebrija han desarrollado una herramienta que calcula la huella de carbono dentro de la planificación urbanística con objeto de reducir las emisiones de efecto invernadero que genera una localidad.

En una nota de prensa, la UCM afirma que este método pionero se ha probado en 33 municipios de Madrid y Toledo y podría aplicarse en núcleos urbanos similares para identificar y cuantificar los gases de efecto invernadero emitidos por los productos o actividades humanas de forma individual.

Identificar para prevenir

Según Sergio Zubelzu, profesor de la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UCM, se trata de un método “novedoso porque, a nivel de diseño urbanístico, resulta muy sencillo implementar medidas preventivas de las emisiones sostenibles en el tiempo”.

Zubelzu ha definido las actividades que generan gases de efecto invernadero propias del plan urbanístico, como la potabilización de agua, la gestión de aguas residuales, el tratamiento de residuos, el transporte y el suministro eléctrico y gasístico.

El modelo clasifica las diferentes actividades industriales en categorías y divide el uso del suelo en urbano, urbanizable y no urbanizable.

Los datos utilizados proceden de 33 localidades de tamaño medio entre Madrid y Toledo, como Chinchón, Villaconejos o Titulcia, “un conjunto de municipios con un sector industrial relevante y muy dependientes en términos económicos de ambas capitales”, ha añadido el profesor.

Emisiones contaminantes

El trabajo, publicado en Energy Policy, revela que las industrias químicas son las más contaminantes por su elevado consumo energético, con más de 1.100 kilogramos de dióxido de carbono por metro cuadrado, mientras que las industrias de muebles y otros productos manufacturados son las que menos emisiones generan (43,5 Kg).

Así, la media de la huella de carbono de todas las actividades industriales se sitúa en 469,89 kilogramos de dióxido de carbono por kilómetro cuadrado.

El gas y la electricidad son las mayores fuentes contaminantes en la industria química y de productos minerales no metálicos (como el cemento), mientras que el transporte es el mayor agente de emisiones en las demás actividades industriales.

Tomado de www.efeverde.es

 

¿Busca una casa en la costa? El ‘banco malo’ vende 2.000 viviendas desde 46.200 euros

casa-playa

Tomado de www.eleconomista.es

La sociedad de gestión de activos, Sareb, ha decidido impulsar la comercialización de sus activos con el lanzamiento de campañas propias y con la marca Sareb. Una iniciativa se pone en marcha con la campaña “Tu casa a toda costa”, que pondrá en el mercado 2.000 viviendas en zonas turísticas y costeras, a partir de 46.200 euros, según ha informado hoy el conocido como banco malo en un comunicado.

Más adelante, la sociedad lanzará otras campañas para acercar el producto Sareb a los inversores particulares, con la puesta en el mercado de suelos y fincas rústicas, entre otros. Esta estrategia irá acompañada del lanzamiento de un sello comercial “Sareb” que actuará a modo de garantía de la “fiabilidad y oportunidad” que supone la compra de estos inmuebles, según la sociedad.

¿Dónde y cuánto?

La primera campaña comercial, que ya está en marcha, se articulará a través de la página tucasaatodacosta.com, con viviendas ubicadas en la Comunidad Valenciana, Baleares, Canarias, Andalucía, Cantabria, Galicia y Cataluña.

La campaña se extenderá hasta finales de agosto y la comercialización se realizará a través de las cuatro compañías que gestionan los activos de Sareb, Altamira, Servihabitat, Solvia y Haya.

Los inmuebles puestos a la venta son pisos y viviendas unifamiliares de uno a seis dormitorios y sus precios oscilan entre los 46.200 euros de la vivienda más barata en Moncofa (Castellón), hasta los 2,8 millones de euros de un chalet de lujo en Pollensa (Mallorca).

Sareb ha vendido a los particulares 5.400 inmuebles durante el primer semestre del año, una cifra que muestra un ritmo de ventas de 30 unidades al día.

Muchas de ellas han sido comercializadas en colaboración con pequeños promotores a través de los Planes de Dinamización de Ventas (PDV).

En paralelo, Sareb prosigue con sus planes de finalizar obras en curso, lo que permitirá poner en el mercado este año 1.190 viviendas nuevas, así como transformar trece suelos que permitirá incrementar su valor de cara al futuro.

 

Sí, también existe el diseño de luz natural

luz-natural-2Tomado de www.iluminet.com

Desde los principios la humanidad la luz natural ha tenido un papel de suma relevancia para el diseño y la construcción de la arquitectura. Casas, templos y ciudades se diseñaban en la antigüedad de acuerdo al paso del sol en el cielo. Más tarde, cuando se inventó la iluminación artificial en el siglo XX, estos aspectos fueron descuidados por la mayoría de las culturas; ya no tenía tanta importancia la luz natural porque cualquier lugar podía ser iluminado artificialmente. Sin embargo, recientemente los profesionales encargados de planear y construir nuestros edificios han vuelto la vista a la iluminación natural y la nueva tendencia apunta hacia un uso equilibrado y simultáneo de los dos tipos de iluminación: Un diseño del edificio pensado para aprovechar la trayectoria del Sol, accesorios que reflejen y distribuyan la luz del día y un sistema artificial sensible que también pueda atenuarse.

En este artículo recuperamos algunas recomendaciones sobre los puntos que deben tomar en cuenta las personas interesadas en un buen diseño de luz natural.

Recomendaciones para diseño de luz natural

La ciencia del diseño de iluminación natural no sólo tiene que ver con proporcionar suficiente luz de día en un espacio, sino cómo hacerlo sin producir efectos secundarios; se trata de equilibrar la ganancia de calor, el deslumbramiento y la variación en la disponibilidad de la luz natural durante el día. Por ejemplo, un buen diseño de luz natural consideraría cuidadosamente el uso de accesorios de sombra para reducir el brillo y el exceso de contraste en el espacio de trabajo. Adicionalmente, deberían evaluarse el tamaño y número de las ventanas, la selección del vidrio y la reflactancia de las superficies interiores.

Un sistema de iluminación natural se compone de diferentes tecnologías y de la arquitectura del edificio. Aunque no todos estos componentes son necesarios para cada sistema de iluminación natural, típicamente están presentes uno o más de los siguientes puntos:

– Relación del área-ventana

– Cristales de alto rendimiento

– Diseño optimizado de la luz natural

– Tragaluces

– Dispositivos tubulares de luz

– Controles de iluminación eléctrica sensibles a la luz natural

– Diseño interior optimizado para la luz natural

Si es posible, la distribución del edificio en el terreno debe ser la óptima para la luz del día. Esto sólo es posible para los nuevos proyectos de construcción y no se aplica a remodelaciones. Si el proyecto lo permite, el profesional debe considerar una huella del edificio que maximice las exposiciones al sur y al norte, y minimice las del este y oeste.

La ventana tiene dos funciones esenciales: la entrega de luz natural y el suministro de una vista a los ocupantes. La regla dicta un cristal con una alta transmisión de luz visible y evitar el deslumbramiento. Como regla general, cuanto mayor sea la altura de la ventana, más profundamente podrá ingresar la luz natural en el espacio. Por lo tanto, una buena administración de la luz natural dicta que la ventana debe dejar que entre la  luz natural y que los usuarios tengan una buena vista. La ventana que brinde luz primordialmente debe comenzar al metro de altura y tener una transmisión de luz visible del 50% a 75%; mientras que la ventana que brinde vista debe ser colocada abajo y tener una transmisión de luz visible de menos de 40% en la mayoría de los climas.

Los controles de la iluminación artificial sensibles a la luz natural son esenciales para cualquier sistema de iluminación natural. Ningún diseño de iluminación natural ahorrará energía a menos que las luces eléctricas se atenúen o apaguen cuando hay suficiente iluminación del día. De hecho, si las características de iluminación natural tales como ventanas y claraboyas no se combinan con la funcionalidad de la iluminación natural, entonces el edificio adaptado a la luz natural utilizará aun más energía eléctrica que un edificio sin los dispositivos de luz natural. Los controles y la iluminación natural consisten en una regulación constante o en balastros escalonados en las instalaciones de luz, y una o más fotoceldas para detectar la luz natural disponible y atenuar o apagar la iluminación eléctrica.

Un elemento que comúnmente se pasa por alto en el diseño de iluminación natural es el diseño de interiores, que debería considerar los muebles, la colocación, los acabados, etc. Por ejemplo, en una oficina se limitaría la altura de las particiones de los cubículos, particularmente los que se encuentran junto a la fachada sur; las oficinas cerradas se mantendrán al mínimo y las paredes y techos serán tan altamente reflactantes como sea posible para ayudar a distribuir la luz natural. Mediante la correcta colocación de las superficies de trabajo a una buena distancia de la fachada sur, el control solar es mucho más sencillo con pequeños dispositivos de sombra si se ubican los escritorios directamente contra la fachada sur.

Los diseñadores deben asegurarse de evitar el deslumbramiento y el sobrecalentamiento al colocar demasiadas ventanas. Más ventanas no significan necesariamente más luz del día. Es decir que la luz natural tiene que ser controlada y distribuida adecuadamente en todo el espacio de trabajo. La eficacia de la iluminación natural en términos de ahorro de energía (o dinero) se mide no sólo con los métodos económicos o fotométricos, sino también por los beneficios psicológicos y estéticos que se traducen en beneficios financieros.

 

 

Nueva York tendrá el edificio residencial Passivhaus más alto del mundo


image
Tomado de www.ecoconstruccion.net

Coincidiendo con la NY15PH: Passive House Conference que se acaba de celebrar en Nueva York, una de las noticias más comentadas fue la construcción del edificio residencial Passivhaus más alto del mundo en la misma ciudad.

La emblemática construcción formará parte del campus universitario Cornell Tech, ubicado en la Isla de Roosevelt en el East River entre la isla de Manhattan y Queens. Durante la ceremonia de inauguración de las obras del nuevo complejo universitario, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio destacó la importancia de esta construcción. Unos días antes, durante la NY15PH, Bill de Blasio había sido galardonado con el premio “New York Passive House Hero”.

Los planes del edificio incluyen 26 plantas que alcanzan una altura de algo más de 82 metros. En su interior albergará 350 unidades residenciales para los estudiantes y el profesorado.

La terminación de la obra está prevista para 2017, pero ya despierta el interés de los arquitectos internacionales. Detrás del diseño está, entre otras destacadas empresas, el prestigioso estudio de arquitectura internacional Handel Architects. La firma gestiona desde sus oficinas en Nueva York, San Francisco y Hong Kong sus emblemáticos proyectos y se conciben como un catalizador para una transformación urbana positiva.

También el decano de Cornell Tech, Daniel Huttenlocher , expresa en un comunicado a la prensa el deseo de que esta obra muestre “cómo los parametros Passivhaus pueden ser llevados a escala en los Estados Unidos y servir para futuros diseños sostenibles de la ciudad Nueva York.”

Para lograr este estándar Passivhaus -considerado el más exigente del mundo en cuestiones de eficiencia energética por encima de LEED -, es necesario incorporar una serie de elementos constructivos. Para ello la fachada contará con paneles metálicos prefabricados que actúan como una manta térmica que envuelve el edificio. Toda la fachada suroeste, frente a Manhattan, estará cubierta por un sistema de láminas. Esta solución permite disponer de un espacio exterior cerrado, donde se ubica el equipo de calefacción y refrigeración. También se utilizará pintura baja en compuestos orgánicos volátiles (COV) en todo el edificio para mejorar la calidad del aire interior. En comparación con la construcción convencional, el edificio ahorrará unas 882 toneladas de CO2 al año.

Edificios en altura sostenibles y asequibles serán una solución a los problemas de la creciente población mundial y permitirán proteger el medio ambiente. Antes de terminar este edificio ya se ha convertido en un icono.

MITOS Y REALIDADES SOBRE LA ILUMINACIÓN LED.

En el tiempo que llevamos desarrollando iluminación LED en España, hemos ratificado y desmantelado varios Mitos sobre dicha tecnología.

MITOS:

  1. El LED no es capaz de reemplazar la cantidad lumínica de los halógenos, incandescentes, bajo consumo o fluorescentes.

Podemos garantizar que la iluminación LED está en capacidad de reemplazarlos y de superarlos, incluso cuando algún producto no llega a dar la misma intensidad luminosa el consumidor prefiere, si no le afecta a su actividad diaria, reemplazarlo debido a otras ventajas especialmente asociadas al ahorro en consumo y recambios.

2.  La reproducción cromática C.R.I. con respecto a la incandescencia o fluorescencia es diferente e inferior

Si y no,  gracias a los minerales con los que se colorea el LED, cada vez es más posible llegar al color de luz al que estamos acostumbrados, temperaturas de color de entre 2800 y 10000 K, mezclas entre productos y un sin número de herramientas que pueden conseguir distintos colores entre el blanco cálido amarillento, un blanco natural y un blanco azulado típico del LED, que incluso en nuestro caso ya tiene mucha aceptación en ciertos escaparates de diferentes mercados. Tenemos productos que llegan ya entre un 80% y 90% C.R.I., cumpliendo con normativas vigentes. Al final todo se reduce a cuestiones de gustos y costumbres, pero lo que no podemos dudar es la versatilidad cromática que posee el LED, todo esto sin hablar del RGB, y las posibilidades de regulación programada mediante drivers especiales para LED.

3.  El precio es elevadísimo y seguramente su tendencia es a reducirse cuando se implemente a gran escala.

Tratándose de un producto ahorrador desde el minuto uno de uso, amortizable en menos de un año, gracias a su mínimo consumo y a que evita el recambio masivo de entre 5 y 20 veces con respecto a la bombilla tradicional halógena, incandescente o fluorescente. No es lógico considerarlo un producto caro. Por otro lado, marcas conocidas conocedoras de la tecnología, lanzan productos como el Dicroico LED en base GU 10 o GU 5.3, para reemplazar los Halógenos de 50w de consumo, a precios de entre 50 y 60 Euros por unidad a sabiendas de que de entrada ya ofrecen  un descuento de 40% en dicho precio, quedándose entre 35 y 40 Euros al mercado.

Resulta que ni el primero ni el segundo son precios razonables, un buen producto como el del ejemplo, hoy en España se consigue entre 12 y 22 Euros, los nuestros sin ir más lejos, éstos aportan entre 300 y 750 lúmenes con tan solo 5, 7 o 10 vatios de consumo y con todas las garantías. Es posible que las marcas conocidas, estén más interesadas en salir del stock de Fluorescente, fluorescente compacta y halógenas que fabrican hace años, viendo que es un mercado en vías de extinción, pero a sabiendas de que ya están fabricando LEDS y que cuando los puedan poner a la venta masivamente serán del orden de los precios de productos como los nuestros. En resumen los precios están mal publicitados por intereses del mercado de las grandes fabricantes y hoy ya se encuentran las mejores relaciones CALIDAD-PRECIO.

Espero con estos sencillos puntos ayudarles a decidirse por indagar y probar la iluminación del presente y del futuro.