La iluminación en el centro de la ciudad inteligente

 

image

En una ciudad inteligente podemos imaginar tráfico que fluye naturalmente sin cuellos de botella, donde todas las personas gozan de Wi-Fi de alta velocidad gratuita en todos los parques y áreas públicas y donde los coches eléctricos se alinean para cargar directamente de los postes de alumbrado público. Cada noche, un sistema de control inteligente enciende las luminarias en el momento adecuado, funciona sin problemas, se adapta a condiciones meteorológicas y se apaga automáticamente e incluso permanece apagado cuando no se necesita. La ciudad inteligente consume menos energía y recursos, mientras que las personas se sienten más seguras y las empresas prosperan, es una ciudad donde todo está conectado de forma sinérgica, una ciudad que se preocupa más por su gente y el medio ambiente.

Todo esto suena bien, casi como un sueño, pero al afrontar el desafío de crear esta ciudad ideal, los responsables de ciudades y municipios de todo el mundo se están viendo obligados a actuar con limitaciones presupuestarias, burocráticas y hasta políticas cuando se trata de instalar y mantener los sistemas de iluminación urbana. Además se encuentran presionados por los objetivos medioambientales que deben cumplir reduciendo el consumo energético y la huella de carbono, todo ello de conformidad con las normativas vigentes en cada una de sus comunidades. Ante el reto de la creciente urbanización, estas mismas autoridades locales deben crear ahora ciudades y poblaciones que sean seguras y agradables para vivir, trabajar y realizar diferentes actividades. Mejorar la seguridad vial para conductores y peatones, favorecer la seguridad ciudadana, desarrollar el comercio local, además de que pueden ofrecer a la arquitectura de la ciudad un gran impulso turístico y comercial para promover la recreación y fomentar la identidad de la localidad.

 

Tomado de www.iluminet.com

Raíces en el Asfalto”, historia y futuro de los huertos urbanos

 

huerto

EFEverde.- Los huertos urbanos que en la actualidad proliferan con fines ecológicos no son una actividad del presente. La agricultura urbana tiene una larga historia en la que se mezclan desde razones de subsistencia a decorativas y sociales. El libro “Raíces en el Asfalto” de José Luis Fernández Casadevante y Nerea Morán reúne el proceso histórico de estas pequeñas granjas verdes.

Uno de los dos autores de “Raíces en el Asfalto”, José Luis Fernández, es responsable de Huertos Urbanos de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid y habló con EFEverde para explicar el origen de los huertos urbanos y las transformaciones que a lo largo del tiempo han ido sufriendo, así como las razones por las que se han instalado en unos u otros lugares, y en una época o en otra. En el libro, sus autores han forjado un término que ilustra la filosofía de su contenido: la ‘Huertopía’. Con el término Huertopía, explica Fernández “se quiere reivindicar el paso de la agricultura a las ciudades, donde se pretende que tenga su propio protagonismo”.
El término procede de la idea que acuñó Tomás Moro, filósofo inglés del siglo XV, refiriéndose a una ciudad ideal. “Moro -comentó el autor del libro- ya contemplaba que los huertos debían formar parte de la actividad de las ciudades, así como parte intrínseca de su diseño”.

Artículo completo en www.efeverde.es

La vivienda vuelve a ser una buena inversión

 

Tomado de www.expansion.com

 

6 _EDIFICIO ESPAI OBERT - 116 VIVIENDAS - LOCALES Y GARAJES EN VALENCIA - ESPAÑA - PLAZA INTERIOR - AÑO 2006 A 2010

 

Foto Felop Design S.L. Edifcio Espai Obert en Valencia

Una vez que la depreciación de los pisos ha tocado fondo, es buen momento para comprar, sobre todo en los barrios ‘prime’ y en la costa.

Se hundió, se estigmatizó y eternizó su depresión en una resaca bíblica. Pero ha vuelto. El mercado de la vivienda está pasando de ser el patito feo de la economía a una suerte de hijo pródigo, a medida que se va extirpando los números rojos. El ladrillo muestra síntomas de que ha tocado suelo y tiende a la estabilidad. E incluso se recupera en algunas zonas del país. Por eso, los inmuebles residenciales vuelven a emerger como inversión de gran atractivo. ¿Es buen momento para comprar vivienda? Para cada vez más inversores la respuesta es sí.

Hay varios factores que explican el buen ambiente comprador que reina en el sector: la curva de precios de los pisos se aplana, las ventas repuntan, la concesión de hipotecas remonta tímidamente, el excedente de casas sin vender se va desinflando por fin, las grúas vuelven a existir, la demanda de alquiler sube y las rentas bajan. En resumen, la recomposición de los restos del naufragio inmobiliario ha forjado un nuevo hervidero de oportunidades de inversión.

“Nos encontramos en un momento muy atractivo para la inversión inmobiliaria”, resume el consultor José Luis Ruiz Bartolomé. En primer lugar, “por la consolidación de las tendencias macroeconómicas: crecimiento fuerte de la economía, aumento del empleo, incremento del turismo y ascenso de todos los indicadores de confianza”.

Además, “los bancos están empezando a prestar, tímidamente, y eso va a hacer que la demanda se anime”, agrega Ernesto Tarazona, director de Residencial de Knight Frank. En efecto, la concesión de hipotecas repuntó un 1,6% en 2014, hasta los 203.000 préstamos, tras siete años de desplomes, y en enero de 2015 aumentó nada menos que un 20%. Eso sí, se encuentra aún muy lejos de su punto de equilibrio, que se sitúa en el entorno de 450.000 al año, según Juan Fernández-Aceytuno, director general de Sociedad de Tasación (ST).

“El sistema financiero se ha saneado y recapitalizado, lo que, unido a los incentivos del Banco Central Europeo, impulsa la concesión de crédito, incluido el hipotecario”, acota Ruiz Bartolomé.

Esa mejoría crediticia avivará el precio de la vivienda, que es la veleta más fiable para los inversores. Según Rodrigo Conde Puentes, analista de Moody’s, “el aumento de la creación de hipotecas mejorará probablemente la demanda en el sector inmobiliario, lo que a su vez podría ayudar a incrementar los precios de la vivienda”.

Fin del ajuste
Ello apuntalaría los primeros síntomas de recuperación, después de una acusada depreciación (casi el 50%, de media, en comparación con el pico del boom). “La mayor parte del ajuste de precios está hecha y la tendencia a corto plazo es hacia la estabilización”, apunta Julio Gil, presidente de la Fundación de Estudios Inmobiliarios.

En el primer trimestre del año, el valor medio de los pisos avanzó un 3,3% y media España salió de números rojos, según los datos de Sociedad de Tasación que adelantó EXPANSIÓN: Navarra (6,7%), Islas Baleares (6,5%), Comunidad Valenciana (5,7%), Canarias (5,4%), Madrid (3,8%), La Rioja (3%), Andalucía (2,8%) y Extremadura (0,3%). En otras ocho regiones el precio aún cae. “Sigue habiendo una cantidad reseñable de viviendas que están por encima del precio de mercado, a la vez que también hay buenas oportunidades”, sintetiza Julio Gil.

En la capital madrileña el incremento de precios ya es del 4,8% y en Barcelona, del 0,9%. De hecho, la vivienda nueva se encarecerá en todos los grandes distritos de la Madrid, menos Chamartín, según el informe de obra nueva 2014-2015 de Knight Frank, que se presentará la semana que viene y al que ha tenido acceso este diario. Subirán un 2% en los barrios Salamanca, Retiro y Chamberí; y un 3% en el Centro y en Moncloa.

Según el estudio, los inversores “continúan con la apuesta de comprar en el centro de la ciudad, principalmente edificios en rehabilitación o solares que requieren una gestión activa, pero siempre con una excelente ubicación”. De hecho, “sólo un 5% del volumen de inversión pertenece a operaciones realizadas fuera del perímetro de la M-30”.

La tendencia inmobiliaria de la capital se sigue muy de cerca en el sector residencial, ya que sirve de indicador adelantado. “Los lugares más seguros para invertir son las mejores localizaciones de las ciudades más importantes y dinámicas (especialmente, Madrid y Barcelona) y los enclaves costeros más consolidados (sobre todo, la Costa del Sol)”, subraya Ruiz Bartolomé, que acaba de publicar un libro de título sintomático y revelador: Vuelve, ladrillo, vuelve. Es algo que corrobora José Antonio Pérez, director de la Cátedra Inmobiliaria del Instituto de Práctica Empresarial: “Para inversión, ahora mismo lo ideal es la costa, las grandes urbes y el mercado terciario”. En las grandes ciudades, “en los productos prime, exclusivos, donde hay dos o más posibles compradores, continuarán subiendo los precios”, agrega Pérez.

“El año 2015 tiene que marcar una tendencia de estabilización y leve crecimiento”, apunta Tarazona. “Estamos mucho mejor que hace tres años, la diferencia para el inversor es abismal”, resume. Pérez abrocha los buenos augurios afirmando que si la compra está justificada y tiene financiación, “será una inversión rentable a largo plazo”.

Philips Hue se une con Apple Watch®

Tomado de www.iluminet.com

image

El sistema de iluminación inteligente se integra con la wearable technology para ofrecer al usuario una experiencia personal mejorada.
Hace ya un par de años que Philips cuenta con el sistema Hue, el cual permite adaptar y cambiar los tonos y colores de la luz, creando ambientes personalizados por medio de dispositivos móviles como tabletas o celulares. Ahora la novedad es que también se podrá controlar a través del Apple Watch®. Logrando un uso fácil e intuitivo. Philips Hue se controlará por acceso inmediato desde este dispositivo que el usuario lleva puesto en la muñeca todo el día, asegurándose de que su iluminación personalizada está siempre a la mano.
“Sabemos que la luz está en el centro del hogar digital”, dice Eric Rondolat, CEO de Philips Lighting. “Con Apple Watch® se puede adaptar al instante la iluminación de Philips Hue para acondicionarse a cada momento y ocasión. Juntos estamos haciendo de la iluminación personalizada algo simple y más accesible a través de la comodidad del Apple Watch®”.

Apple Watch® utilizará los widgets de la aplicación Philips Hue para controlar las luces del hogar y activar las escenas favoritas que el usuario haya programado, asegurando que tiene la iluminación que se desea en cualquier lugar de la casa. Al activar geofencing en el iPhone®, el usuario recibirá una notificación en su reloj de Apple para informarle que las luces estarán encendidas al llegar a su domicilio, lo que significa que ya no habrá que buscar el interruptor en la oscuridad. También, a través de Apple Watch®, la personalización precisa de la iluminación es posible dentro de una habitación, ya sea para preparar la cena, trabajar o leer un libro, nuevas zonas de iluminación pueden ser creadas gracias a Philips Hue y Apple Watch®.

En el sistema Philips Hue cada lámpara es independiente, es decir que se pueden elegir una o varias lámparas para cambiar una escena o color. Además se pueden elegir escenas predeterminadas para que, por medio de imágenes, las lámparas adquieran el color deseado que dicha escena presenta. También se pueden utilizar fotografías guardadas en el dispositivo móvil con el que se controla el sistema para usarla como muestra de la paleta de colores a recrear en el ambiente.

[box]
El paquete introductorio de Philips Hue incluye:

3 lámparas de luz Hue de 600 lúmenes (equivalente a 50 Watts)

Cada lámpara Hue cubre todos los tonos de blanco, desde luz blanca cálida hasta luz blanca fría, y una amplia variedad de colores

Utiliza 80% menos de energía que una lámpara tradicional

Un puente Hue para configurar fácilmente la red de iluminación

Una fuente de alimentación para el puente Hue

Un cable LAN para conectar el puente Hue al router

Instrucciones para descargar la aplicación

Nota: El paquete introductorio Hue se puede ampliar con hasta 50 lámparas individuales. El paquete individual Hue incluye una lámpara Philips de 600 lúmenes

 

 

 

 

Casas que ahorran: Construcción Bioclimática

casa

¿Conoces la arquitectura bioclimática?

Te contamos cuánto se puede ahorrar gracias a ella y en qué consiste. La arquitectura bioclimática es diseñar edificios aprovechando los recursos naturales disponibles: sol, lluvia, viento, vegetación… Así se ahorra en consumo de energía y disminuye el impacto medioambiental. Ahorrando energía ahorramos dinero y vivimos de forma más sostenible.

Aunque parezca una tendencia nueva y sofisticada, no es así: recordemos las viviendas encaladas* de Andalucía para evitar el calor o una medida tan sencilla como tener en cuenta la construcción de tejados o posición de las ventanas según la orientación hacia el sol.

Los problemas vienen cuando nosotros, como consumidores, desconocemos la importancia de demandar este tipo de construcciones, y por parte de arquitectos y constructores prima el diseño y no se tienen en cuenta estas medidas de ahorro. Es ahorro para todos: para nosotros y para el planeta. Menos emisiones de CO2 y menos dependencia de los combustibles fósiles.

Una vivienda bioclimática en la actualidad, puede llegar a ser sostenible  totalmente: esto aumenta un poco el coste en la construcción, pero a la larga es rentable ya que se amortiza. En el caso de tener que consumir energía externa, estas construcciones cuentan con una producción basada en renovables, como paneles solares, por ejemplo. Hablamos entonces de:

La vegetación es una buena aliada
La vegetación es una buena aliada

Edificios 0 emisiones: gracias a las medidas tomadas en la construcción y a su sistema de energía mediante renovables, es totalmente autosuficiente en materia energética, generando 0 emisiones de CO2, y ahorrando en el consumo de energía.

Edificios energía plus: no sólo son 0 emisiones, sino que generan energía sobrante que pueden vender.

En cuanto a los materiales utilizados en la construcción bioclimática, encontramos dos:

Naturales: como bambú, madera, tierra, piedra, etc.

Procesados: como el poliestireno, que es un fantástico aislante térmico.

Otra de las medidas sencillas que se pueden tomar y que es muy efectiva, es el uso de las plantas: estratégicamente colocadas protegen del frio del viento, u ofrecen sombra en verano. También sirven de pantalla contra el ruido y controlan la erosión, además de embellecer el lugar donde las pongamos.

¿Cómo construir una vivienda bioclimática?

Para conseguir una vivienda con estas características, hay varios aspectos a tener en cuenta como:

Ventilación correcta y aislamiento de los muros, para conseguir la  máxima eficiencia en el mantenimiento de la temperatura (con poliestireno, por ejemplo).

Integrar energías renovables, para no contaminar ni gastar consumiendo combustibles fósiles cuando necesitemos de esa energía.

Orientación de la construcción, para aprovechar al máximo las horas de luz.

Utilizar todo lo que se pueda materiales naturales, y aquellos que más se usan en la región (nos saldrán más baratos y será más rápido obtenerlos).

Intentar reciclar todos los residuos que podamos (la basura orgánica, por ejemplo, en compost* para las plantas, o el agua de la ducha que dejamos perder hasta que se calienta, para usarla en el riego o para fregar, etc.).

Fijarnos en la distribución de los huecos de la casa, y mirar si interesa construir patio, chimenea de refrigeración, lucernarios…

Elementos exteriores pueden ser de gran ayuda, como toldos o persianas, o pérgolas…

El color tanto de los techos como de las paredes también influye: los claros reflejan la luz y así se refrigeran los espacios. Los oscuros, en cambio, por ejemplo en techos, absorben la luz por lo tanto el calor. Un tejado claro, frente a uno oscuro, reduce la absorción de calor en un 50%.

Si disponemos de jardín, optando por árboles de hoja caduca aprovechamos que frena el sol en verano pero podemos seguir disfrutando del calor del sol en el invierno.

Tomado de www.sostenibilidad.com