LA VENTA DE VIVIENDAS CRECE UN 8,6% Y LOS PRECIOS CAEN UN 4% DE MEDIA

6 _EDIFICIO ESPAI OBERT - 116 VIVIENDAS - LOCALES Y GARAJES EN VALENCIA - ESPAÑA - PLAZA INTERIOR - AÑO 2006 A 2010

Fuente: realestatepress.es

 

Los notarios explican que el aumento de las compraventas en lo que va de año viene explicado, en parte, por la normalización en el número de operaciones tras la finalización de la deducción por compra de vivienda en el IRPF a cierre de 2012, pero también refleja una estabilización de las ventas mensuales.

Así, entre enero y septiembre de 2014, el promedio trimestral de operaciones, 84.166, fue superior al registrado en el mismo periodo del año anterior, cuando alcanzó las 70.298 transacciones.

En cuanto a los datos del mes de septiembre, en el caso de las viviendas piso, las transacciones se incrementaron a un ritmo parecido del 19,5%. Entre ellas, las ventas de viviendas de pisos de precio libre mostraron un crecimiento interanual del 17,8%, debido al pronunciado aumento de las operaciones de pisos de segunda mano (+31,8%).

Por su parte, la venta de pisos nuevos se contrajo, en cambio, un 32,8% en el mes de septiembre en relación al mismo mes del año anterior, mientras que las ventas de viviendas unifamiliares mostraron un crecimiento interanual del 25,4%.

En cuanto a la evolución de los precios, el precio medio por metro cuadrado de las viviendas compradas en septiembre fue de 1.187 euros, reflejando así una caída interanual del 2,9%. En el caso de los pisos, esta caída se situó en el 1,1% y, dentro de este segmento de vivienda, los de precios libre registraron idéntica tasa de caída, hasta los 1.319 euros.

De entre ellos, el precio de los pisos de segunda mano fue de 1.294 euros (-1,2% interanual) y en el caso de los pisos nuevos, su precio fue de 1.510 euros, lo que supone un incremento del 3,7% respecto al mismo mes del año anterior.

Por último, el precio promedio de las viviendas unifamiliares fue de 969 euros por metro cuadrado, experimentando así una contracción del 6,8% interanual.

Los notarios indican que estos datos demuestran en el tercer trimestre del año se ha observado una recuperación en términos de tasas interanuales de las compraventas de viviendas, aunque no así de sus precios, que han seguido cayendo en la mayor parte de las viviendas.

En el tercer trimestre de 2014, el número de préstamos hipotecarios registró un incremento del 16,2% interanual, mientras que los préstamos destinados a la adquisición de vivienda experimentaron un fuerte crecimiento del 49,7%.

Con datos de septiembre, el número de nuevos préstamos realizados fue de 18.715, lo que supone un incremento del 16,2%. La cuantía promedio de tales préstamos fue de 130.633 euros, reflejando así un aumento del 8,3% interanual.

Por tipos de préstamos, aquellos destinados a la adquisición de un inmueble ascendieron en septiembre un 46,7% interanual, debido principalmente al incremento en la concesión de créditos para la adquisición de vivienda (+49,7% interanual), mientras que para el resto de inmuebles el aumento fue del 17,8%.

Por su parte, la cuantía promedio de los préstamos para la adquisición alcanzó los 116.618 euros (+4,6 interanual). En el caso de las viviendas, el capital medio fue de 111.004 euros (+4,5% interanual) y para el resto de inmuebles, la cuantía se situó en 183.812 euros, (+12,3%).

A su vez, los préstamos hipotecarios destinados a la construcción mostraron en septiembre un avance del 26,4%, hasta los 315 nuevos créditos, con una cuantía media de 348.198 euros, lo que supone un repunte interanual del 70%.

Por último, el porcentaje de compras de viviendas financiadas mediante un crédito hipotecario se redujo en septiembre hasta el 37,1%. Además, en este tipo de compras con financiación, la cuantía del préstamos supuso en media el 75,5% del precio de la vivienda, algo más que en los últimos meses

La nueva biblioteca de Calgary y su atrio de luz natural

calgary

El diseño de la construcción se organiza en torno a un atrio de altura y luz natral junto a la entrada principal del edificio.

snohetta dialog calgary new central library designboom 06 La nueva biblioteca de Calgary y su atrio de luz natural

Después de un largo proceso de competencia, el diseño para la nueva Biblioteca Central de Calgary se dio a conocer. El diseño de las firmas Snøhetta y Dialog se pensó con la intención de crear “un espacio público de avanzada para la innovación tecnológica, la investigación y la colaboración”. Ubicado en la zona centro de la ciudad, el proyecto contempla una línea de tren ligero que atraviesa el sitio, lo que resulta en una construcción elevada con escaleras amplias a ambos lados. Una de las mayores cualidades de la construcción será su uso de la luz natural para iluminar.

La estructura se identifica por sus fachadas curvas visualmente perforadas y que se articulan mediante una composición de geometría teseladas y arqueadas. La masa del edificio está tallada a nivel del suelo, lo que permite un vínculo exterior entre ambos lados del edificio, así como un área de entrada cubierta y muy amplia. Esta cubierta de madera contrasta con los paneles blancos que se ven en los pisos superiores haciendo referencia al arco “chinook”, una escultura interactiva que se encuentra en la misma ciudad de Calgary.

El diseño de la construcción se organiza en torno a un atrio de altura y luz natural junto a la entrada principal del edificio. Así, la mayor parte del edificio no necesita de luz artificial durante el día. La construcción está organizada como un espectro vertical, con las funciones más públicas en espacios más altos en niveles más bajos, mientras que las áreas privadas se colocan en los pisos superiores para que hubiera en ellas mayor tranquilidad enfocada a la lectura y la investigación. La fachada del edificio se compone de un mosaico de paneles claros y opacos en relación con las necesidades de iluminación natural de los espacios interiores.

snohetta dialog calgary new central library designboom 02 346×220 La nueva biblioteca de Calgary y su atrio de luz naturalEl desarrollo de la nueva biblioteca está lidereado por la Corporación Municipal de la Tierra de Calgary. Lyle Edwards, su presidente, comparte sus observaciones sobre el diseño finalizado y las intenciones del proyecto: “La nueva biblioteca central encarna todo lo que hemos esforzado por lograr en nuestra reconstrucción de la aldea al este. Nuestra meta constante ha sido la de conectar a los habitantes de Calgary y crear un lugar de reunión donde los huéspedes encontrarán el estímulo, inspiración, entretenimiento y recreación. Eso es precisamente lo que estamos entregando a travésde la nueva biblioteca central y el barrio, que estamos revitalizando en conjunto”.

Snøhetta es una oficina que opera a nivel internacional, por lo que en este proyecto se enfocó en hacer un diseño en el que pusiera gran énfasis en el contexto específico de Calgary. El director fundador, Craig Dykers afirma que “una de las cosas que hemos mantenido en mente es que nosotros no sólo queríamos construir la mejor librería en el mundo. Queríamos construir la biblioteca que fuera la mejor para Calgary”.

Con respecto al impacto que el edificio tendrá en el vecindario, el arquitecto Rob Adamson de Dialog expresa que “la vida exterior de los alrededores de la biblioteca es parte también del edificio tanto como la parte interior. La plaza al aire libre da la bienvenida a los visitantes que vienen del área este y los invita a entrar al edificio a explorar, reflexionar, relajarse y conectarse”.

El edificio tendrá una inversión de 245 millones de dólares canadienses, 70 de los cuales se centrarán en incorporar la línea del tren debajo de la longitud de la estructura; una azada de ingeniería que a la vez es un desafío y un activo, dijo la directora de diseño Vanessa Kassabian.

“Estamos creando una columna vertebral de las instituciones culturales que va a fortalecer nuestra comunidad -y que se ve realmente genial”, terminó. Se espera que la nueva biblioteca central de Calgary abra en 2018.

Un Iglú: Paradigma de Arquitectura Sostenible

Iglu

Imagen: Ansgar Walk

A veces nos hacemos una idea del edificio sostenible como un edificio basado en las últimas tecnologías, con muchos paneles solares y materiales “a la última” en sostenibilidad. Y nos olvidamos de que el desarrollo tecnológico, a parte de habernos otorgado un bienestar material innegable, es el que nos ha llevado a estar cerca de agotar los recursos naturales que tenemos.

Es por eso que quiero hablaros del Iglú, una construcción absolutamente funcional y sostenible.

Un iglú es la construcción que ha sido utilizada por los inuits, en el norte de Canadá, Alaska y Groenlandia como refugio temporal de los cazadores en invierno aunque, con un tamaño y mantenimiento adecuados, ha llegado a ser vivienda permanente de muchas familias inuit.

La palabra iglú significa casa de nieve, lo cual es una definición literal de lo que es un iglú. En contra de lo que mucha gente cree, un iglú no está formado por bloques de hielo, sino por bloques de nieve endurecida. Esta diferencia, que podría ser insignificante, no lo es en absoluto.

¿Por qué? La densidad de la nieve es muchísimo menor que la del hielo y eso le confiere una capacidad aislante que el hielo no posee. Es por eso que cuando en el exterior de un iglú se alcanzan temperaturas por debajo de 35ºC bajo cero, en el interior, con una pequeña lámpara de aceite y el propio calor humano es posible estar a 0ºC. Unos muros gruesos hechos de nieve consiguen un aislamiento térmico muy importante en un clima polar, y los inuits lo han aprovechado durante siglos.

Imagen: Frank E.Kleinschmidt

A todo esto hay que añadir que el volumen en forma de cúpula esférica minimiza la superficie de exposición al frío y al viento, con lo que tanto el material como la forma que componen un iglú trabajan a favor de mejorar el confort en el interior.

Además los inuits suelen colocar pieles en el interior y en la puerta de acceso para mejorar la sensación térmica y evitar entradas de aire indeseables.

Por lo tanto, encontramos en el iglú un clarísimo ejemplo de construcción bioclimática, ecológica y, en definitiva, sostenible.

  • Bioclimático, porque su forma esférica reduce al máximo las pérdidas de calor
  • Ecológico, porque utiliza como material constructivo el producto más cercano, y cuando llega el verano se derrite sin dejar impacto alguno en el entorno.
  • Sostenible, porque no agota recursos limitados

Es evidente que nuestras exigencias de confort occidentales no están cubiertas en un iglú, pero se trata de un antiquísimo ejemplo que, aunque no podamos aplicar directamente en estas latitudes, nos puede servir como modelo teórico para entender como conseguir una arquitectura sostenible.

Por otro lado, se trata de una construcción en la que la función sigue a la forma, la geometría es clara y no hay artificio alguno más que el de resolver una problemática dando una solución geométrica, bella y funcional.

Bello, Funcional y Sostenible. Ojalá pudiéramos decir lo mismo de cualquier edificio.

 

Tomado de www.ecoesmas.com