Las dos tecnologías de los OLEDs para pantallas

Tomado de www.iluminet.com

¿Sabías que hay dos tipos de OLEDs que se utilizan en las pantallas?

Bee on Flower Las dos tecnologías de los OLEDs para pantallasHay bastantes cosas que sabemos de los OLED, por ejemplo que tienen la facultad de hacer brillar pantallas delgadas, eficientes y brillantes. Los OLEDs están hechos con materiales orgánicos que tienen la capacidad de emitir luz y no requieren de un sistema de luz de fondo, o de filtrado, como los utilizados por las pantallas LCD. Sabemos que los OLED son más fáciles de hacer, por lo que pueden ser flexibles y transparentes; así como también sabemos que tienen una alta eficiencia.

Pero ¿sabías que hay dos tipos de OLEDs que se utilizan en las pantallas? Está la tecnología PMOLED y la AMOLED. La diferencia está en la conducción electrónica, que puede ser de matriz pasiva (PM) o de matriz activa (AM).

Kia Soul EV dashboard 0 img assist 400x265 Las dos tecnologías de los OLEDs para pantallas

Tecnología PMOLED

En los LEDs con matriz pasiva, la pantalla se controla mediante el encendido de filas y columnas. Al encender el número de fila “X”  y el número de columna “Y”, el pixel en la intersección se ilumina. Cada vez, uno puede elegir solamente un pixel de luz. Así que debes encender y apagar cada uno de forma muy rápida. Lo haces en cierta secuencia y crea la imagen deseada.

Los PMOLEDs son muy fáciles y baratos de conseguir, pero están limitados a pequeños tamaños  (hasta 3 pulgadas, en general). La imagen que se muestra es un poco complicada (por el método de fila/columna). Además, el consumo de energía no es tan bueno como el de los AMOLEDs.

Por su lado, los AMOLEDs tienen una electrónica de controlador diferente -cada pixel se controla directamente. Los AMOLED son más caros, y mucho más difícil de crear, pero pueden ser usados para pantallas más grandes (los prototipos actuales son de hasta 40 pulgadas) y son muy eficientes en cuanto al consumo de energía.

Los primeros productos OLED en el mercado utilizaban PMOLEDs -estos eran los reproductores de MP3, subpantallas en los teléfonos celulares y las cubiertas radiales para automóviles. Las pantallas eran pequeñas y por lo general con sólo uno o dos colores. Cuando los paneles AMOLED comenzaron a producirse en 2007 y 2008, hemos visto estas pantallas en tamaños más grandes para reproductores portátiles de video, cámaras digitales, teléfonos móviles o incluso televisores OLED.

LG Display 5 zoll amoled sid 2013 Las dos tecnologías de los OLEDs para pantallas

Tecnología AMOLED

Los PMOLEDs siguen siendo muy populares -hay más MP3 que se venden hoy en día con PMOLED que con pantallas LCD. Pero para pantallas más grandes, AMOLED es la mejor tecnología y está creciendo más rápidamente que las pantallas PMOLED. Obviamente, para pantallas más grandes, tales como TV, monitores portátiles AMOLED es la única opción.

Hoy en día existen varias empresas que están trabajando en tecnologías que realmente cierran la brecha entre los PMOLEDs y los AMOLEDs -ofreciendo una suerte de sistema híbrido. La promesa es que estas pantallas serán a la vez fáciles  de hacer y con una buena potencia para las pantallas más grandes. Ahora, todavía tenemos que esperar y ver si estas tecnologías funcionan realmente en las pantallas comerciales.

Los ‘loft’ recuperan su doble vida

Antigua panadería rehabilitada en Madrid, de 230 metros, a la venta por 699.000 euros.

Cuatro décadas no son nada para el loft,un estilo que sigue seduciendo en todo el mundo. Su inconfundible estética no pasa de moda. Surge en los años setenta en el Soho neoyorquino como una iniciativa de estudiantes y artistas que buscaban espacios industriales en desuso en los que vivir y trabajar.

El loft ha vuelto a sus orígenes: ya no solo se vive, como ocurría en los años inmobiliarios más álgidos; también se trabaja. Cada vez son más demandados porque “dan respuesta a los nuevos esquemas sociales nacidos con la crisis, como los autónomos o emprendedores que necesitan una vivienda y un despacho profesional para arrancar su actividad”, explica Rocío Monasterio, arquitecta del estudio que lleva el mismo nombre.

Sus señas de identidad siguen casi vírgenes: espacios amplios y diáfanos, techos altos, sin divisiones, luz natural y aspecto industrial, grandes ventanales…

Lo cumple a la perfección este loft de 300 metros cuadrados, junto a las calles de Arturo Soria y de Alcalá, en Madrid, con dos plantas, patio y garaje. Con espacios diáfanos y alturas de hasta siete metros en el salón, consta de dos dormitorios, dos salones y dos baños, cuenta Carlos, su dueño. Su precio es de 660.000 euros —ha bajado un 10%—, y su uso registral es de nave.

Techos de seis metros de altura tiene una antigua panadería rehabilitada en el barrio de la Guindalera, distrito de Salamanca (Madrid). Son casi 230 metros diáfanos en tres plantas, con dos dormitorios y dos baños. Destacan la cocina industrial separada del salón por tabiques de vidrio de seguridad y la nave principal con cerchas de madera macizas de mediados del siglo XX. Cuenta con piscina climatizada y gimnasio, explican en GET, la empresa propietaria. Destaca la iluminación natural gracias al lucernario del salón-comedor. Existe la posibilidad de hacer un cambio urbanístico a vivienda.

Loft de 300 metros cuadrados en Madrid, con dos plantas, patio y garaje, a la venta por 660.000 euros.

Su precio de venta es de 699.000 euros, se ha rebajado en 151.000 euros. Hay otro en Carabanchel que ha pasado de 520.000 a 380.000 euros.

Al tratarse de productos singulares han sido menos sensibles a la crisis, aunque no inmunes. En las grandes ciudades españolas han aguantado bastante bien el tirón, de hecho “los ya rehabilitados, muy bien situados y de lujo, en Madrid y Barcelona, han tenido correcciones de entre un 10% y un 15%. Ha sufrido un ajuste más severo el mercado de ciudades secundarias, con bajadas de hasta el 30%”, señala la arquitecta.

Actualmente se puede adquirir un loft en el centro de grandes urbes por 4.000 euros el metro cuadrado, ya reconvertido. Fuera de las almendras centrales por 2.500 euros el metro. En alquiler, uno de 130 metros en el centro cuesta entre 1.200 y 1.500 euros al mes.

Comprar un loft es más barato que comprar un piso. Cuando se trata de superficies cercanas a los 300 metros, el precio por metro cuadrado resulta más económico. En los de pequeña superficie la diferencia es menor.

Aunque también hay que tener en cuenta que algunos de estos inmuebles se venden sin hacer el cambio de uso a residencial, un trabajo arduo que echa para atrás a muchos propietarios, que se decantan por el proyecto llave en mano. “Lo que hacemos con más frecuencia es entregarlo llave en mano. Los espacios están en un estado tan lamentable que solo con un ejercicio de fe puedes imaginarte el final. Nosotros sí lo vemos, llevamos 14 años haciendo esto”, dice Monasterio, para quien lo fundamental es el volumen y la luz. Su estudio —que antes de comprar el local se cerciora de que cumple las condiciones para hacer un cambio de uso—, tarda una media de cinco meses desde que compra el local comercial hasta que lo pone en el mercado.

Hay que tener en cuenta que conseguir el cambio de uso es un proceso lento. Y si se requiere un plan especial municipal entonces también es farragoso. Por eso, la oferta de loft terminados y con uso residencial es escasa.

En España se pueden encontrar locales y naves industriales en desuso perfectas para ser convertidas. Eso sí, al espacio comercial o industrial que se compra hay que añadirle 1.500 euros más por metro cuadrado en construcción, decoración, gastos de licencias y proyecto.

Buceando en Madrid hay algunos en el barrio de las Letras, Gran Vía o Ventas. “Son espacios que ayudan a dinamizar y rejuvenecer el centro de Madrid, espacios que el Ayuntamiento debería incentivar por permitir cambiar usos nocivos industriales por usos residenciales de alto valor”, dicen en el estudio de Monasterio, que tiene identificada una nave de 300 metros en el barrio de Chamberí (Madrid) para reformar por 320.000 euros. En Barcelona, en la calle de Villafranca, están rehabilitando otra de 200 metros cuadrados que saldrá al mercado por 580.000 euros.

En el Poble Nou barcelonés, un antiguo barrio industrial en plena transformación, YLAB Arquitectos está reconvirtiendo un edificio industrial de 450 metros para albergar la vivienda, las oficinas y el almacén de la empresa del cliente. En el mismo barrio, han realizado un loft para un cliente inglés que había comprado una vivienda de 100 metros, muy estrecha y alargada. “En este caso no se trataba de un edificio industrial, pero quisimos eliminar toda la tabiquería interior del inmueble”, indican en este estudio de arquitectura e ingeniería.

En esas rehabilitaciones a medida se busca a toda costa conservar los elementos estructurales originales, como columnas, paredes, tuberías, muros de ladrillo visto, vigas de madera o suelos singulares. Y se usa el cemento, el ladrillo, el metal, el plástico y la goma.

Una buena combinación puede ser el hormigón pulido que contrasta con la madera en pavimentos, vidrio para hacer filtros entre distintas zonas, gres porcelánico para dar personalidad a baños y contrastar con el hormigón, madera para muebles tratada con un acabado patinado y telas con mucho color para dar fuerza y calidez.

Ahora bien, aunque muchos propietarios se empeñen en sus anuncios, no todo es un loft. Un piso con cocina americana y mobiliario moderno no lo es.

El auténtico loft procede de la rehabilitación de un espacio con pasado comercial, industrial o fabril. “Esta tipología está asociada al cambio de uso de los distritos industriales de las grandes ciudades como consecuencia de su falta de viabilidad económica o de la gentrificación”, explican en YLAB Arquitectos.

Sin embargo, en la periferia de las ciudades como Madrid y Barcelona se han construido promociones nuevas de lofts en suelos industriales que se han vendido como viviendas durante el boominmobiliario, pero que son edificios de uso terciario (solo aptos para oficinas, sin posibilidades de hacer un cambio a residencial).

Tomado de www.economia.elpais.com

Una vez al año las familias recurren al alquiler vacacional

El gasto medio que asciende a 540 euros ha supuesto un impacto económico de 6.500 millones en el entorno de las viviendas

En los últimos tres años y medio los españoles recurrieron al alquiler vacacional de media una vez al año (0,9%), según el Primer Barómetro presentado por la plataforma online, HomeAway y la Universidad de Salamanca.

El usuario tipo que recurre a este tipo de alojamiento responde a familias (46%), parejas (27%) y amigos (25%). Además, según el informe, la duración media de la estancia es de siete días y el tamaño medio del grupo es de cinco personas.

El estudio también concluye además que el gasto medio en alquiler de vivienda vacacional asciende a 540 euros, mientras que el resto de gasto durante la estancia se sitúa 1.042 euros. Este gasto extrapolado al 30% de los españoles de 18 a 65 años que se alojaron en una vivienda vacacional en los tres últimos años (enero 2011 – junio 2014) supuso un impacto económico de más de 6.500 millones de euros en el entorno de las viviendas: gasto en comercios locales, restaurantes, bares, etc.

Entre los principales motivos del viaje están los de disfrutar de la playa (45%) y la naturaleza (33%), seguido de lejos por la visita a ciudades (7%), patrimonio artístico (4%), visitas familiares, deportes, gastronomía y otros motivos, que engloban el 11% restante.

El apartamento es la alternativa de vivienda turística más solicitada por los españoles, y más de la mitad (51%) eligen este tipo de propiedad para disfrutar de sus vacaciones.

Como fuente empleada para la elección del alojamiento, en un 50% se utiliza Internet.

Las recomendaciones de conocidos (20%), de aquellos que repiten vivienda vacacional (15%), y las agencias de viajes tradicionales (10%) son otras fuentes empleadas para elegir la vivienda vacacional.

Respecto a la forma de reserva, el 40% de los encuestados lo hace a través de webs especializadas, el 37% a través del teléfono, de forma personal un 13%, y por correo electrónico, un 10%.

Un dato interesante es que en España son previsores. El 60% reserva su vivienda vacacional con una antelación de entre uno y seis meses siendo la ubicación y el precio, los dos factores fundamentales a la hora de elegirla.

Asimismo del estudio se desprende que los españoles asocian vivienda vacacional con vacaciones con familia o con amigos, para estancias más largas y como opción económica. Por su parte, el hotel se concibe más para viajes en pareja, estancias de fin de semana y en el extranjero, aunque uno de cada diez usuarios eligió una vivienda vacacional para estancias en el extranjero.

Tomado de www.economia.elpais.com

In Lumine Tuo, de Speirs and Major

Tomado de www.iluminet.com

El proyecto In Lumine Tuo desarrollado en la Catedral de Utrecht por Speirs and Major, utiliza la luz como una herramienta narrativa para dotar de vida a la arquitectura

in lumine tuo In Lumine Tuo, de Speirs and Major

El proyecto In Lumine Tuo desarrollado en la Catedral de Utrecht por Speirs and Major, utiliza la luz como una herramienta narrativa que conecta la torre, la catedral y la plaza, dotando a estos elementos de vida y convirtiéndolos en entidades que respiran.

El proyecto ha sido realizado con base a un ajustado presupuesto y bajo la estrecha supervisión de la alcaldía de la ciudad y los inspectores de Patrimonio. “Se trata de un maravilloso proyecto. Discreto, tenaz… que sigue un esquema entretenido” comenta una de los jueces. “¡Absolutamente extraordinario para un edifico sagrado!”.

In Lumine Tuo parte de un plan maestro de todo el distrito. Una idea que evolucionó relacionando la ciudad, el distrito y los edificios como un todo, como si se tratase de un organismo vivo. Dentro de dicho organismo, la emblemática torre de la catedral, la iglesia y la plaza son el cuerpo. Los tres elementos son considerados como miembros importantes de la sociedad, observadores y partícipes de la historia y desarrollo de Utrecht. La iluminación permite que las estructuras cobren vida, respiren, conecten con los demás y se comuniquen  con la gente de la ciudad hablando del pasado y del presente.

 

La iglesia responde a un diseño pasivo y respetuoso basado en la filosofía: “la luz viene de dentro”. La fachada exterior se mantuvo relativamente oscura, permitiendo que la luz brille a través de las vidrieras y las caras internas de los contrafuertes, creando un efecto linterna. En contraste directo con la iluminación sobria de la iglesia, la torre de la catedral es el elemento predominante, dinámico y principal comunicador del conjunto arquitectónico. La iluminación dramática resalta el estilo gótico del edificio y es visible desde muchos puntos de la ciudad.

“Este diseño es un deleite para los ojos ya que celebra la arquitectura de la torre” precisa otro de los jueces del proyecto. La plaza de la catedral es el lugar donde la memoria del pasado se hace más presente. La pared a dos aguas -donde una vez estuvo el extremo oeste de la iglesia- queda resaltada  gracias a la luz que la conecta con el arco de la base de la torre.
in lumine tuo2 In Lumine Tuo, de Speirs and Major
La secuencia de iluminación está programada con la torre del reloj de la catedral. La iglesia, la plaza y la torre comienzan lentamente a “respirar” e iluminarse de forma conjunta, a medida que va oscureciendo. Estableciendo una conexión y creando una conversación entre ellas. El juego de la luz aumenta mientas los recuerdos, representados como ráfagas de luz, ascienden por la torre. La secuencia culmina justo antes del reloj para iluminar con un final dramático los recuerdos que se agrupan en el “cerebro” -la parte superior  de la torre- con varias ráfagas de luz y patrones que se desatan con el repique de las campanas.

Con componentes LED casi en su totalidad, el esquema utilizado en el proyecto es de energía eficiente y de fácil mantenimiento. Los dispositivos de montaje fueron hechos a medida para cada zona, ya que no se permitió perforar la piedra de la fachada. El esquema fue analizado por la comisión de la ciudad y los inspectores de patrimonio que aprobaron con detalle todos los planos antes de la instalación.

¿Por qué algunos insectos van hacia la luz?

Debido a que algunos insectos son atraídos por la luz, éstos mueren al acercarse demasiado a las luminarias

insectos ¿Por qué algunos insectos van hacia la luz?

Es bastante común encontrar a más de un insecto calcinado junto a las lámparas de la casa, un fenómeno bastante lamentable y que no es culpa de los propios insectos. Existen explicaciones científicas que hablan sobre el porqué de esto, algunas señalan que, en parte, es nuestra responsabilidad el que ocurra.

Existe un fenómeno llamado fototaxia, cualidad por la cual algunas células se dirigen hacia la luz. Su efecto contrario, huir de la luz, se conoce como fototaxia negativa o fotosock. Dichas células, cuentan con elementos celulares fotorreceptores capaces de detectar la luz denominados manchas oculares, y son consideradas como los ojos más simples encontradas en la naturaleza. Aunque no todas las especias de insectos tienen células de este tipo, es más común en las nocturnas y en las que vuelan. A pesar de no haber una teoría en concreto, se cree que la atracción natural de los insectos por la luz, es debido a que ésta les brinda cierta orientación, al regular su organización cotidiana.

Las polillas, por ejemplo, son positivamente fototácticas, aunque, de forma natural, la luz que las atrae es la de luna, que ciertas especies de este insecto utilizan como referencia para emigrar debido a que equilibran su trayectoria de vuelo de acuerdo con la rotación de la tierra: incluso algunas investigaciones dan cuenta de un sistema de brújula geomagnética interna, que contribuye a que las polillas vuelen en la dirección correcta. Sin embargo, (aquí está nuestra contribución a su deceso) la luz artificial que utilizamos para iluminar nuestro espacio las desorienta y las “re-dirige”, primero a un sobrevuelo a la luminaria en turno, y después a la muerte. ¿Pero que pasa con las polillas que no emigran, cuentan con el mismo sistema?, como mencionamos en un inicio, no hay aún una teoría sólida que explique la atracción que los insectos sienten por la luz.

control polillas mariposa ¿Por qué algunos insectos van hacia la luz?

Cabe mencionar que las polillas son atraídas principalmente por algunas longitudes de onda, como la ultravioleta. Así, una luz blanca las atrae más que una amarilla. Asimismo, la distancia de la luz ejerce una reacción peculiar en los insectos, ante la luz natural, y debido a su lejanía, llegan de forma equitativa a los ojos de éste, pero cuando la luz (como ocurre con la artificial) es más próximo a uno de los ojos, obliga a los insectos a mover con más frecuencia una de las alas, lo que explica su movimiento circular entorno a la luminaria.

Además, los ojos de la polilla son más sensibles ante una luz más brillante (artificial). Por ejemplo, cuando estamos en una habitación oscura y después nos exponemos a la luz, nuestros ojos tardan en adaptarse; las polillas tardan aún más, de hecho, quedan parcialmente ciegas por cierto tiempo, si consideramos que el motivo de esto es la proximidad que hay entre el insecto y la luminaria, lo más probable es que el desenlace sea la muerte de la polilla.

Otras posibles explicaciones son que las polillas, al querer esconderse de los depredadores, buscan una mejor visión del espacio en que vuelan acercándose de más a la luminaria; o que probablemente sea un caso de identidad equivocada, donde las polillas masculinas confunden el espectro de la luz con las feromonas producidas por las polillas femeninas. Ninguna es exacta, sin embargo, lo único claro es que la luz (la atracción de los insectos por ella) es un aspecto importante en la muerte de los insectos.

Tomado de www.iluminet.com