Regulan ciclo circadiano con LEDs

Presentan nuevas tecnologías de iluminación en la Feria Internacional de Tecnología CES 2014

Artículo escrito por Maury Wright, Editor de LEDs Magazine y Illumination in Focus

El Instituto Politécnico Rensselaer (RPI) junto con el Centro de Investigación en Ingeniería (ERC) presentará en la feria de tecnología CES 2014, que se inaugura el día de hoy en Las Vegas, Nevada, el nuevo sistema de medición de luz personal diseñado para un prototipo de GoogleGlass. El sistema monitoreado mediante una aplicación de Android, ayuda a las personas a equilibrar sus ritmos circadianos con el fin de mejorar su salud, estados de ánimo y productividad. La iluminación de los lentes basada en tecnología LED, tiene el potencial de proporcionar el espectro de luz necesaria para llenar cualquier vacío en la exposición de luz natural que la persona solicite, y así cubrir el adecuado ciclo de sueño y actividad.

La Iluminación dirigida a “temas de salud” se han convertido en un objetivo cada vez más importante para la industria de iluminación, ya que los LEDs ofrecen la capacidad única de emitir un espectro sintonizable. Mark Rea, del Centro de Investigación en Iluminación (LRC) del RPI, señaló en una entrevista reciente, que la pieza faltante del rompecabezas es instalar en el equipo la capacidad de realizar un seguimiento de la exposición de luz que tiene una persona durante todo el día; para ello, tanto el LRC y ERC están trabajando en proyectos separados para construir este sistema de “medición de luz personal”. La versión que se presentará en el presente CES 2014 fue financiado en parte por la Fundación Nacional para la Ciencia en virtud de sus “sistemas inteligentes de iluminación que ven y piensan”.

Estamos muy emocionados por asistir a la Feria International CES 2014, como parte de la agrupación NSF en Eureka Park, ya que ofrece una oportunidad única para aumentar la visibilidad del centro ante los consumidores líderes de hardware y software”, dijo Silvia Mioc, director de la colaboración industrial e innovación del Smart Lighting ERC. “Estamos ansiosos de mostrar a los consumidores un vistazo de lo que serán las próximas aplicaciones de iluminación y las nuevas oportunidades para asociarse con el centro, de modo que juntos podamos hacer de la iluminación inteligente una realidad.”

Esta aplicación diseñada específicamente para instalarse en GoogleGlass, calcula tanto la exposición luz que recibe el monitor como a las señales biométricas de la persona. De esta forma la aplicación de Android muestra constantemente información sobre la salud de la persona, y ajusta automáticamente el color, la intensidad y la dirección de la luz para maximizar su calidad, todo esto esto con el objetivo de equilibrarar los ciclos de sueño y actividad, que al ser regulados con propiedad mejoran el estado de ánimo y la productividad del usuario.

FUENTE: ILUMINET

ELISAVA ofrecerá cursos de iluminación en verano

El curso pretende mostrar la importancia de la luz en cualquier proyecto y el desarrollo de uno con las bases aprendidas

ELISAVA ofrecerá cursos de iluminación en verano

ELISAVA, escuela de diseño en Barcelona, ofrecerá en julio un curso de verano sobre iluminación que lleva por nombre Luz, percepción y espacio, que estará dividido en dos módulos. Entre los objetivos del mismo está conocer la importancia de la luz en cualquier proyecto arquitectónico y la forma en que ésta afecta a la percepción del espacio, también se pretende desarrollar proyectos de iluminación desde la creación del concepto hasta el desarrollo y definición de la realidad.

El curso surge debido al protagonismo cada vez mayor que la iluminación tiene en el mundo del diseño, por lo que tener conocimiento de iluminación resulta importante para poder proyectar con ellos una mayor calidad en el espacio en cualquier obra.

CursoElisavaII ELISAVA ofrecerá cursos de iluminación en veranoSe llevará a cabo durante el mes de julio, del 14 al 18 el módulo I y tendrá una duración de 20 horas y el módulo II será del 21 al 25 con una duración de 25 horas. Está dirigido a arquitectos, interioristas, ingenieros y profesionales relacionados con el diseño.

Será impartido por Xavier Ferrés, arquitecto superior y Master en Tecnología por la Universidad Politécnica de Catalunya; Marià Vallès, consultora en iluminación y cofundadora de Anoche Iluminación Arquitectónica; y Jordi Ballesta, ingeniero en Diseño Industrial, profesor en el Máster de Retail Design y en el Branding, entre otros, los tres son directores del Postgrado en Iluminación en Arquitectónica en ELISAVA.

Para consultar la estructura y el contenido de los dos módulos, ingresa a la página de ELISAVA.

FUENTE: ILUMINET

PROYECTAR LA ILUMINACIÓN ARTIFICIAL

¿Qué tener en cuenta?

¿Y cuáles son los principales aspectos que hay que valorar a la hora de proyectar una instalación? “Los principales aspectos que debemos analizar a la hora de hacer un proyecto lumínico es qué queremos conseguir, conseguirlo y, en la actualidad, ser eficiente”, resume Ricardo Pomatta, Director Técnico de ANFALUM. Más allá de esa síntesis, éstos son algunos puntos relevantes:

Definir el proyecto. “Lo primero que debemos saber es para qué va a ser utilizado el lugar que vamos a iluminar. No es lo mismo iluminar un centro docente que uno comercial. Y dentro de los comerciales, si es de alimentos, ropa o cosméticos. A partir de ahí, decidiremos qué tipo de luminarias debemos disponer y qué tipo de colocación”, señala Pomatta. De igual modo, Latrás indica que “hay que pensar en la luz según el uso del espacio. Ver, mirar o contemplar son necesidades diferentes que demandan diseños de iluminación específicos”. Así pues, recuerda que hay que tener en cuenta “la temperatura de color, los tonos, las distancias a los objetos, el lugar de instalación de la luminaria…”. Asimismo, Masbernat incide en que “un correcto análisis de las consideraciones ambientales, arquitecturales y psicológicas del ambiente objeto de estudio es fundamental para desarrollar una correcta solución”

Consumo, calidad y flexibilidad. “La relación entre el consumo y la buena calidad de la luz es uno de los principales factores. La mejor iluminación no es la mayor iluminación. Es la que consigue el mejor resultado con el menor consumo”, puntualiza el CEO de Arkoslight. Y desde Havells- Sylvania se destaca que “un buen diseño de iluminación debe favorecer la calidad y flexibilidad de la luz, no sólo la cantidad de luz. El desarrollo de un proyecto de calidad requiere un estudio previo de unos aspectos básicos como criterios de confort visual, cantidad de luz necesaria, tiempo y frecuencia de encendidos y criterios de eficiencia energética. Además, las instalaciones de iluminación deben cumplir los parámetros de eficiencia energética regulados mediante la normativa específica”.

Integración con el entorno. Masdeu recuerda que se debe considerar “la distribución del mobiliario y la decoración. El arquitecto, ‘lighting designer’ e interiorista deberían trabajar en equipo para garantizar que todos los objetos, zonas de paso…, queden debidamente iluminados. Un objeto o mueble mal iluminado puede parecer feo, por muy bonito que sea”.

Elementos complementarios. “Para lograr una iluminación eficiente, además de usar lámparas de alta eficiencia y luminarias de alto rendimiento, es muy importante aprovechar todas las posibilidades que nos ofrece la tecnología actual, en cuanto a interruptores y reguladores manuales o automáticos, con la finalidad de ahorrar energía y disminuir los costes”, reseña Havells-Sylvania.

¿Y qué evitar?

Una buena instalación se caracteriza por no incurrir en ciertos errores. A continuación, se señalan algunos de los fallos más frecuentes a la hora de plantear y ejecutar un proyecto de iluminación:

No contar con profesionales. El Director Técnico de ANFALUM considera que “el error más común es no encargar el proyecto a auténticos especialistas, que van siempre a buscar la calidad lumínica y más económica, por encima no sólo de sacar un beneficio económico, como los ocasionistas que están apareciendo en el mercado”.

Mala planificación. El Departamento de Comunicación de Havells-Sylvania hace hincapié en que uno de los fallos más recurrentes es “no desarrollar una adecuada planificación de lo que se va a realizar y pensar en las fuentes de luz al final de la obra o del proyecto”.

No valorar la calidad. “Los compradores y usuarios no dan suficiente importancia a la calidad de la luz ni al diseño y durabilidad de la luminaria. En estos días parece como si primara la eficiencia energética y el coste del producto a cualquier precio, independientemente de la calidad”, apunta la Directora de Marketing de Estiluz. Así, considera que es un error “utilizar una luminaria ‘low cost’, de durabilidad dudosa y rendimiento inferior”. Igualmente, Havells-Sylvania opina que “la elección de una fuente de luz o de una luminaria inadecuada y la mala calidad de los productos a instalar influyen negativamente en el resultado final”. Y el Director Técnico de iGuzzini apunta que “los errores más graves proceden de considerar la iluminación como una secuencia de puntos de luz que tienen un precio y un descuento”.

No prever bien los puntos de luz. Masdeu señala que en algunos casos no se prevén los puntos de luz necesarios, “lo que resulta en una iluminación muy pobre o mal distribuida”.

Iluminar por iluminar. La Responsable de Estiluz afirma que “una luminaria no es una mera fuente de luz. Si escogemos bien, se convierte en un objeto decorativo que establece una relación sinérgica con el espacio arquitectónico. Frecuentemente, se olvida la capacidad decorativa de una luminaria, que no deja de ser una escultura que nos proporcionará luz. Muchas veces pasa a ser un objeto secundario, del cual nos acordamos a última hora, y para el que apenas nos queda presupuesto. Con esta actitud, dejamos escapar un universo de posibilidades, de ambientes, de sensaciones…”.

Sobreiluminar. “Algunas veces quedamos sorprendidos de las peticiones de nuestros clientes en cuanto a la cantidad lumínica deseada para un producto. Un ejemplo es la lectura. Tan malo es tener poca luz como demasiada”, apunta la Responsable de Estiluz.

Calidad y eficiencia

De nada sirve que los arquitectos, decoradores y demás actores entiendan el valor de una buena iluminación, si esto no se ve acompañado por el esfuerzo de los fabricantes. Por eso, los productores de producto no dejan de investigar para evolucionar el producto y traer innovaciones que satisfagan todas las necesidades. Éstas son las novedades que están viniendo de la mano de los proveedores:

Más eficientes. Beatriz Fernández Gallardo, Responsable de Marketing y Comunicación de
Megaled, destaca el desarrollo de soluciones en las que se apuesta por “la mejora de eficiencia de las bombillas o lámparas LED. Es decir, productos con potencias inferiores y más lúmenes, lo que implica una reducción significativa del consumo energético y una calidad cada vez mayor”. En la misma línea, Masbernat señala que “la tecnología LED está irrumpiendo de forma imparable en todos los sectores. El desarrollo de la misma en valores de eficiencia energética, calidad de la luz y vida comportará su consolidación en un escenario a medio plazo”.

Temperatura de color. La Responsable deMegaled también se detiene en las “mejorassignificativas en la temperatura de color de las
lámparas LED”. Así, precisa que “las primeras bombillas LED emitían una luz muy fría. Los avances han permitido alcanzar temperaturas de color que se asemejan a las bombillas convencionales pero con las importantes ventajas derivadas de la tecnología LED”.

Lámparas retrofit. Son una de las novedades más apreciadas en los últimos años. Se trata de lámparas prácticamente iguales a las de incandescencia convencionales o halógenas, pero incorporando tecnología LED. De esta forma, consumen mucho menos y tienen una vida útil superior a aquellas. Todo ello con un equivalente real en cuanto a lúmenes y ángulos de apertura de haz, como especifica Havells-Sylvania. En cualquier caso, el Director Técnico de ANFALUM advierte acerca del mal uso de estos productos. “Se trata de vaciar una luminaria preparada para otra tecnología que no es el LED y disponer en ella un equipo LED. No estamos en contra del retrofit, sino de realizarlo sin después hacerlo pasar por los ensayos necesarios para saber si esa luminaria cumple o no con la normativa que le afecta y, por ello, disponer del marcado CE. Cuando se realiza la modificación de una luminaria, el antiguo fabricante de ésta deja de tener responsabilidad y el nuevo fabricante es aquel que haya realizado la modificación. Por tanto, el marcado CE será responsabilidad de éste último”, explica.

Sistemas de control. Estos sistemas permiten adaptar la configuración lumínica en función de determinados parámetros prefijados, bien sea mediante temporización o la complementariedad de elementos de detección. “Son sistemas referidos al control inteligente de la iluminación. Permiten la regulación de la luminosidad, la creación del ambiente deseado y son capaces de detectar la presencia. Su principal ventaja es la consecución de la máxima eficiencia a través de una variedad de formas de control de la iluminación”, explica Fernández Gallardo. Así pues, desde el Departamento de Comunicación de Havells-Sylvania se especifica que “las empresas se enfrentan actualmente a tres retos fundamentales, donde los sistemas de control participan activamente: reducción de carbono, ahorro de costes y cumplimiento de la legislación vigente. El hecho de dejar encendidas las luces en los espacios vacíos o debidamente iluminados por la luz natural puede llegar a costar a la empresa una gran cantidad de dinero. Por ello, la instalación de sensores de luz y presencia ayuda a reducir los costes de energía hasta en un 60%. Y la próxima legislación especifica sobre este tema, refuerza este aspecto y, por ello, creemos que es el momento de incluir este tipo de productos en todos los sistemas de iluminación”. Para ampliar información, consultar el cuadro ‘Sistemas de control e interruptores’.
También diseño. Además de estas innovaciones técnicas, los fabricantes también prestan una atención especial al diseño. Según la Responsable de Marketing y Comunicación de Megaled, “las últimas tendencias se basan en productos menos recargados, con un menor tamaño y acabados minimalistas”. Y desde Havells- Sylvania se apuntan “dos tendencias, una simplificadora, de líneas sencillas y simétricas; y otra con un diseño más orgánico. La primera busca sencillez y se centra en el efecto de la luminaria sobre el ambiente o el objeto a iluminar. La segunda busca la integración en el propio ambiente, utilizando tanto la luminaria como la luz que ésta emite como parte activa de la decoración”. Por su parte, Masdeu destaca varias vertientes. Por un lado, se detiene en “todo lo que es escultural, pero no extremadamente decorativo ni extravagante”. Pero también “las líneas sobrias, el ‘look’ intemporal, duradero…”. Además, remarca “una tendencia clara de formas y colores naturales” e incide en que “los LED permiten diseños muy minimalistas que antes eran prácticamente imposibles”. Así pues, el LED también pasa a primer plano en este campo. “La primera de las tendencias es la tecnología LED, que está ocupando un espacio importante dentro de la iluminación de acento o señalización, tanto en interior como en exterior”, señala el Director Técnico de iGuzzini.

Sostenibilidad. “Cada día, más empresas tienen muy claro que un buen diseño de iluminación debe ser eficiente desde el punto de vista de consumo energético. Pero con esto no basta para ser sostenible. La mayoría de los fabricantes no tienen en cuenta cómo se fabrica el producto y qué materiales se utilizan, cómo se obtiene la energía, qué durabilidad tendrá ese producto eficiente, si es de baja calidad… Algunas empresas están empezando a pensar en estos temas, pero muy pocas lo hacen por convicción y muchas son las que lo utilizan meramente como estrategia de marketing”, afirma la Responsable de Estiluz.

Fuente: PROMATERIALES.

La figura del ‘lighting designer’


Como se apunta desde Havells-Sylvania, “el diseño óptimo de una instalación de iluminación requiere, además de una adecuada elección del tipo de luz a emplear, ciertos conocimientos técnicos, una actualización frecuente de los mismos y experiencia en el sector“. Por eso, una buena instalación requiere la especialización precisa para que el resultado sea plenamente satisfactorio. Poco a poco, los diferentes actores implicados se van dando cuenta de la relevancia que tiene la iluminación en los proyectos y ponen los medios necesarios para conseguir sus objetivos. “Los prescriptores son conscientes de la importancia de la iluminación. La cuestión estriba en cómo interpretan esa importancia según el tipo de proyecto en el que están trabajando. No obstante, cada vez son más los que, para proyectos de cierto nivel, recurren ya no sólo a los expertos dentro de los fabricantes, sino a los ‘lighting designers’ independientes, a sabiendas de que en la mayoría de los casos la iluminación puede llegar a ser la guinda que acabe por adornar toda la tarta”, se indica desde Havells-Sylvania.
El CEO de Arkoslight también opina que hay una mayor consideración por el tratamiento de la iluminación, aunque lamenta que “todavía existe un nivel de relevancia de la iluminación en los proyectos de arquitectura, de diseño de interiores, etc., que no es el que todos los actores del sector deseamos”. Asimismo, afirma que “luxes, lúmenes, candelas, eficiencias, LDT y consumos son conceptos que deben contemplarse como un ‘sine qua non’ a incluir en todos los proyectos de arquitectura. La cultura de la luz y del ‘lighting design’ debe todavía desarrollarse más. Contar con un ‘lighting designer’ es un valor imprescindible para un arquitecto que contemple la iluminación, de manera holística e integrada, junto al resto de elementos de un buen proyecto arquitectónico”. Igualmente, el Director Técnico de iGuzzini reconoce que “el nivel de consciencia en torno a la importancia de la luz es significativo y día a día cobra una mayor relevancia el nivel alcanzado y la actividad desarrollada por los fabricantes. Y la presencia cada vez más significativa del diseñador de iluminación ha contribuido a ello”.
En este mismo sentido, la Directora de Marketing de Estiluz señala que “en los últimos años, la figura del ‘lighting designer’ ha cobrado peso y, afortunadamente, los arquitectos han empezado a asesorarse en cómo iluminar sus espacios en grandes proyectos”. No obstante, remarca que “depende del presupuesto y del interés del propietario, ya que los proyectos a pequeña escala generalmente se diseñan sin tener demasiado en cuenta los puntos de luz ni la instalación eléctrica, obligando a hacerlo a posteriori y obteniendo un resultado bastante malo a la hora de iluminar”. Por otra parte, incide en que “la crisis también ha hecho mucho daño, ya que la iluminación y el trabajo del ‘lighting designer’ han sido los primeros afectador en el recorte de gastos”.
En definitiva, Masdeu considera que “la figura del arquitecto, proyectista y decorador han evolucionado mucho y están cada vez más profesionalizados por lo que se refiere a la selección de la iluminación. Pero el constructor y el propietario o comprador todavía no la valoran y sustituyen las luminarias escogidas por los profesionales siguiendo criterios estrictamente económicos.

Fuente: PROMATERIALES.

Lámparas LED: nueva normativa

Entra en vigor una nueva normativa sobre bombillas, que por fin incluye a las lámparas LED. Este Reglamento europeo establece los requisitos que deben cumplir para garantizar su eficiencia: para la OCU se trata de una norma demasiado permisiva.

No te equivoques al escoger tus bombilllas. Consulta el

Comparador de bombillas

La aprobación en 2009 del Reglamento de ecodiseño para bombillas supuso un importante cambio: desde septiembre de 2012 ya no se fabrican bombillas incandescentes, y se establecen cómo deben ser las lámparas halógenas y las fluorescentes compactas. Sin embargo, presentaba carencias: no se aludía a las luces focalizables, ni se especificaba nada sobre las bombillas LED, .

Un nueva normativa, que entra en vigor el 1 de septiembre, viene a paliar esa falta. Entre otros aspectos, recoge los requisitos mínimos que debe cumplir una lámpara LED.

Así debe ser una bombilla LED

Su tiempo de encendido tiene que ser inferior a 0,5 segundos.

En menos de 2 segundos debe alcanzar el 95% del flujo luminoso (es su tiempo de calentamiento).

Deben aguantar un número de ciclos de apagado y encendido (ciclos de conmutación) determinado, que la norma cifra en la mitad la vida declarada en la lámpara (que viene expresada en horas) con un límite de 15.000 ciclos: si una lámpara afirma que dura 20.000 horas, debe aguantar 10.000 ciclos. Pero si la bombilla anuncia que dura 50.000 horas, debe aguantar sólo 15.000 ciclos

Además de estos, a partir del 1 de marzo de 2014 entrarán en vigor dos nuevos requisitos de las LED:

Factor de supervivencia de la lámpara: especifica que, en 6.000 horas, más del 90% de las lámparas probadas deben todavía permanecer encendidas. Los fabricantes ensayan 20 lámparas, lo que significa que 2 de ellas podrían fallar la prueba.

Factor de mantenimiento de la luminosidad. Especifica que la relación entre el flujo luminoso alcanzado en 6.000 horas y el flujo luminoso al principio del test debe ser superior a 80%. Si tomamos en cuenta los resultados de nuestros test, dónde probamos 46 bombillas LED, ningún modelo falla en este aspecto.

La OCU opina

Desde la OCU nos alegramos de la entrada en vigor de este nuevo reglamento, pero a nuestro juicio los requisitos son demasiado permisivos. Por ejemplo, fallos en la prueba de supervivencia son inadmisibles, especialmente en bombillas LED, pues su rentabilidad está muy vinculada a su duración, y además suelen declarar largas vidas útiles (hasta 30.000 horas de uso): un 90% nos parace un límite permisivo.

Nuestros análisis revelan que aspectos como el tiempo de calentamiento, los ciclos de conmutación o el mantenimiento de luminosidad no causarán problemas.

Y en cuanto a las horas de encendido que efectivamente resisten, hemos decidido comprobarlo en condiciones reales: estamos sometiendo las LED a una prueba de durabilidad extendida, donde se dejan funcionar hasta que se rompen o hasta que se alcance la vida declarada por el fabricante.

Fuente: OCU