EL CAMBIO DE LÁMPARAS FLUORESCENTES POR LUCES LED AHORRARÍA 8.700 TONELADAS DE RESIDUOS

El alumbrado fluorescente de nuestro país produce al año 8.700 toneladas de residuos y el mercurio presente en dichas lámparas es capaz de contaminar todo el agua potable presente en España. Así de categórica se presenta la realidad, según el informe presentado por la Asociación Española para el Reciclaje de Lámparas, Ambilamp.

Asimismo, según expresa la organización ecologista Greenpeaces, cada lámpara fluorescentes contienen 200 miligramos de mercurio, dosis necesaria para que sólo una bombilla pueda contaminar toda el agua de una piscina.

Esta realidad acompañada con la reciente preocupación por el calentamiento global, ha llevado a que la Comisión de la Energía Europea se haya propuesto para el periodo 2010 -2015 una sustitución progresiva, por parte de la mayoría de los países comunitarios, de las lámparas incandescentes por Iluminación Led o por bombillas de bajo consumo, ya que gastan menos electricidad (un 70% menos en el caso de las Led), duran mucho más que las convencionales y, por lo tanto, permiten un mayor ahorro económico y con ello tienen menor impacto medioambiental.

En España, diversos responsables institucionales han anunciado medidas para llevar a cabo esta transición. Por un lado, la Comisión de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino del Congreso ha aprobado reemplazar las bombillas poco eficientes antes de tres años. De esta manera, los hogares españoles tendrían que sustituir unos 217 millones de bombillas en dicho plazo. Como medida de apoyo, el Plan de Ahorro Energético del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio prevé repartir 49 millones de bombillas de bajo consumo, de manera que cada hogar obtenga una en 2009 y otra en 2010.

Las bombillas incandescentes están compuesta por vidrio y metales que aunque pueden recuperarse y aprovecharse de nuevo, conllevan un costoso proceso logístico de reciclaje. Además, en el caso de las fluorescentes llevan mercurio, metal pesado altamente contaminante que puede trasladarse a grandes distancias una vez que es emitido a la atmósfera, y más aún, al asentarse en medios acuáticos se transforma en una toxina: el metilmercurio. Este potente elemento contaminante se asienta en peces y otros animales, y luego en los humanos al pasar a formar parte de su dieta.

Fuente: EnergyLED

MEDIDAS DE AHORRO EN COMUNIDADES.

Apriete el cinturón’ a su edificio

Con la crisis en auge, cualquier euro cuenta y un edificio es todo un filón de ahorro para la comunidad de propietarios. Sobre todo, desde el punto de vista energético -detrás del 60% de los gastos totales de un inmueble (consejería y vigilancia no incluidas) están la electricidad y el combustible-. Según Manuela Julia Martínez, ex vocal del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid, basta con aplicar unas sencillas técnicas para reducir este elevado porcentaje y ahorrar significativamente en la factura energética.

Martínez aboga por ‘apretar el cinturón’ del consumo energético a los bloques de viviendas, principalmente, por dos vías: a través de combustibles alternativos y a través de una iluminación eficiente. En primer lugar, en su opinión, “debería pasarse página al gas, gasóleo y fueloil en calderas comunitarias e impulsar el uso de la biomasa”; y, en segundo lugar, “apostar por lámparas de led”. “Ya hay varias empresas que financian la sustitución de las bombillas tradicionales por luces led a cargo del ahorro que se consigue con estas últimas”, recuerda Martínez.

La candidata a la Presidencia del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid el próximo 15 de marzo justifica sus medidas con números. “El poder calorífico de un litro de gasóleo, que cuesta 90 céntimos, es el mismo que aportan 2,2 kg. de biomasa, cuyo precio es de 40 céntimos”, afirma. En cuanto a la electricidad, Martínez señala que una lámpara ledconsume 10 veces menos que una incandescente y tiene una vida útil muy superior. Además, aboga por la instalación de sensores de movimiento en las zonas comunes, que implementan aún más este ahorro de electricidad.

Para plasmar estas iniciativas, Martínez destaca el papel del administrador de fincas para “asesorar, promover e informar”. “El administrador, al estudiar las cuentas de la finca, detecta los gastos y propone las medidas a la junta directiva, que es el órgano que tiene que aplicarlas. En caso de recibir el visto bueno de los propietarios, el administrador es el responsable de llevar a buen término lo acordado”, apunta.

‘Los propietarios están acostumbrados a cuotas mensuales y rechazan todo lo que suponga un aumento’

Esta administradora de fincas reconoce que la principal traba que existe a la hora de poner en marcha estas medidas de ahorro energético es “el desembolso económico”. “La gente aún no está suficientemente concienciada y ve estos cambios como un gasto innecesario. Los propietarios están acostumbrados a unas cuotas mensuales y todo lo que suponga un incremento provoca un rechazo inicial. Los administradores estamos trabajando para cambiar esta mentalidad”, explica.

Para Martínez, la clave está en hacer ver a los dueños de los pisos que las inversiones que realizan “se traducen en ahorro de por vida” y que el periodo de retorno de este desembolso “es de entre dos y cuatro años”. Pone de ejemplo la transformación de una caldera de gas o de gasoil en una de biomasa. “El coste de esta instalación en un bloque de 47 vecinos -gasto anual de 42.000 euros anuales- ronda los 20.000 o 22.000 euros, por lo que la inversión se amortizaría en un año aproximadamente”.

Las administraciones públicas ofrecen líneas de ayudas para financiar proyectos de eficiencia energética

Esta profesional va incluso más allá. “Hay posibilidad de acceder a estas instalaciones sin gastar nada o una mínima parte”. Apunta que las administraciones públicas ofrecen diferentes líneas de ayudas para financiar proyectos de eficiencia energética. Una tramitación que suelen realizar también los administradores de fincas. En este sentido, por ejemplo, en la región de Madrid indica que de los 100 euros que vale un detector de presencia, 60 están subvencionados por la comunidad.

Además del ahorro energético y económico que suponen estas actuaciones, Martínez dice que responden a las directivas europeas. “Se tiende hacia la creación ya no de edificios de consumo muy bajo, sino de consumo cero, autosuficientes. La tecnología para alcanzar esta meta existe y ya sólo falta comprometerse”. Martínez prevé que en un futuro próximo este aspecto repercuta de manera importante en el precio del inmueble. Ve en esta eficiencia un valor añadido casi obligatorio ya que las Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE) reflejarán obligatoriamente la calificación energética de los edificios en su informe.

FUENTE: elmundo.es

Control inteligente de iluminación LED

Los controladores de señal digital añaden control inteligente y comunicación a la iluminación LED, como explica Charlie Ice de Microchip Technology Inc.

La iluminación LED está transformando la forma de utilizar la iluminación y abre nuevas oportunidades a los diseñadores para añadir control inteligente y mezclas de colores a los elementos de iluminación.

Los controladores de señal digital (digital signal controllers, DSC) pueden impulsar la innovación en aplicaciones que van desde los faros delanteros y traseros del automóvil a los espectáculos más modernos con una iluminación que pueden transformar un edificio público en una obra de arte.

La combinación única de eficiencia, capacidad de atenuación y larga vida operativa permite que los LED consigan elementos de iluminación que cambien de color, más eficientes, económicos y accesibles. La incorporación de un DSC permite un control eficiente de los LED y un control preciso del color, así como la comunicación con el mundo exterior.

Todas estas características dan al diseñador la libertad para desarrollar elementos de iluminación LED muy diferenciados de próxima generación.

Mayor brillo y mayor complejidad

Los LED indicadores de bajo consumo forman parte de numerosos productos y muchos ingenieros conocen bien su sencillo diseño. Todo lo que necesitan es una fuente de tensión y una resistencia en serie del valor adecuado para mantener la corriente del LED por debajo de un nivel que suele ser de menos de 5 mA. La conexión a la patilla GPIO en un microcontrolador proporciona al diseñador la capacidad de conseguir que el LED parpadee. No obstante, la sencillez del diseño con LED se hace bastante más compleja cuando se conectan en cadena LED de alto brillo y alta corriente con una corriente directa superior a 350 mA. En este caso el diseñador se enfrenta al reto de controlar la corriente pese a los cambios de temperatura y al extremo calor generado por los propios LED.

Control de corriente inteligente

Los LED de alto brillo necesitan mantener una corriente constante relativamente elevada para mantener el brillo y el color. La Figura 1 demuestra cómo el flujo luminoso del LED es proporcional a la corriente directa (IF) que atraviesa el LED. Por tanto, una corriente directa constante es fundamental para lograr la consistencia del color y la luz generada.

Si se emplea una simple resistencia en serie con el LED, la corriente directa viene determinada por la siguiente ecuación:

(IF = (VSource-VF)/R)

A medida que varía la tensión de la fuente (VSource) cambia la corriente directa, lo cual produce variaciones en la cantidad de luz que emite el LED. Por tanto, el LED debe estar conectado a una fuente de alimentación que regule activamente la corriente directa.

Control de temperatura

Por regla general, la tensión directa (VF) del LED aumentará cuando aumente la temperatura, incluso si la corriente directa es constante y está regulada. La Figura 2 muestra la variación de una corriente directa regulada de forma incorrecta en función de la tensión directa del LED, y demuestra por qué es más importante controlar la corriente directa que atraviesa el LED que el control de la tensión directa. Los LED de alta potencia generan mucho calor, lo cual puede disminuir notablemente su vida operativa y puede provocar fallos prematuros. El control activo de la corriente directa del LED permite determinar que el nivel de disipación de calor para cada diseño, en función de la corriente directa deseada y de la tensión directa estimada. El uso de sensores de temperatura también proporciona la opción de monitorizar posibles situaciones de sobretemperatura.

Control preciso del color

El hecho de que los LED puedan cambiar la luz que generan de forma casi instantánea hace que resulten ideales para elementos de iluminación que necesiten cambiar rápidamente de color. Se puede colocar una cadena de LED rojos, verdes y azules para crear cualquier color, simplemente ajustando el brillo de cada LED. Un método consiste, simplemente, en aumentar o reducir la corriente directa de cada LED. El problema en este caso es que al cambiar la tensión directa no solo cambia el brillo sino que también cambia ligeramente el color del LED, lo cual supone un problema en aplicaciones que exijan un color preciso. Una alternativa consiste en utilizar una corriente pulsada que proporciona el mismo efecto de atenuación sin que se perciba el cambio de color. La Figura 3 muestra una línea roja de puntos que representa la corriente pulsada media que crea el cambio de brillo, mientras se mantiene una corriente constante a través del LED para que el color percibido no varíe.

Control digital de atenuación

El uso de un DSC simplifica enormemente la atenuación mediante la técnica de corriente pulsada. Los módulos PWM avanzados que incorporan muchos DSC se pueden utilizar para generar señales PWM que pueden utilizarse para controlar la etapa de potencia del LED. Estos módulos PWM ofrecen entradas de control que pueden desconectar de forma rápida y precisa las salidas PWM, lo cual permite controlar la corriente en el LED para atenuarlo. El nivel de atenuación se determina mediante un número entre cero y un valor que representa el máximo brillo. Para ajustar el LED a un 50% de su brillo, un contador contaría de cero a 255 y el dispararía el módulo PWM cuando llegara a 128. Entonces se desconecta la salida PWM para eliminar la corriente del LED. Cuando el contador alcanza su máximo valor de 255, se pone a nuevo a 0 y se vuelve a activar el PWM. El proceso se repite para crear la corriente pulsada que se necesita para atenuar el LED, como muestra la Figura 4. Generalmente se utiliza una frecuencia superior a 400 Hz para asegurar que la frecuencia de atenuación sea lo suficientemente rápida como para evitar que el ojo humano pueda distinguir el parpadeo del LED.

Control digital de LED

Además del control de atenuación, un DSC puede proporcionar una fuente de alimentación activa para controlar la corriente directa que alimenta un LED de alto brillo. Se pueden utilizar topologías de fuentes de alimentación conmutadas de tipo reductor o elevador para alimentar los LED y ambos pueden aprovechar la inteligencia del DSC.

Se utiliza una topología reductora cuando la tensión directa del LED o cadena de LED es inferior a la tensión de la fuente. En esta topología, mostrada en la Figura 5, el PWM controla el interruptor (Q) y la tensión en la resistencia de sensado (Rsns) corresponde a la corriente directa del LED cuando se cierra el interruptor (Q). El comparador del DSC se emplea para comparar la tensión en la resistencia (Rsns) respecto a una referencia interna configurable que es proporcional a la corriente directa del LED. Si la tensión detectada es superior a la referencia interna, el comparador analógico deshabilita el interruptor que abre el PWM (Q), lo cual hace que el inductor (L) descargue su corriente almacenada a través del diodo (D) y el LED. Al iniciarse el siguiente período de PWM, se cierra el interruptor (Q) y el proceso comienza de nuevo.

Las funciones avanzadas del DSC permiten que este método regule activamente la corriente directa que atraviesa el LED sin recurrir a la CPU.

Se utiliza una topología elevadora cuando la tensión directa del LED o cadena de LED es superior a la tensión de la fuente, como muestra la Figura 6. Al igual que en la topología reductora, el PWM controla el interruptor (Q) y la corriente directa se monitoriza mediante una resistencia de sensado (Rsns). El módulo convertidor A/D del DSC muestrea la tensión en la resistencia de sensado, que corresponde a la corriente directa del LED. A continuación un bucle de control PI (Proporcional Integral) utiliza este valor, ejecutado por software en el DSC, para ajustar el ciclo de trabajo del interruptor (Q) dependiendo de la lectura del convertidor A/D y de un valor de referencia de software correspondiente a la corriente requerida. Al implementar el bucle de control PI mediante software el DSC proporciona la flexibilidad necesaria para una amplia variedad de métodos del bucle de control. Al minimizar el uso de la CPU para el bucle de control PI el DSC puede controlar múltiples cadenas de LED y aún queda margen para otras funciones adicionales.

Comunicación digital

Un DSC tiene la suficiente capacidad de proceso para controlar de forma inteligente el elemento de iluminación LED y también permite implementar un protocolo de comunicaciones sin necesidad de un dispositivo de comunicación y control por separado.

Por ejemplo, el protocolo de control de iluminación DMX512 emplea un estándar de comunicación unidireccional, a través de un maestro y múltiples esclavos, para enviar instrucciones a elementos de iluminación individuales a una velocidad de 512 bytes de datos por paquete y con direccionamiento individual a cada dispositivo o nodo. El proceso de alta velocidad permite a un DSP ejecutar el bucle de control rápido, como el controlador PI para el convertidor elevador, como prioridad principal, mientras ejecuta el protocolo de comunicación, como el DMX512, en segundo plano.

Dado que la comunicación se implementa mediante software, no se limita a un solo protocolo sino que permite controlar el elemento de iluminación con cualquier técnica de comunicación.

Acortamiento de la curva de aprendizaje

Al igual que cualquier nueva tecnología, el control digital de LED presenta a los diseñadores una acentuada curva de aprendizaje que se puede agilizar mediante kits de iluminación LED con control digital, diseños de referencia y notas de aplicación.

Entre éstos se encuentran habitualmente los códigos gratuitos y la documentación de hardware y, también pueden ofrecer etapas de alimentación intercambiables para las diferentes topologías. Por ejemplo, el DM330014 LED Lighting Development Kit (Kit de Desarrollo de Iluminación LED) de Microchip ofrece tarjetas hija para control de LED que permiten a los diseñadores implementar múltiples etapas de control en la misma placa.

La elevada eficiencia y la capacidad de atenuación instantánea de los LED harán que esta tecnología continúe impulsando la innovación en la mezcla de colores y otras aplicaciones de iluminación.

Al añadir el control inteligente y la comunicación que aporta un DSC, los diseñadores pueden incorporar a los elementos de iluminación LED unas características avanzadas y una funcionalidad que pueden aportar elevados niveles de diferenciación y un considerable factor de éxito en aplicaciones de iluminación.

Tomado de www.redeweb.com

FELICES FIESTAS CON NUESTRO NUEVO CATÁLOGO

Para este fin de año, regalamos esta edición de nuestro nuevo catálogo, donde recopilamos 6 años de una impecable experiencia en el sector de la iluminación basada en la tecnología LED. Aquí podrá comprobar la gran capacidad y fiabilidad de esta tecnología aplicada en productos de alta gama que se suministran e instalan con un servicio a su altura.

Gracias a clientes y proveedores por la colaboración a lo largo de estos años.

Esperamos que el 2014 sea un año lleno de éxito para todos.

FELICES FIESTAS!!