Construir sin espantar a los pájaros

Tomado de www.elpais.com

En una reserva natural de Darién (Panamá), un alojamiento permanente recurre al ingenio de la arquitectura temporal y toma prestada la ligereza de las aves de paso para conseguir el mínimo impacto en el paisaje.

 

Albergue en Derién (Panamá)
Albergue en Darién (Panamá) FERNANDO ALDA

La provincia de Darién, en el extremo oriental de Panamá, es una de las áreas menos exploradas y con mayor diversidad de aves del América Central. Dos jóvenes arquitectos, Diego J. Cambefort y Diana V. Bernal (ambos panameños, nacidos en 1981) han proyectado allí un albergue paradójico que trata de asentarse pero se comporta con la cautela de quien está de paso. Buscando causar el mínimo impacto en el lugar donde los huéspedes llegan para dedicarse al avistamiento de aves, ese Eco-Lodge –perteneciente al grupo Familia Canopy– está construido con materiales ligeros –estructuras metálicas, chapa corrugada y telas tensadas- para dar cobijo a quienes llegan hasta ese extremo oriental del país buscando descubrir a los más de 480 tipos de aves catalogados en la provincia.

La construcción, desgajada en partes para minimizar el impacto en el suelo y para aprovechar la vegetación existente como refuerzo de la arquitectura -para producir sombras y fomentar la intimidad- cuenta con 280 metros cuadrados cerrados que se multiplican por tres -745 metros cuadrados- en los espacios exteriores levantados: porches, terrazas, miradores y verandas- que aíslan a los huéspedes del suelo y que, sin embargo, los acercan simultáneamente el paisaje.

Construir sin espantar a los pájaros
FERNANDO ALDA

Visitar sin molestar, aprender a convivir con la vegetación y disfrutar del paisaje sin violentarlo ni transformarlo es la lección que se obtiene de una arquitectura sencilla que tiene la humildad, y la inteligencia, de escuchar y atender más al lugar y a la razón que a las preconcepciones. El resultado es un alojamiento integrado en la selva, una isla de comodidad que apenas molesta al lugar.

Construir sin espantar a los pájaros
FERNANDO ALDA
Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis

Joaquín Jamaica y la iluminación como complemento de la arquitectura

Tomado de www.iluminet.com

Por Blanca Robleda

Joaquín Jamaica está convencido de que la iluminación es parte integral de la arquitectura, no juega un papel protagónico. “Lo más relevante es el espacio… Si no ves las fuentes de luz, es mejor”. Él lo sabe bien pues, aunque se graduó como ingeniero arquitecto por el Instituto Politécnico Nacional, se interesó en el diseño de iluminación al darse cuenta de las pocas opciones lumínicas que existían cuando trabajaba en la construcción de escuelas para su alma máter, en los años 70. Así inició su inquietud por conocer más sobre la que se volvió su segunda especialidad.

Jamaica nació en Celaya, Guanajuato, en una familia grande. Tener muchos hijos hizo que su padre construyera una casa más amplia a la que tenían. A Jamaica le interesó la obra y cada día, al salir de la secundaria, iba para ayudar a pegar tabiques, a preparar el yeso y a montar cimbras: “Lo que me intrigaba era por qué se hacían las cosas de la manera en la que se hacían”.

Con el tiempo, tuvo la oportunidad de vivir en el Distrito Federal y estudiar en la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA) del IPN, donde el plan de estudios estaba inspirado en los conceptos racionalistas de la Bauhuas. “Esa parte del racionalismo, del funcionalismo me impactó mucho. Me marcó esa formación”, comenta. En la ESIA, los estudios de arquitectura ya ponían énfasis en la parte tecnológica para diferenciarse del programa tradicional que se impartía en la Academia de San Carlos, escuela perteneciente a la UNAM. Él, entonces, se recibió de ingeniero arquitecto.

Diseño arquitectónico y de iluminación

Jamaica trabajó para el Patronato de Obras, cuando Reinaldo Pérez Rayón, seguidor del funcionalismo, era su director. El organismo se encargaba de construir la escuelas del IPN y, al participar en su construcción notó que las propuestas lumínicas eran limitadas. “Eran casi sólo ingenieros electricistas quienes hacían iluminación como un elemento, era una solución muy básica”, explica. “Era fluorescencia, algunas incandescentes, vapor de mercurio, era lo que había en los años 70”. 

Empezó a buscar información relacionada con la iluminación que lo llevó, entre otras cosas, a asistir a cursos en la Facultad de Ingeniería.

Mientras investigaba sobre opciones lumínicas, daba clases de diseño en la ESIA, continuaba diseñando escuelas y proyectando casas de manera independiente. Poco a poco fue aplicando sus conocimientos sobre iluminación y uno de sus primeros proyectos en este campo fue el despacho del secretario general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado. Al ver lo que hacía con la luz, sus amigos arquitectos comenzaron a pedirle su apoyo en lo que tenía que ver con soluciones lumínicas. Esta actividad lo absorbió cada vez más y la construcción de edificios pasó a un segundo plano: “Trabajé haciendo diseño arquitectónico y supervisión arquitectónica 22 años… traslapados con el diseño de iluminación”.

El papel del diseñador de iluminación

Si bien existen arquitectos que tienen conocimientos sobre esta especialidad y logran hacer buenos trabajos, otros no obtienen los mejores resultados pese a sus buenas intenciones, comenta Jamaica. La razón es que es difícil conocer a fondo todos los aspectos involucrados en un proyecto arquitectónico. Hacerlo todo tomaría mucho tiempo y, además, siempre se trabaja con fechas que cumplir, señala. Por ello se convoca a especialistas en diferentes campos para que colaboren siguiendo las directrices del arquitecto quien, a su vez, debe especificar las intenciones de su diseño y sus elementos relevantes para que la luz los siga. “El arquitecto puede prescindir de ti pero tú no puedes prescindir de él”, explica.

Jamaica cuenta con un equipo de trabajo que le ayuda a materializar sus ideas. Sabe que al concebir la manera en que la luz debe distribuirse en un espacio, el género del edificio con el que se trabaja determina los objetivos que se deben cumplir. También se tiene que pensar en las actividades que se desarrollan en su interior, en diferentes momentos. Los resultados que se logran frecuentemente sorprenden. “Es increíble lo que la luz puede hacer por la arquitectura’, comenta. “Algunos arquitectos me han dicho que les gustan más los edificios de noche que de día”.

Y es que el manejo de la luz puede cambiar la percepción de un espacio. De noche, permite enfatizar algunos aspectos, y lo que no gusta tanto, si bien no desaparece con la luz, no se resalta. Lo importante es ofrecer comodidad a los usuarios: “No se trata de dar una solución técnica exclusivamente (…) estamos trabajando para seres humanos (…) Con la emoción, el sentimiento que produces”. 

Y si en la actualidad los programas de computación permiten procesar información rápidamente y anticipar resultados, se debe tener cuidado con su uso: “Si a las computadoras les metes basura, sacas basura”, señala. “Las máquinas no piensan”. Jamaica considera que los jóvenes que se inician en este campo deben tener una formación profesional y tecnológica: “Deben tener sus ideas y la capacidad de analizarlas”. En todo caso, lo que importa es que adquieran práctica pues “la luz es como la arquitectura, necesitas tener conocimientos, pero también necesitas tener experiencia, hace una diferencia muy importante”.

Su proceso creativo

Todo comienza con leer el proyecto y conocerlo, por lo que imprime los planos en cuanto los recibe y los estudia temprano en la mañana o muy tarde en la noche, cuando sabe que no lo van a interrumpir: “Lo traes en la cabeza”. El siguiente paso es hacer un planteamiento conceptual en el que se refleja la lluvia de ideas. Continúa con la solución preliminar donde se incluyen las posiciones y número de luminarios, potencias, calidades, marcas, efectos, etc. El diseño se afina y se somete a revisión con los arquitectos y con el cliente para hacer ajustes finales. Cuando está listo, prepara el proyecto ejecutivo, es decir, todos los planos constructivos. “Hay que hacer indicaciones precisas y detalladas en los planos para evitar errores”, señala. En este punto ya cuenta con cálculos, con imágenes de renders, y con una selección preliminar de luminarias que implica estar al tanto de lo que ofrece la industria.

Un paso fundamental es consultar con el cliente, desde el inicio, el presupuesto que se ha destinado a la iluminación. De esperar hasta el final, se puede exceder el monto asignado a tal partida.

Jamaica sabe que “todo se puede hacer, sólo hay que ver cómo resolverlo”. Lo que en la actualidad un diseñador de iluminación no se puede permitir es sobredimensionar su especificación, no “si quieres un trabajo bien hecho”.

En su opinión, la satisfacción que se siente cuando un proyecto ha quedado bien tiene que ver con que el cliente y el arquitecto hayan respetado su propuesta, y que todo se haya hecho “conforme estaba planeado”.

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis

Los precios reales de todas las viviendas de Madrid

Tomado de www.elmundo.es

El valor medio de mercado del metro cuadrado residencial en la capital asciende a los 2.395 euros, un 2,58% más que en el año 2015

La diferencia entre precio de la oferta publicada y el coste real dista un 8%

La evolución del precio de la vivienda va por barrios, literalmente

¿Se imagina poder saber el precio de mercado de todas las viviendas de Madrid? Deje de imaginar. Ya es posible. La firma Aplicaciones Estadísticas ha lanzado el revolucionario portal www.precioviviendas.com, una plataforma donde cualquiera puede ver a golpe de clic el “valor razonable” de todos los inmuebles en la capital, Barcelona, Sevilla y Valencia (irá incorporando otras ciudades).

[San Cristóbal, la zona cero de la vivienda barata en Madrid]

Esta innovadora herramienta es un reflejo más del nuevo tiempo en el mercado de la vivienda, un sector que parece haberse subido, definitivamente, al carro de las nuevas tecnologías en busca de la máxima transparencia. De este modo, Aplicaciones Estadísticas ha presentado su primer y detallado informe de precios de la vivienda en cada una de las urbes citadas.

En concreto, en la capital, este estudio especifica el valor de casi 1,5 millones de casas y su evolución. Entre las conclusiones, destaca la existencia de todo tipo de precios y su evolución al alza. Exactamente, las viviendas madrileñas se revalorizaron de media un 2,58% respecto al semestre anterior, situándose el coste medio de mercado en 2.397 euros por metro cuadrado.

Esta compañía hace su estudio en base a las características catastrales de los inmuebles. Sobre éstas, aplica una compleja fórmula de valoración y un método comparativo usando información de portales inmobiliarios y de tasadoras. “La web incorpora un sistema de gestión cuyo motor de cálculo es la herramienta TasaValua, que a través de un sofisticado modelo matemático-estadístico es capaz de calcular objetivamente el valor de las casas. Además, está sujeto a la auditoría y certificación de la Facultad de Matemáticas de la Universidad Complutense”, explica Rufino Laffitte, presidente de la firma.

Este sistema de consulta on line es sencillo (y gratuito). Vale con aportar la dirección de la vivienda o la referencia catastral para ver su cotización. A esta valiosa información inmobiliaria puede accederse sin dar ningún dato para obtener una horquilla de precios. Si se busca el valor preciso, hay que indicar un correo electrónico y la empresa remite un informe con el importe exacto e información complementaria. “Dando sólo el precio exacto a los que indican su correo se evitan extracciones masivas de información por terceros que buscan sacar información masivamente”, aclara Laffitte.

“El proyecto de PrecioViviendas nació en 2013 viendo las necesidades del sector inmobiliario”, comenta Laffitte. “Entre los objetivos”, añade, “está el de permitir a cualquiera conocer el valor de mercado de cualquier casa de España, como ya se ofrece en otros países (EEUU, Francia, Inglaterra, etc.) y en otros mercados, como el de los coches de segunda mano”. Según Laffitte, se trata de “dotar de mayor transparencia al sector residencial”.

Este nuevo portal también informa del valor medio de oferta publicada: 2.551 euros por metro en el caso de Madrid. Es decir, aporta el GAP, la diferencia entre el precio de oferta y el de mercado. Estos importes distan un 8%. O lo que es lo mismo, las expectativas de los vendedores superan en ese porcentaje a la realidad del mercado.

Datos por distritos

Este exhaustivo estudio permite desgranar el mercado madrileño vivienda por vivienda, calle por calle y distrito por distrito. “Hasta donde conocemos, nadie ha valorado antes casi todas las casas de Madrid”, asegura Laffitte. Sólo el 1,9% de inmuebles se ha quedado fuera del estudio por ser activos muy singulares, no existir indicadores comparativos y, por lo tanto, arrojar resultados poco fiables.

Examinando al detalle los resultados del primer informe de PrecioViviendas, el valor de esta información queda patente. Se pone de manifiesto que el ajuste del precio de las casas en Madrid ha acabado y la tónica general vuelve a ser aumentos. En todos los distritos suben los precios menos en Villa de Vallecas (-0,58%). Donde más aumentan, en Centro (6,62%). De nuevo, se observa la gran heterogeneidad del mercado: cada distrito, cada barrio y cada calle es un mundo inmobiliario.

Los motivos de estas diferencias parecen obvios. Principalmente, socioeconómicos, pero también inmobiliarios. En el distrito Centro residen ciudadanos de un alto perfil económico y Villa de Vallecas acoge una de las rentas per cápita más bajas. A esto hay que añadir que la ley de la oferta y de la demanda marca el ritmo del sector. Mientras que el producto disponible en el corazón de Madrid es escaso, codiciado y suele responder a alto standing, en la cara sureste abundan los inmuebles de perfil bajo.

“Particularmente, la zona histórica de Villa de Vallecas reúne los pisos más antiguos (a reformar) de esta parte de Madrid. Aquí pueden encontrarse, sin problemas, viviendas de 50 metros por 50.000 euros”, indica Israel Romero, franquiciado de Red Piso en Villa de Vallecas, quien recalca que las entidades financieras siguen dando salida a activos adjudicados a muy bajo precio. “He visto vender casas a los bancos de 50 metros por sólo 37.000 euros”, dice. Tras estas adquisiciones suelen encontrarse inversores y entre los vendedores, además de la banca, predominan los herederos.

“El mercado se mueve aquí”, afirma Romero, que lo ve mucho más parado en el PAU del Ensanche porque “los que compraron caro no pueden vender a los bajos precios actuales”. La diversidad en Villa de Vallecas se traduce en una gran horquilla de precios, que va desde 833 euros por metro (viejos inmuebles en su zona antigua) a máximos de 2.952 euros (nuevos proyectos en el PAU).

Una realidad muy diferente se vive en el distrito Centro, donde encontrar una casa en venta no es una misión fácil, lo que presiona los precios al alza. La oferta de segunda mano, pero sobre todo la de obra nueva, se rifa entre una gruesa y solvente demanda. La boyante cotización del distrito ha hecho que el valor medio del metro cuadrado escale a 3.319 euros, con mínimos de 1.466 y picos de 6.817.

“En el centro de Madrid hemos salido de un mercado bajista y, después de un reajuste del 20% de los precios, es normal que haya un repunte, que en realidad es más una estabilización”, aclara Santos Burrieza, director comercial de la Oficina Centro de la inmobiliaria Gilmar. Este experto resalta el “importante flujo inversor, tanto nacional como internacional, interesado en la comprar”.

Igualmente, observando los valores absolutos medios del informe de PrecioViviendas, quedan patente los dos extremos inmobiliarios de Madrid. Por un lado, el centro norte y por otro el sur. El precio medio de viviendas más alto se localiza en Salamanca (3.695 euros vale de media el metro cuadrado en la Milla de Oro y su entorno), Chamberí (3.597) y Chamartín (3.434). Por contra, el ladrillo más modesto está en Villaverde, con casas cuyo metro cuesta 1.282 euros de media, Puente de Vallecas (1.384) y Usera (1.510).

Los diferentes poderes adquisitivos vuelven a reflejarse en la vivienda, pero, en este caso, la oferta se amolda a cada emplazamiento. Sirva de ejemplo el ámbito Parque Central de Ingenieros, en Villaverde, donde se venden pisos a estrenar en modernas urbanizaciones por sólo 121.000 euros.

Datos por calles

PrecioViviendas estudia también las calles con las casas más caras y más baratas según su tamaño. Las más pequeñas (de hasta 50 metros cuadrados) más preciadas se localizan en la calle Cid, entre el Paseo de Recoletos y Serrano. A 6.127 metros cotiza aquí el metro cuadrado. “Se paga la ubicación y la falta de oferta”, declara Elena Martínez, jefa de ventas de Centrex Grupo Inmobiliaria, con oficina en la misma vía Cid.

Martínez también ensalza el valor añadido del tamaño limitado. “Tengo clientes que buscan pisos pequeños o medianos, pero no hay”, subraya. Especifica que la calle Cid tiene sólo siete portales y le consta que en uno de ellos las grandes viviendas originales se han segregado en apartamentos.

A menos de un kilómetro de distancia, en la calle Valenzuela (distrito Retiro), están las casas más grandes y caras. Esta vía, perpendicular a Alfonso XII y al pulmón de Madrid, acoge propiedades de más de 250 metros a razón de 7.129 euros por metro. Se trata de inmuebles históricos y señoriales en una zona ligada a grandes fortunas.

El contrapunto a las valiosas calles se encuentra en el sur. En los distritos de Usera, Villaverde y Puente de Vallecas. Los pisos más pequeños (de hasta 50 metros) más baratos están en la calle Rocafort y salen a 806 euros por metro; y los más grandes (de más de 250 metros) a menor coste están en la calle Mica, a 1.067 euros por metro. El precio mínimo más bajo de Madrid se da en la calle Godella, en viviendas de 50 a 100 metros: 483 euros por metro. Todas estas calles están localizadas en Villaverde. Sus tarifas suelen estar referenciadas a inmuebles antiguos, sin ascensor y a reformar que se han convertido en el destino principal de Madrid de inmigrantes.

Viendo todos los datos del informe de PrecioViviendas, Laffitte puntualiza que “el propósito es que sea una referencia inicial, objetiva y que su determinación se dé de forma simultánea e igual a todas las viviendas de España”. “Pero no podemos olvidar”, avisa, “que este valor jamás sustituye al que fijan las partes en una negociación, que depende de factores subjetivos”. “Para ajustar la estimación a la realidad, aconsejamos acudir a un experto inmobiliario u obtener una tasación, donde se estudian los aspectos individuales de cada casa”, manifiesta. “Cabe recordar que nuestra estimación carece de validez legal y tiene, sobre todo, carácter orientativo”, concluye.

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis

La sostenibilidad empieza por el tejado

Tomado de www.elpais.com

Los techos verdes son una de las estrategias de la ciudad escandinava para declararse neutral en carbono en 2025.

Copenhague fue la primera ciudad que empezó a legislar obligando a los edificios de nueva construcción a instalar en sus azoteas algún tipo de cubierta verde.

Copenhague fue la primera ciudad que empezó a legislar obligando a los edificios de nueva construcción a instalar en sus azoteas algún tipo de cubierta verde. Jann Kuusisaari

En algunas azoteas hay pequeños arbustos, espacios para cultivar hortalizas, hierbas aromáticas, flores e incluso bancos para disfrutar de las vistas. En otros, también hay caminos para que los viandantes recorran los techos verdes de Copenhague. La ciudad escandinava es ejemplo de sostenibilidad ambiental desde hace décadas, y un referente mundial en cubiertas ecológicas con más de 70 proyectos en la capital y medio millar en todo el país.

La Unión Europea designó a Copenhague Capital Verde Europea 2014. En la urbe más poblada del país, con dos millones de habitantes, la mitad de sus ciudadanos van al trabajo o a la escuela en bicicleta, el 90% de los desechos se recicla, quieren conseguir que todas sus fuentes de energía sean renovables, y ya hay alrededor de 200.000 metros cuadrados de cubiertas ajardinadas instaladas.

En 2010, como parte de una estrategia para declarar a esta urbe carbono neutral en 2025, el ayuntamiento decidió poner el foco de atención en los techos verdes, incluyéndolos como parte fundamental del Plan Climático de Copenhague. Fue la primera ciudad que empezó a legislar obligando a los edificios de nueva construcción —con tejados de menos de 30 grados de pendiente— a instalar en sus azoteas algún tipo de cubierta verde. Los edificios municipales y otras construcciones civiles también deben integrarlos en sus diseños.

Techo verde en la facultad de Humanidades de la Universidad de Copenhague.ampliar foto
Techo verde en la facultad de Humanidades de la Universidad de Copenhague. Jann Kuusisaari

“Los techos verdes mejoran la calidad del aire, gracias al aislamiento térmico contribuyen al ahorro energético en los hogares y se reducen las emisiones de CO2, disminuyen la contaminación acústica y además retienen entre el 50% y el 60% de las precipitaciones —dependiendo de las plantas elegidas, la profundidad del sustrato y del sistema de drenaje— por lo que el ahorro de agua es muy considerable”, así resume Dorthe Rømø, bióloga y miembro de la Scandinavian Green Roof Association, los beneficios que ofrecen los techos ajardinados. Además, dan más vida y color a las ciudades y contribuyen a la biodiversidad ya que son el hábitat de muchas especies de pájaros e invertebrados.

La construcción de una cubierta verde requiere la elección de un tipo concreto de vegetación dependiendo de su uso. Las extensivas están formadas mayoritariamente por césped o musgo, no necesitan agua, el sustrato es poco profundo y sus costes son bajos, mientras que las intensivas, se usan como jardines y parques con diferentes tipos de arbustos y árboles, necesitan un sistema de regado además del agua de lluvia, su peso puede triplicarse y su coste es también más elevado.

Los techos verdes contribuyen a la biodiversidad ya que son el hábitat de muchas especies de pájaros e invertebrados

“En Copenhague uno de los mejores ejemplos es el parque Novo Nordisk, ubicado al norte de la ciudad. Un proyecto de 15.000 metros cuadrados en el que se integran perfectamente el reciclaje del agua, la vegetación —se optó por especies nativas— y la biodiversidad”, comenta Dorthe Rømø. A la lista también se suman proyectos como la cubierta del Danish National Archives o el edificio residencial 8-House, construido en 2010 en el barrio de Ørestad, una zona urbana de la ciudad en desarrollo.

Los techos verdes no son en exclusiva para grandes edificios, también hay alternativas para los espacios más reducidos. “La instalación de huertos urbanos en balcones o proyectos a pequeña escala es relativamente fácil. Esta alternativa está creciendo bastante en Copenhague y va a ir a más en el futuro. Si la gente ya tiene algunas nociones de jardinería puede construirse un pequeño techo verde —en el Ayuntamiento de la ciudad ofrecen información al respecto— pero si ya se trata de un edificio grande es mejor recurrir a ayuda profesional”, señala Jann Kuusisaari, jardinero y especialista en proyectos de techos urbanos.

Aunque Alemania es uno de los países que más ha avanzado en el desarrollo urbano sostenible, con más de 30 años de experiencia en el ámbito de las cubiertas verdes y 86 millones de metros cuadrados en 2011,los países escandinavos le siguen de cerca con proyectos destacados como el Augustenborg Botanical Roof Garden en Malmö (Suecia), que forma parte de la ecociudad que ha transformado este barrio de casi 2.000 viviendas. En España, Madrid cuenta con proyectos importantes, como el que se encuentra en la Ciudad Financiera del Banco Santander en Boadilla del Monte. A principios de año el Ayuntamiento de la capital anunció que como parte del plan Madrid Más Natural estudia crear huertos urbanos en las cubiertas de los edificios.

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis

Straub Hall: auditorio con luz natural

straub_hall

La renovación se hizo para convertir un dormitorio de cien años en una instalación académica moderna

Diseñado originalmente en 1928 como una residencia para los estudiantes de la Universidad de Óregon, el Straub Hall requería una modernización para adaptarse a las necesidades de los profesores y estudiantes actuales. La universidad trabajó con los equipos mecánicos, eléctricos, de ingeniería y plomería para ayudar al edificio a llegar al siglo XXI.

La Universidad opera con una política muy estricta para sus renovaciones en el campus. Deben lograr un mínimo de certificación LEED Gold, operar 30% por encima del código de energía de Óregon y mantener una línea plana en el uso de energía en comparación con la original del edificio. La integración de los sistemas de iluminación natural y mecánicas para mejorar la habitabilidad y la eficiencia energética. Aumentar la eficiencia energética en un 35% por encima de lo que el Código de Energía de Óregon requiere.

Además, la Universidad exige en sus renovaciones el aspecto clásico y la sensación histórica de la fachada de ladrillo del Straub Hall. Por lo tanto, el desafío fue transformar lo que prácticamente era un dormitorio de cien años, en una instalación académica moderna, manteniendo la estética colonial.

Glumac es un despacho que se especializa en el diseño rentable y sostenible de instalaciones. Proporciona servicios integrales que van desde el diseño hasta la construcción, especializándose en diseño sustentable. Así, este despacho proporcionó la iluminación y la tecnología de diseño, la integración de una gran claraboya para maximizar la luz natural y la disponibilidad de una conexión bifásica para los estudiantes y profesores, lo que mejora la atención y la productividad general.

Un sistema de celosía da a los usuarios la capacidad de sombra a la claraboya para oscurecer la habitación, mismo que se complementa con un sistema de luces LED ajustables para proporcionar la flexibilidad necesaria para mantener las pizarras iluminadas, mientras que el cuarto está oscuro para que se puedan usar los proyectores.

Los LEDs combinados con los controles avanzados dan a la gestión de instalaciones del Straub Hall, control total sobre el sistema. Así, hacen que la habitación tenga 5 veces la eficiencia energética que el sistema estándar del campus de la Universidad de Óregon. La iluminación en el lobby fue renovada mediante la integración de accesorios en la parte superior de la moldura existente, para iluminar el techo y la obra de arte que ha adornado las paredes durante varios años.

El proyecto de renovación del Straub Hall proporciona un muy necesario reemplazo de la infraestructura y una completa la renovación del edificio histórico, transformándolo en un centro académico del siglo XXI ya que incluye uno de los mejores auditorios iluminados por luz natural de la nación.

Tomado de www.iluminet.com

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis