Luz más natural para las Estancias de Rafael en el Vaticano

Tomado de www.iluminet.com

Se instalaron 2400 puntos LED diseñados para cuidar la pigmentación empleada en los frescos hace 500 años

Con información de Museos Vaticanos

Después de la renovación de la Capilla Sixtina y de la Plaza de San Pedro en el Vaticano, el 1 de junio de 2017 fue dada a conocer la nueva iluminación de las Estancias de Rafael. Se trata de la intervención de cuatro espacios adornados por frescos del genio de Urbino Rafael Sanzio durante el siglo XVI con la que se busca dar un toque más natural y menos agresivo a las pinturas.

De acuerdo con Barbara Jatta, directora de los Museos Vaticanos, la nueva luz añade valor a la restauración que se realiza desde hace unos años. El proyecto fue desarrollado por Osram. Según Carlo María Bognani, director ejecutivo del proyecto, el objetivo era otorgar una “iluminación única a unas pinturas únicas”, destacó además que gracias al LED se cuenta con importantes resultados en uniformidad lumínica y reproducción cromática. Por otro lado, Rafael García de la Serrana, director de Servicios Técnicos de la Gobernación Vaticana, explicó que con esta nueva luz mejora la valoración de las obras de Rafael y se garantiza la conservación de los pigmentos empleados hace 500 años.

La Sala de la Signatura, La de Heliodoro, La del Incendio del Borgo y la de Constantino componen las Estancias de Rafael y se encuentran en el segundo piso del Palacio Apostólico. Para su iluminación se instalaron 2400 puntos LED diseñados especialmente por Osram. De acuerdo con el Vaticano, la nueva iluminación mejora la apreciación de las obras de arte al darles “una fuerza cromática sin precedentes”.

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis

Información sobre tubos LED ilegales o alegales

Tubos LED ilegales ECO-TUBO

Tomado de www.iluminaciondeled.com

Recientemente cayó en nuestras manos un artículo que ha tenido una difusión virulenta en las redes sociales de aquellos que nos dedicamos al mundo de la electricidad y la iluminación. El título del artículo llama la atención: “Es posible que el 70% de los LED instalados en España sean ilegales o alegales”. Desde luego, nadie que trabaje en este mundo lo va a pasar por alto. Os recomendamos la lectura del artículo, antes de seguir con la lectura de este nuestro para conocer al detalle de que estamos hablando.

En general, se arremete contra los artículos LED, particularmente contra los tubos LED, con unos argumentos, cuanto menos, curiosos. En tono solemne se mencionan algunas normativas, pero sin llegar a citarlas, para a continuación sacar sus propias conclusiones:

“Aplicando estos dos aspectos a los famosos “tubos de LED”, nos encontramos con lo siguiente:

  • Si el tubo de LED no se suministra OBLIGATORIAMENTE con un dispositivo destinado a reemplazar el cebador en una luminaria de balasto electromagnético, este tubo LED se alimenta eléctricamente por ambos extremos del tubo. Esta circunstancia provoca que cuando insertamos un extremo del tubo en el portalámparas de la luminaria, el otro extremo queda bajo tensión y presenta riesgo de electrocución del manipulador. Esto se traduce en que: EL TUBO DE LED QUE NO SE SUMINISTRE con un dispositivo que reemplace el cebador, no cumple la normativa, LUEGO SU COMERCIALIZACIÓN EN LA UNIÓN EUROPEA ES ILEGAL.”

Al margen que esto sea cierto o no (que no lo es), cuando yo era niño, un día cambié la bombilla de la lámpara de noche e hice lo que hace todo el mundo cuando va a manipular o reparar un artículo que funciona con electricidad. APAGUÉ LA LUZ. Pues aunque resulte difícil de creer, cuando se interrumpe el suministro eléctrico, el riesgo de electrocución disminuye sensiblemente, y eso es un hecho que conocen muy bien todos los instaladores eléctricos del mundo.  Por otra parte, la mayoría de los fabricantes ya no utilizamos la configuración de alimentación en la que se conecta el tubo por cada uno de sus dos extremos, esa es la configuración que permite conectar el tubo de LED con el cebador modificado. En ninguna configuración de tubo de LED, los dos extremos del tubo están comunicados, así que ese desafortunado incidente que se describe, en el que un instalador que olvidó apagar la alimentación se electrocuta cuando inserta el primer extremo del tubo mientas con su mano desnuda sujeta el otro extremo (descalzo y sobre suelo mojado, seguramente) es imposible.

  • “Para instalar un Tubo de LED en una luminaria 2 x 18W o 4 x 18W (cada pareja de tubos fluorescentes suelen compartir un solo balasto electromagnético), es necesario modificar la configuración del cableado interno de la luminaria. Esta modificación impide una vuelta al estado original sencilla y sin peligros, luego queda fuera de las normativas. Traducción: LOS TUBOS DE LED DE 60 CM INSTALADOS EN LUMINARIAS DE MÁS DE UN TUBO SON ILEGALES, aunque se suministren con dispositivo sustitutivo del cebador.”

Esto es mejor aún. Dan a entender que modificar una luminaria convencional de tubo de 4x18W a LED, es relativamente sencillo, mientras que volverla a su estado original es difícil y peligroso. ¿Pero por qué? Dan a entender que al manipular una luminaria el electricista hace modificaciones irreversibles, cuando no supone más que cortar algunos cables y puentear algunas conexiones. ¿Cuál es esa acción tan irreversible? Nosotros no lo sabemos, y sospecho que ellos tampoco. Lo de las normativas tampoco procede, ya que un electricista cualificado sabe lo que debe o no debe modificar, como puestas a tierra, estanqueidad de la luminaria y aislamientos. Fuera de eso, el proceso acaba en una luminaria con las mismas características que posee una luminaria diseñada para tubos de LED, que no presentan problemas ni riesgos para los operarios. Dado que gran parte de los reglamentos técnicos no son de libre circulación, sino que hay que pagar por ellos, es tremendamente conveniente aludir a normativa sin citarla, ya que el grueso del público no los posee y no puede comprobar si las conclusiones adelantadas son coherentes o no.

Las normativas no están para prohibir ni ilegalizar artículos, están para regularlos y estandarizarlos; por ejemplo, tenemos el REGLAMENTO (UE) Nº 1194/2012 DE LA COMISIÓN DE 12/12/2012, publicado en el Boletín Oficial del Estado, donde se dan directivas respecto a la adaptación de equipos LED en luminarias para tubo fluorescente.

12

En el citado artículo, hay un claro e interesado ánimo difamatorio hacia la tecnología LED, que parece estar directamente relacionado con la empresa a la se hace publicidad en el artículo (eco-tubo), la cual no comercializa productos LED. Ellos venden sistemas compatibles con tubos fluorescentes T5, que no son más ni menos que los tubos fluorescentes T8 de toda la vida, solo que optimizados con las nuevas tecnologías disponibles. Hay que reconocer que esa tecnología ofrece un buen nivel de eficiencia, pero como muchos ya sabemos, el desarrollo de tecnologías de iluminación basadas en la descarga, prácticamente ya ha tocado techo, más cuando la mayoría de fabricantes e investigadores están centrando sus esfuerzos en el desarrollo de la tecnología LED, donde todos parecen coincidir que es el futuro de la iluminación. Os recomendamos la lectura de este artículo que os ilustrará brevemente la historia de las lámparas de descarga de un modo que no os esperáis.

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis

Construir sin espantar a los pájaros

Tomado de www.elpais.com

En una reserva natural de Darién (Panamá), un alojamiento permanente recurre al ingenio de la arquitectura temporal y toma prestada la ligereza de las aves de paso para conseguir el mínimo impacto en el paisaje.

 

Albergue en Derién (Panamá)
Albergue en Darién (Panamá) FERNANDO ALDA

La provincia de Darién, en el extremo oriental de Panamá, es una de las áreas menos exploradas y con mayor diversidad de aves del América Central. Dos jóvenes arquitectos, Diego J. Cambefort y Diana V. Bernal (ambos panameños, nacidos en 1981) han proyectado allí un albergue paradójico que trata de asentarse pero se comporta con la cautela de quien está de paso. Buscando causar el mínimo impacto en el lugar donde los huéspedes llegan para dedicarse al avistamiento de aves, ese Eco-Lodge –perteneciente al grupo Familia Canopy– está construido con materiales ligeros –estructuras metálicas, chapa corrugada y telas tensadas- para dar cobijo a quienes llegan hasta ese extremo oriental del país buscando descubrir a los más de 480 tipos de aves catalogados en la provincia.

La construcción, desgajada en partes para minimizar el impacto en el suelo y para aprovechar la vegetación existente como refuerzo de la arquitectura -para producir sombras y fomentar la intimidad- cuenta con 280 metros cuadrados cerrados que se multiplican por tres -745 metros cuadrados- en los espacios exteriores levantados: porches, terrazas, miradores y verandas- que aíslan a los huéspedes del suelo y que, sin embargo, los acercan simultáneamente el paisaje.

Construir sin espantar a los pájaros
FERNANDO ALDA

Visitar sin molestar, aprender a convivir con la vegetación y disfrutar del paisaje sin violentarlo ni transformarlo es la lección que se obtiene de una arquitectura sencilla que tiene la humildad, y la inteligencia, de escuchar y atender más al lugar y a la razón que a las preconcepciones. El resultado es un alojamiento integrado en la selva, una isla de comodidad que apenas molesta al lugar.

Construir sin espantar a los pájaros
FERNANDO ALDA
Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis

Nueva iluminación ornamental interior de la iglesia del Real Monasterio de Santa María de El Paular

monasterio-santa-maria-paular

Con la colaboración de IBERDROLA, a través de su Fundación en España, a primeros de 2017 se acometió la renovación de la iluminación ornamental de la Iglesia del Monasterio utilizando como base la tecnología LED más avanzada, atendiendo a la futura sostenibilidad y ahorro energético de la instalación.

Para el desarrollo de este proyecto IBERDROLA contó con el Estudio de Arquitectos DIRDAM36 quien realizó un diseño novedoso basado en los siguientes criterios:

  • Dotar de iluminación monumental a la composición arquitectónica que conforma la iglesia, sobre la iluminación concreta de dos de los elementos que jerarquizan este espacio: el retablo y las bóvedas.
  • Tratamiento lumínico específico para el retablo, con la combinación de una iluminación de acento de sus distintas escenas y una general más tenue.
  • Dar continuidad al sentido longitudinal de la nave que une los diferentes espacios de los que consta la Iglesia, acceso hasta la reja, sala central con la sillería, y altar con retablo, mediante una iluminación que arranque por encima de la cornisa superior de inicio de las bóvedas en toda la longitud de la iglesia obteniendo una iluminación uniforme, de tipo medio, para evitar exceso de iluminación en la zona, respetando el entorno ambiental y la luz natural.
  • Utilización de luminarias de tecnología LED que permitan limitar el resplandor luminoso o contaminación lumínica, y reducir la luz intrusa o molesta.
  • Diseño que facilite el mantenimiento de la instalación.

Siendo el Retablo el elemento más singular de la Iglesia se le dotó de un diseño versátil y dinámico para dar respuesta a los diferentes usos de la iglesia, culto litúrgico, visitas turísticas, eventos, etc.; para ello se instalaron 28 proyectores, con la posibilidad de una iluminación general más tenue con todos los proyectores y una iluminación parcial, de acento, de distintas escenas del Retablo con una finalidad didáctica para las visitas turísticas:

  • Parte superior: las figuras laterales y el Cristo central.
  • Parte central: escenas del retablo
  • Parte inferior: Virgen central y puertas laterales
Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis

Joaquín Jamaica y la iluminación como complemento de la arquitectura

Tomado de www.iluminet.com

Por Blanca Robleda

Joaquín Jamaica está convencido de que la iluminación es parte integral de la arquitectura, no juega un papel protagónico. “Lo más relevante es el espacio… Si no ves las fuentes de luz, es mejor”. Él lo sabe bien pues, aunque se graduó como ingeniero arquitecto por el Instituto Politécnico Nacional, se interesó en el diseño de iluminación al darse cuenta de las pocas opciones lumínicas que existían cuando trabajaba en la construcción de escuelas para su alma máter, en los años 70. Así inició su inquietud por conocer más sobre la que se volvió su segunda especialidad.

Jamaica nació en Celaya, Guanajuato, en una familia grande. Tener muchos hijos hizo que su padre construyera una casa más amplia a la que tenían. A Jamaica le interesó la obra y cada día, al salir de la secundaria, iba para ayudar a pegar tabiques, a preparar el yeso y a montar cimbras: “Lo que me intrigaba era por qué se hacían las cosas de la manera en la que se hacían”.

Con el tiempo, tuvo la oportunidad de vivir en el Distrito Federal y estudiar en la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA) del IPN, donde el plan de estudios estaba inspirado en los conceptos racionalistas de la Bauhuas. “Esa parte del racionalismo, del funcionalismo me impactó mucho. Me marcó esa formación”, comenta. En la ESIA, los estudios de arquitectura ya ponían énfasis en la parte tecnológica para diferenciarse del programa tradicional que se impartía en la Academia de San Carlos, escuela perteneciente a la UNAM. Él, entonces, se recibió de ingeniero arquitecto.

Diseño arquitectónico y de iluminación

Jamaica trabajó para el Patronato de Obras, cuando Reinaldo Pérez Rayón, seguidor del funcionalismo, era su director. El organismo se encargaba de construir la escuelas del IPN y, al participar en su construcción notó que las propuestas lumínicas eran limitadas. “Eran casi sólo ingenieros electricistas quienes hacían iluminación como un elemento, era una solución muy básica”, explica. “Era fluorescencia, algunas incandescentes, vapor de mercurio, era lo que había en los años 70”. 

Empezó a buscar información relacionada con la iluminación que lo llevó, entre otras cosas, a asistir a cursos en la Facultad de Ingeniería.

Mientras investigaba sobre opciones lumínicas, daba clases de diseño en la ESIA, continuaba diseñando escuelas y proyectando casas de manera independiente. Poco a poco fue aplicando sus conocimientos sobre iluminación y uno de sus primeros proyectos en este campo fue el despacho del secretario general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado. Al ver lo que hacía con la luz, sus amigos arquitectos comenzaron a pedirle su apoyo en lo que tenía que ver con soluciones lumínicas. Esta actividad lo absorbió cada vez más y la construcción de edificios pasó a un segundo plano: “Trabajé haciendo diseño arquitectónico y supervisión arquitectónica 22 años… traslapados con el diseño de iluminación”.

El papel del diseñador de iluminación

Si bien existen arquitectos que tienen conocimientos sobre esta especialidad y logran hacer buenos trabajos, otros no obtienen los mejores resultados pese a sus buenas intenciones, comenta Jamaica. La razón es que es difícil conocer a fondo todos los aspectos involucrados en un proyecto arquitectónico. Hacerlo todo tomaría mucho tiempo y, además, siempre se trabaja con fechas que cumplir, señala. Por ello se convoca a especialistas en diferentes campos para que colaboren siguiendo las directrices del arquitecto quien, a su vez, debe especificar las intenciones de su diseño y sus elementos relevantes para que la luz los siga. “El arquitecto puede prescindir de ti pero tú no puedes prescindir de él”, explica.

Jamaica cuenta con un equipo de trabajo que le ayuda a materializar sus ideas. Sabe que al concebir la manera en que la luz debe distribuirse en un espacio, el género del edificio con el que se trabaja determina los objetivos que se deben cumplir. También se tiene que pensar en las actividades que se desarrollan en su interior, en diferentes momentos. Los resultados que se logran frecuentemente sorprenden. “Es increíble lo que la luz puede hacer por la arquitectura’, comenta. “Algunos arquitectos me han dicho que les gustan más los edificios de noche que de día”.

Y es que el manejo de la luz puede cambiar la percepción de un espacio. De noche, permite enfatizar algunos aspectos, y lo que no gusta tanto, si bien no desaparece con la luz, no se resalta. Lo importante es ofrecer comodidad a los usuarios: “No se trata de dar una solución técnica exclusivamente (…) estamos trabajando para seres humanos (…) Con la emoción, el sentimiento que produces”. 

Y si en la actualidad los programas de computación permiten procesar información rápidamente y anticipar resultados, se debe tener cuidado con su uso: “Si a las computadoras les metes basura, sacas basura”, señala. “Las máquinas no piensan”. Jamaica considera que los jóvenes que se inician en este campo deben tener una formación profesional y tecnológica: “Deben tener sus ideas y la capacidad de analizarlas”. En todo caso, lo que importa es que adquieran práctica pues “la luz es como la arquitectura, necesitas tener conocimientos, pero también necesitas tener experiencia, hace una diferencia muy importante”.

Su proceso creativo

Todo comienza con leer el proyecto y conocerlo, por lo que imprime los planos en cuanto los recibe y los estudia temprano en la mañana o muy tarde en la noche, cuando sabe que no lo van a interrumpir: “Lo traes en la cabeza”. El siguiente paso es hacer un planteamiento conceptual en el que se refleja la lluvia de ideas. Continúa con la solución preliminar donde se incluyen las posiciones y número de luminarios, potencias, calidades, marcas, efectos, etc. El diseño se afina y se somete a revisión con los arquitectos y con el cliente para hacer ajustes finales. Cuando está listo, prepara el proyecto ejecutivo, es decir, todos los planos constructivos. “Hay que hacer indicaciones precisas y detalladas en los planos para evitar errores”, señala. En este punto ya cuenta con cálculos, con imágenes de renders, y con una selección preliminar de luminarias que implica estar al tanto de lo que ofrece la industria.

Un paso fundamental es consultar con el cliente, desde el inicio, el presupuesto que se ha destinado a la iluminación. De esperar hasta el final, se puede exceder el monto asignado a tal partida.

Jamaica sabe que “todo se puede hacer, sólo hay que ver cómo resolverlo”. Lo que en la actualidad un diseñador de iluminación no se puede permitir es sobredimensionar su especificación, no “si quieres un trabajo bien hecho”.

En su opinión, la satisfacción que se siente cuando un proyecto ha quedado bien tiene que ver con que el cliente y el arquitecto hayan respetado su propuesta, y que todo se haya hecho “conforme estaba planeado”.

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • BlinkList
  • BlogMemes Sp
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis